agosto 18, 2018 5:47 pm


E-mail: universidad@universidad.edu.co

Bogotá - Calle 73 Nro. 9 - 42 (Of. 301).

Telefono: 704 43 81 / Whatsapp: 3182529035

Información
  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

A través de qué elementos se lograr acreditar un programa en alta calidad

Por DIANA PATRICIA CAMARGO RAMIREZ, Rectora de TEINCO

En Magisterio.com.co

Hablar de calidad en Educación Superior genera un sin número de reacciones positivas, negativas y porqué no decirlo, también indiferentes, se ha dicho tanto de la calidad que ha pasado de ser un tema de consciencia a un tema de mero cumplimiento. 

Pero ¿Qué se entiende por Calidad? Y sobre todo como debe ser entendida en la Educación Superior. Son muchas las definiciones y/o referentes que se pueden tomar, sin embargo; es relevante definir la calidad como la define uno de los máximos órganos en Colombia con autoridad, El Consejo Nacional de Acreditación indica:

“El concepto de calidad aplicado al bien público de la educación superior hace referencia a la síntesis de características que permiten reconocer un programa académico específico o una institución de determinado tipo y hacer un juicio sobre la distancia relativa entre el modo como en esa institución o en ese programa académico se presta dicho servicio y el óptimo que corresponde a su naturaleza”(CNA 2013). 

De acuerdo con la definición anterior es necesario determinar cuáles son las características específicas indicadas por el CNA, como aquellas que permiten reconocer a un programa y hacer un juicio sobre la distancia relativa entre el modo de prestar el servicio y el óptimo que corresponde a su naturaleza, según los lineamientos de CNA para programas de pregrado se cuenta con 10 factores y 40 características. Dentro de los factores se indican: Misión, Proyecto Institucional y de programa, Estudiantes, Profesores, Procesos Académicos, visibilidad Nacional e Internacional, Investigación, Innovación y creación artística y cultural, Bienestar Institucional, Organización, Administración y Gestión, Impacto de los egresados en el medio, Recursos físicos y financieros. 

Los anteriores factores tienen una relación cada uno, con determinadas características y aspectos a evaluar que amplía y explica con mayor detalle los mismos. Entonces, es necesario indicar que tanto los factores, las características y los aspectos a evaluar son suficientemente claros cuando se lee el documento del CNA, de acuerdo a esto, la verdadera pregunta es ¿Cómo hacer un juicio entre el modo como se presta un servicio en un programa y el óptimo que corresponde a su naturaleza? 

Para intentar contestar esta pregunta debemos ir por partes: 

En Colombia existen cuatro tipologías de Instituciones de Educación Superior: Instituciones Técnicas profesionales, Instituciones Universitarias, Escuelas Tecnológicas y Universidades. (Ley 30 de 1992).

En la ley 30 de 1992 se indica que: “Son instituciones técnicas profesionales, aquellas facultadas legalmente para ofrecer programas de formación en ocupaciones de carácter operativo e instrumental y de especialización en su respectivo campo de acción, sin perjuicio de los aspectos humanísticos propios de este nivel. Artículo 18. Son instituciones universitarias o escuelas tecnológicas, aquellas facultadas para adelantar programas de formación en ocupaciones, programas de formación académica en profesiones o disciplinas y programas de especialización. Artículo 19. Son universidades las reconocidas actualmente como tales y las instituciones que acrediten su desempeño con criterio de universalidad en las siguientes actividades: La investigación científica o tecnológica; la formación académica en profesiones o disciplinas y la producción, desarrollo y transmisión del conocimiento y de la cultura universal y nacional.” (Ley 30 de 1992). 

Si bien es cierto que en esta ley se presenta una descripción general de cada tipología no es suficiente para comprender los alcances y por ende la naturaleza de cada Institución. En la Ley 30 también se menciona las funciones sustantivas de la Educación Superior representada en la Docencia, la Investigación y la proyección social lo que permite tener un lógica de algunos factores asignados como es estudiantes, profesores, impacto de los egresados en el medio, investigación entre otros.

 Ahora bien toda Institución de Educación Superior independiente de su carácter debe asegurar el cumplimiento con calidad de las tres funciones sustantivas luego este puede ser un primer elemento para determinar qué aspecto es clave a la hora de catalogar que se tiene un programa con servicio de calidad y dar respuesta a cuál sería el óptimo según su naturaleza. 

Otro elemento clave es asegurar que los actores que intervienen en el cumplimiento de un servicio de calidad tengan las condiciones adecuadas para desarrollar su labor por ejemplo los profesores, en la misma secuencia se podría analizar cada uno de los factores de calidad planteados por el CNA y su relación con las funciones sustantivas lo que asegura tener un programa con servicio de calidad. 

Si se tiene esta visión entonces es necesario comprender cómo se puede lograr un programa de calidad desde la realidad de cada una de las instituciones de Educación Superior (naturaleza de la misma). Uno de los conceptos que se tienen es que esto es imposible sin contar con los recursos económicos necesarios y si bien este concepto es cierto se pueden generar estrategias que poco a poco van impactando para mejorar y llegar al fin óptimo que se plantea en los documentos del CNA.

Aunque no se crea, la experiencia de muchas Instituciones de Educación Superior ha sido que los problemas para llegar a una acreditación de alta calidad en un programa no están solamente en aspectos como el financiero se menciona aquí algunos:

– Falta de organización y planeación administrativa para optimizar los recursos existentes.
– Falta de trazabilidad en los procesos lo que hace que algunos períodos la información no se precise y por tanto no exista continuidad.
– Falta o mal uso de los sistemas de información para conservar la memoria histórica de un programa.
– Falta de conocimiento de los requisitos para tener un programa con servicio de calidad.

Si cada Institución de Educación Superior empieza por reconocer que en estos aspectos se puede mejorar poco a poco seguramente con un plan desarrollado y organizado se tendrán no solo los programas acreditados en alta calidad sino una institución con cultura de calidad.  

Entonces con todo lo anterior. A través de qué elementos se lograr acreditar un programa en alta calidad; aquí se presentan algunos, como sugerencia: 

– A través del conocimiento

Las Instituciones de Educación Superior en cabeza de sus líderes académicos y administrativos deben tener el conocimiento normativo en materia de Educación Superior, así como aspectos académicos, pedagógicos y didácticos del programa a acreditar. Es relevante estar constantemente actualizado en otros aspectos como el contexto de los diferentes sectores económicos para conocer el impacto de los egresados en el medio, es necesario conocer sobre los diferentes niveles de formación y cuáles son sus objetivos de formación. Todo nivel de formación tiene una razón por la que fue creado por tanto se debe conocer. 

– A través de un plan organizado de trabajo 

Acreditar un programa en alta calidad no es tarea de semanas o de meses puede tardar incluso años, por tanto es fundamental realizar un plan de trabajo que asegure el logro del objetivo. Una buena estrategia podría ser tomar los 10 factores de calidad planteados en el documento de lineamientos de CNA y realizar procesos de rúbricas de evaluación que lleve a determinar que se tiene y que no y sobre todo como se generar planes de mejoramiento que permitan fortalecer los aspectos frágiles.

– A través de un plan estratégico para generación de ingresos

Es verdad que se requiere recursos económicos para lograr la acreditación de un programa por tanto todas las acciones de organización deben estar acompañadas de un plan para generación de ingresos. Los recursos obtenidos por matrículas de estudiantes no es suficiente; es necesario trabajar otros aspectos como educación continua, procesos de licitación, presentación a bolsas concursables entre otros.

– A través de disciplina y seguimiento constante

Este elemento es fundamental, muchas instituciones corrigen aspectos en el momento de procesos que exige la ley, sin embargo; se dilatan en el tiempo y no se les brinda continuidad. Lograr la trazabilidad de un programa de calidad implica que todo lo que se haga para la mejora se mantenga en el tiempo y se le realice el respectivo seguimiento, en otras palabras; es lograr una cultura de calidad a través de la disciplina del cumplimiento e independiente las revisiones o exigencias normativas que se deben tener por los entes gubernamentales dispuestos para tal fin. 

– A través de un sistema de información adecuado que permita la trazabilidad en el tiempo

Es curioso encontrar en muchas Instituciones de Educación Superior los dos extremos en cuanto a sistemas de información, algunas no cuentan con un sistema de información adecuado o no se preocupan por tenerlo desde los recursos exigentes, en otras se cuenta con sistemas de información robustos que nadie alimenta y peor aún que nadie utiliza. Se hace la relación con los sistemas de información con los que cuenta hoy en día la Educación Superior en Colombia muy robustos, pero lamentablemente; muy poco consultados. Un sistema de información cobra importancia cuando es capaz de ajustarse a la naturaleza de la Institución y del programa, cuando se alimenta con rigurosidad y cuando se consulta para tomar decisiones relevantes que afectan el programa que se va a acreditar. 

– A través de un equipo comprometido y de la voluntad de las directivas institucionales

Definitivamente el logro de un proceso de acreditación refleja directamente la voluntad de las Directivas institucionales y de un equipo de trabajo comprometido. El Recurso Humano es fundamental a la hora de lograr los objetivos no solo en su conocimiento sino en su compromiso para tener un servicio de calidad en el programa.

Los Consejos Directivos o máximos órganos de decisión en las Instituciones deben tener el conocimiento y el firme propósito de apoyar todos los procesos para el logro de acreditar un programa de alta calidad. La gobernabilidad cobra sentido cuando se trabaja en la misma dirección y se empieza por mejorar aspectos que seguramente impactaran en el futuro de la Institución. 

Los anteriores elementos no tienen un orden, todos son fundamentales y seguramente existirán muchos otros, no obstante; es necesario empezar por alguna parte. Cada Institución de Educación Superior debe empezar por realizar un proceso de autorreflexión para saber en dónde se encuentran más allá de “mostrar logros” se debe propender por una consciencia transparente reconociendo que el verdadero compromiso de formar con calidad no es con entes gubernamentales es con la sociedad, la que seguramente a mediano o a largo plazo nos cobrará el desarrollo de un País. 

Finalmente y contestando la pregunta inicial: ¿Cómo hacer un juicio entre el modo como se presta un servicio en un programa y el óptimo que corresponde a su naturaleza? 

El óptimo lo debe determinar cada Institución de Educación Superior basado en ciertas guías que se proporcionan a través de documentos como los lineamientos del Consejo Nacional de acreditación sin olvidar nunca el cumplimiento de las funciones sustantivas: Docencia, Investigación y proyección social. 

El juicio debe ser entendido como un análisis objetivo tomando como referentes otros programas que han logrado su acreditación por méritos de trabajo transparente y evidenciable en los egresados.

Referencias Bibliográficas 
Consejo Nacional de Acreditación, Bogotá Colombia (2013) Lineamientos para la acreditación de programas de pregrado. Accedido el 30 de abril de 2018. http://cms.colombiaaprende.edu.co/static/cache/binaries/articles186359_p…

Ley 30 del 28 de diciembre de 1992. Ministerio de Educación Nacional. Organización del servicio público de la educación. Presidencia de la República. Cesar Gaviria Trujillo, Presidente de la República. 2012.