noviembre 16, 2018 7:38 am


E-mail: universidad@universidad.edu.co

Bogotá - Calle 73 Nro. 9 - 42 (Of. 301).

Telefono: 704 43 81 / Whatsapp: 3182529035

Información
  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

¿Cómo financiar la U. Pública?: Reinaldo Suárez – Nov/18

Por: Reinaldo Suárez Díaz. Columnista del Diario Vanguardia , de Bucaramanga.

Tratándose de un servicio público, es obvio que tal financiación debe provenir básicamente del gobierno central, es decir de los impuestos de todos los colombianos.

Pero en la práctica, por múltiples razones, el Estado no está en posibilidad de proveerlo todo, como sucede con los servicios primordiales como el de la salud.

Los gastos de la educación universitaria pública son astronómicos tanto más cuando dichos fondos no son a menudo administrados con suficiente austeridad y responsabilidad. Tales fondos a lo sumo podrán proveer a los gastos de funcionamiento. La U.Nacional ha pecado por esperarlo todo de “papá” gobierno y por ese motivo sus instalaciones permanecen en el abandono.

Las universidades públicas de los países desarrollados apalancan también sus presupuestos con fundaciones, donaciones, contratos con las empresas. Aquí también podría hacerse lo mismo aunque en menor escala. Pero la demagogia política levanta alboroto con el remoquete de “la privatización” de la U. Pública como le pasó al inolvidable Roberto Jaimes Durán cuando ocupó la Rectoría por los años 70. Pura demagogia, ya que tales recursos serían mínimos.

Pero también las autoridades públicas de orden provincial y municipal, deberían aportar su granito de arena como lo está haciendo nuestra provincia con la estampilla Pro-Universidad y otros apoyos. La construcción de nuevas instalaciones, el remozamiento de las antiguas y la mejora de planta física de la UIS, ejemplo para otras U. públicas del país, ha sido posible mediante el esfuerzo de los santandereanos a través de la estampilla Pro-UIS. Las instalaciones de Guatiguará ocupan el predio de la Casa departamental de menores y también las de Bucarica provienen del Departamento.

Ahora se discute la iniciativa de descontar un porcentaje del sueldo a los egresados de la U. Pública. Es asunto de simple justicia y de deber social. Pero el porcentaje debería ser mínimo, lo mismo que los fondos a recoger, debido a la crisis de desempleo profesional y los bajos sueldos.

En otros países las asociaciones de egresados patrocinan fundaciones en pro de su Universidad y los “magnates” donan edificaciones, laboratorios etc… como lo hizo Luis Carlos Sarmiento con la U. Nacional.