Acortar planes de estudio impacta negativamente a los egresados

Julio 8/19 Esa probó la investigadora de la U. de California, Carolina Arteaga, quien mostró cómo la reducción de un año en los pregrados de Economía y Administración de Uniandes perjudicó económicamente a sus egresados.

De reconfirmarse esta hipótesis en general para todos los pregrados de todas las IES, el mercado laboral se estaría viendo afectado con profesionales que no alcanzan las competencias deseables con respecto a sus compañeros de generaciones anteriores, que generalmente se formaron en cinco y no en cuatro años.

Y se estaría dando razón a quienes, desde la academia, no están de acuerdo con las tendencias, más globales que colombianas, de recortar los planes de estudio que, inclusive, en países como España, han llegado a bajar de cinco a tres años muchos pregrados profesionales.

Concretamente, el rector de la Universidad ICESI, Francisco Piedrahita, ha sido uno enemigo de recortar los programas por dos argumentos: “Primero, -dice- porque los jóvenes en Colombia que llegan a la Universidad, en promedio, más jóvenes e inmaduros y mucho menos preparados académicamente; tanto en Estados Unidos como en Europa la educación escolar dura, al menos, un año más; y eso explica por qué esos países tienen mejores resultados en las pruebas PISA. Segundo, porque a diferencia de esos países de referencia, donde los jóvenes no reciben títulos profesionales al obtener sus primeros grados universitarios, en Colombia graduamos profesionales, que, por unos pesos, están obligados a comprar unas tarjetas que los acreditan como tales y pueden ejercer su respectiva profesión; en Estados Unidos, por ejemplo, para ejercer profesiones como Contaduría, Arquitectura, Psicología, Ingeniería, Derecho, Medicina, Veterinaria, Odontología, etc. se requieren estudios de posgrado y, normalmente, exámenes de certificación posterior”.

“El efecto del capital humano en los ingresos: Evidencia de una reforma en la universidad más importante de Colombia”

Así se llama la investigación de Arteaga, quien también es egresada de Uniandes, en su estudio doctoral en la Universidad de California, en Los Angeles, en el que analizó una reforma de la Universidad de los Andes, en 2006, que redujo la cantidad de cursos requeridos para obtener los títulos en Economía y Administración de Empresas en un 20 % y un 14 % respectivamente, pero que no cambió la calidad de los estudiantes que ingresan o que se gradúan.

Lo más llamativo fue que, señala Arteaga, “con el uso de datos administrativos sobre los salarios y la asistencia a la universidad, encontré que los salarios se redujeron en, aproximadamente, un 16 % en Economía y un 13 % en Administración de Empresas”.

“Al hacer sondeos con los empleadores, encuentro que la reducción en salarios podría haber sido consecuencia de un descenso en el desempeño durante el proceso de contratación, lo que llevó a los estudiantes a ser contratados en empresas de menor calidad. Haciendo uso de los datos de los procesos de contratación para los economistas en el Banco de la República de Colombia, encuentro que la reforma redujo en un 17 % la probabilidad de que los graduados de los Andes sean contratados”.

Clic para descargar la inevstigación de Arteaga, publicada en Journal of Public Economics