noviembre 19, 2018 9:41 am


E-mail: universidad@universidad.edu.co

Bogotá - Calle 73 Nro. 9 - 42 (Of. 301).

Telefono: 704 43 81 / Whatsapp: 3182529035

Información
  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

El análisis que ahora hace la exviceministra Natalia Ariza sobre la educación superior colombiana

 

Sept 6/18 Tras dos años de haber sido la viceministra de Educación Superior de Gina Parody, y ahora en calidad de becaria con el gobierno americano, Natalia Ariza Ramírez, presenta su diagnóstico del sector. Defiende Ser Pilo Paga y el SNET, critica al SUE, promueve el SENA y propone la creación de grados 12 y 13 en la secundaria.

El siguiente es el análisis titulado como “construyendo una mejor educación superior en Colombia”, publicado por el Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Berkeley:

Hace algunos años, alguien me dijo que una de las promesas más motivadoras de la campaña para alentar a los jóvenes colombianos a votar en las elecciones era ofrecerles ayuda para acceder a la educación superior. Aunque, desafortunadamente, esta no fue la promesa de campaña más destacada en las recientes elecciones, sigue siendo un desafío importante que debería seguir motivándonos.

Una de las barreras más importantes para la educación superior de calidad es la educación primaria y secundaria deficiente. En Colombia, está claro que si asiste a escuelas primarias y secundarias de baja calidad, que generalmente es la única opción para los pobres, la puerta para acceder a una educación superior de calidad permanece cerrada .

En 2015, el gobierno del presidente Juan Manuel Santos introdujo el Programa Ser Pilo Paga (PSPP) en un intento de proporcionar acceso a la educación superior para los jóvenes del grupo económico más bajo con los mejores resultados de las pruebas. Sin embargo, el sistema público de educación superior de Colombia sigue careciendo de enfoque, y algunos académicos y políticos desacreditan a PSPP diciendo que en realidad es un ataque contra la equidad. Argumentan que el PSPP quita recursos de la educación superior pública, lo que no garantiza el acceso a la educación para los más pobres. También se niegan a escuchar cualquier alternativa que pueda eliminar estas barreras.

Los estudiantes que logran inscribirse en la universidad a menudo tienen dificultades con el rigor académico de sus clases. He escuchado a los profesores universitarios y a los administradores decir que los estudiantes, incluso aquellos que aprueban los exámenes de admisión, no llegan a la universidad con las habilidades y el conocimiento necesarios para cumplir con los requisitos básicos de la educación superior. Sin embargo, he visto que muy pocos de ellos trabajan con educadores primarios y secundarios para abordar los problemas subyacentes.

Bajo el liderazgo del recientemente elegido presidente Iván Duque, el nuevo gobierno nacional debería usar dos enfoques para romper el ciclo que mantiene a los pobres en un sistema educativo mediocre. Frente a los sistemas de educación primaria y secundaria de baja calidad en Colombia, primero tenemos que transformar los programas de capacitación docente. El Plan Nacional de Desarrollo (  PND), creado bajo la presidencia de Santos, estableció que todos los programas de formación docente deben estar acreditados. Hacer cumplir esta medida llevaría al cierre de al menos la mitad de los programas de grado, dejando 200 programas de mejor calidad que aún se mantendrían.

En segundo lugar, necesitamos reestructurar el modelo de educación superior que existe actualmente en Colombia. El Sistema Universitario Estatal (SUE) debe convertirse en el protagonista de esta gran reforma, pero no un protagonista que pide dinero y exige autonomía a cambio. El SUE debe convertirse en el tipo de protagonista que analiza, promueve y ejecuta un plan para proporcionar educación superior para todos. El SUE debe liderar el proceso para transformar la educación superior para que coincida con los países desarrollados de todo el mundo. Para hacer esto, el SUE debe colaborar con el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) así como con las escuelas secundarias.

¿Dónde podría el SUE encontrar espacio para 1.5 millones de estudiantes nuevos en educación superior de calidad? Para encontrar una respuesta, debemos explorar opciones como la creación de grados 12 y 13 en las escuelas secundarias, algo que se asemeja a los esfuerzos actuales de la Universidad Nacional de Colombia y el Programa Especial de Admisiones y Movilidad Académica , o algo similar al modelo de US Community College.

Estas alternativas permitirían el desarrollo del modelo de Educación Superior General (GHE). Un programa GHE de dos años cerraría la brecha de conocimiento requerida para acceder a las universidades, asegurando que la educación superior cumpla con los estándares mínimos y los graduados tengan habilidades y conocimientos adecuados, como lo demuestran los resultados de las pruebas SABER PRO.

Este modelo nos daría la oportunidad de repensar el SENA y el papel que juega en Colombia. SENA se creó hace 61 años, con la intención de capacitar a los trabajadores industriales. Hoy, el SENA ya no es solo un centro de capacitación en oficios: es la puerta de entrada al mundo de la educación superior para más de un millón de jóvenes. El SENA también debe expandir la capacidad de los jóvenes para pensar y crear. SENA puede impulsar el modelo GHE, ofreciendo capacitación para profesionales técnicos para aumentar su competencia más allá del nivel básico.

El gobierno de Santos creó el Sistema Nacional de Educación Terciaria , que sería la institución ideal para llevar a cabo estas recomendaciones. Para que esto sea una realidad, el gobierno debe comprometerse políticamente a crear oportunidades iguales para los jóvenes. No debemos destruir lo que ya se ha logrado, sino aprovechar nuestros logros y aprender de otros ejemplos en todo el mundo.