Lectura recomendada: OECD y el panorama de la ciencia, la tecnología y la innovación en 2016

Enero 22/17 El texto del organismo internacional reseña cómo cambiarán las formas de investigar y las megatendencias que se vislumbran están influyendo en las actividades y políticas futuras de ciencia y tecnología, y que por lo mismo temas como sociedades en proceso de envejecimiento, cambio climático, problemas de la salud y la creciente digitalización, entre otros aspectos, conformarán las agendas futuras de investigación y desarrollo.

Es muy probable que se intensifique la competencia global por talento y recursos, y esto beneficiará a los centros de excelencia.

Eso sí, como ya es tradición, las actividades de CyT enfrentarán problemas de restricción financiera, además de amenazas creciente para la seguridad internacional, una posible erosión de la unión social y el surgimiento de influyentes actores distintos del Estado que cuestionen su autoridad.

Además de algunos dilemas éticos (riesgo para el empleo, privacidad, piratería, bioseguridad, dignidad humana...), los avances de CyT podrían exacerbar las desigualdades de no incrementarse la difusión de la innovación y la adquisición de competencias.

También se observa que los grandes datos y los algoritmos generan enormes cantidades de información, que cambian los requerimientos de métodos científicos, instrumentos y competencias, y crean nuevos campos de investigación.

Y están apareciendo investigaciones no institucionalizada, de ciudadanos que lo hacen por su cuenta, y que llevará a que la academia revise su actuar por una cultura más abierta.

El informa concluye señalando que los gobiernos -de la OECD- buscan mejorar la eficiencia y el impacto de su mezcla de políticas de CyT, prestando mayor atención a la evaluación de las políticas públicas y nueva infraestructura de datos para mejorar la base actual de dichas políticas.

Clic para acceder a la publicación (en inglés -193 páginas)