Alerta por posible fin a regalías para ciencia y tecnología

Mayo 30/19 Suprimidos quedarían los recursos destinados a ciencia, tecnología e innovación si se aprueba como está el proyecto de reforma a las regalías.

El senador y autor del proyecto de ley para transformar a Colciencias en el nuevo Ministerio de Ciencia y Tecnología, Iván Darío Agudelo Zapata (foto), ha alertado que todos los avances en normas y presupuesto para el sector en los últimos años “puede irse al piso” con el proyecto de acto legislativo que se tramita en el Congreso y que modifica el artículo 361 de la Constitución Política, desmontando la protección constitucional de los aspectos procedimentales del Sistema General de Regalías, afectando la destinación específica para los proyectos de ciencia, tecnología e innovación (Proyecto de Acto Legislativo 40 de 2019 Senado / 343 de 2019 Cámara acumulado con el Proyecto de Acuerdo Legislativo  365 de 2019 Cámara).

Para el congresista, esto “va en contravía de la promesa del presidente Duque de llegar a una inversión del 1.5% del PIB en los temas de ciencia, tecnología e innovación”.

También lo lo advirtieron a los demás congresistas en una carta suscrita por voceros de la Asociación Colombiana para el Avance de la Ciencia (ACAC), gremio que reúne a investigadores y ciudadanos que creen en la importancia de la ciencia, y de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (Accefyn), que reúne a 228 científicos.

En su carta, las agremiaciones les piden a los legisladores archivar el proyecto o que se respeten los recursos asignados a la investigación científica, que en este momento tienen las regiones.

Desde 2011, la reforma a las regalías le otorgó un 10% de estos recursos a la ciencia y tecnología. En 2012, la Ley 1530 se sancionó enviando esos dineros a nivel regional. Debido a los problemas ocasionados por la complejidad del sistema para que los científicos accedieran a los recursos, el Gobierno hizo otra reforma para saldar el problema en 2016.

Sin embargo, las agremiaciones aseguran que pese a que existen avances en el Plan de Desarrollo y en la decisión de incluir a Colombia en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), es importante que el Estado continúe impulsando este rubro y no les quite recursos de un lado para ponerlos en otro.

“Al suprimir la obligatoriedad de destinar el 10% de las regalías para el sector de ciencia, tecnología e innovación, deja potestativo el porcentaje que se destinará al sector, es decir, que cada departamento puede asignar un 1% o un 3% al sector o puede no invertir. Lo anterior, en un país que ha invertido muy poco en ciencia, constituye un alto riesgo de retroceder en la inversión pública que se destina para el sector”, asegura la misiva.

Además, afirman: “los procesos de apropiación social de la ciencia toman años en incorporarse a la cultura de una nación. Por ello, es necesario que haya continuidad en las políticas públicas de forma que se vayan afianzando procesos sociales. El ejercicio de regionalizar la ciencia en Colombia ya se inició y no se puede truncar sin generar consecuencias adversas, entre otras, para la construcción de productividad de base tecnológica”.

La directora de la ACAC, María Piedad Villaveces, manifiesta que: “No puede ser que en enero de este año nos entreguen un Ministerio para la Ciencia y la Tecnología y otras leyes que permiten que Colombia se proyecte en materia de ciencia e innovación, pero en abril se presente esta reforma a la Constitución para quitar la plata de las regalías a la Ciencia y la Innovación”.

Villaveces agregó que en el Plan Nacional de Desarrollo “el Gobierno genera una estrategia para que el sector privado invierta y luego le descuenta a las empresas parte de sus impuestos, pero no está invirtiendo de la plata pública para la ciencia y la tecnología. El esfuerzo grande no viene del Gobierno, estos recursos ayudan pero no podemos dejar al sector sin el músculo estatal”.

Para la dirigente, este es un retroceso “en la construcción social, pues nosotros como científicos hemos aprendido que las comunidades son necesarias, que nuestra labor es también de diálogo con el sector privado y las comunidades, en vez de estar aislados en las universidades. Este proceso no se puede truncar y dejarlo a discrecionalidad de los gobernantes. Habíamos logrado un mínimo, un monto específico para ciencia y tecnología que se debe respetar y tal vez aumentar, pero no disminuir”.

La vocera de ACAC también se refirió a la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología: “Todavía no hay ministro, pero estamos en conversaciones con el Gobierno y con Colciencias porque nosotros tenemos unas mesas de trabajo donde involucramos a toda la comunidad científica. En la ley del ministerio el gobierno tiene un año para crear la cartera pero esto fue acelerado con el Plan Nacional de Desarrollo que redujo el tiempo a seis meses, estamos todos discutiendo sobre el tema para dejar las mejores bases posibles para el ministerio, que será el primero del siglo XXI en Colombia”.