Trans colombiana logra que Univ. mexicana la reintegre a sus estudios

Marzo 11/17 Camila Jiménez Sáez había denunciado que su expulsión era por su identidad de género, y por discriminación. La Universidad Autónoma de Zacatecas se retractó y la reincorporará a la maestría en ciencias sociales.

Jiménez había sido expulsada a comienzo de año, luego que estuviera incapacitada 15 días y no lograra inscribirse a tiempo. La institución sustentó que ya se había vencido el plazo y que por eso le cerraba las puertas, y que además los profesores de las asignaturas no querían recibirla.  

En el despacho del consejo directivo de la Universidad Autónoma de Zacatecas, en México, está casi lista un acta con la que quedará en firme la decisión de reintegrar a la colombiana trans Camila Jiménez Sáez, después de que fuera expulsada de esa institución en medio de denuncias de discriminación por su identidad de género.

La estudiante podrá cursar su cuarto y último semestre de la maestría en ciencias sociales en esa institución, en la que logró hace casi dos años una beca de manutención dada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). 

Jiménez dijo que se trataba de un caso de discriminación por su identidad de género. Ella acudió a donde su director de tesis, Marco Elías Salazar, para pedirle que la dejara matricular. La conversación, según ella, terminó desviándose y él terminó recriminándole su comportamiento “sexual”, que era “muy mostrona”, que quería “parecer más mujer que las mujeres”, que “debería darle pena venir con su novio y pavonearse con él en la universidad”, y también le reprochó los contenidos que ella publicaba en sus redes sociales, como un video sobre el cambio de sexo, como si se tratara de una cosa vergonzante.

Sumado a esto, la universidad se negaba a llamarla por su nombre social “Camila”, como ella lo había expresado, y la seguía llamando “Juan Camilo”. La organización Caribe Afirmativo asumió el caso e interpuso una denuncia por discriminación. En la mañana de este viernes intervino en el proceso la Comisión Nacional de Derecho Humanos y se reunió durante 15 minutos con la estudiante, la organización y el consejo directivo de la universidad.

Dos asuntos debían tratarse: decidir si se reintegraba a Camila y determinar si su expulsión fue por discriminación. El segundo punto se dejó en suspenso porque la universidad alegó que debía realizar primero una investigación interna. Los seis miembros del consejo directivo (porque el rector Rubén Ibarra Escobedo se declaró impedido ya que él fue quien decidió la expulsión) dijeron Sí al reintegro de la alumna, por unanimidad.

El rector dijo que acataba la decisión y que reintegraba a la joven guajira. Sin embargo, su defensa hizo dos peticiones: que se cambie al director de tesis, solicitud que deberá tramitarse la otra semana ante el consejo de profesores, y que se garantice que Camila no sea discriminada ni sea víctima de represalias y hostigamientos.

“Hay muchas cosas que me preocupan, pero lo importante es que estoy adentro. Al final de la reunión me preguntaron que con qué nombre quería que ellos se refirieran a mí en la rueda de prensa que darán a medios de comunicación. Eso me pareció ilógico, porque se supone que me está reintegrando porque los denuncié por discriminarme, por no reconocerme como Camila y como mujer, y me van a preguntar que qué identidad quiero. Espero ser notificada del acta el lunes, y dijeron que las decisiones anteriores quedan revocadas”, dijo Camila a este diario.

En una carta enviada al cónsul de Colombia en México, la Universidad Autónoma de Zacatecas había dicho en un principio que había expulsado a la alumna porque  no se escribió para cuarto semestre en el tiempo establecido por la institución, que completó las inasistencias, que tuvo problemas para actualizar sus trámites migratorios (sin especificar cuáles), que no hay registro de una incapacidad médica, y que la inscripción pudo hacerla a través de un tercero.

Sin embargo, se dice que hay otros casos de estudiantes que no alcanzaron a realizar su matrícula en el tiempo establecido y que fueron admitidos, y las calificaciones de la joven estaban 10 sobre 10. 

Fuente: El Espectador