Uniatlántico: Otra vez, jugadas jurídicas dilatan elección de rector

Marzo 20/17 Cuando se preveía que este miércoles el Consejo Superior se reuniría para elegir, finalmente, rector en propiedad entre Carlos Prasca, Rafael Castillo y Salim Mattar, otra acción legal sobre la sentencia del Consejo de Estado que permitió continuar el proceso lo dilatará un plazo de por lo menos tres meses más.

De esta manera, también se cumple el deseo de algunos miembros del Consejo Superior que quieren buscar la forma de cambiar la terna, por considerar que ellos no participaron en la escogencia inicial de la misma, hace dos años.

Según el portal Extranoticias.com, cuando parecía que se iba a nombrar ¡por fin! un rector en propiedad para la Universidad del Atlántico, una aclaración del fallo del Consejo de Estado que despejaba el camino para realizar las elecciones, extenderá la interinidad en el primer cargo  de esa institución educativa.

El abogado Fernando Niño adelantó acciones contra el fallo  que levantaba la medida cautelar que pesaba sobre proceso de elección del rector de la Universidad del Atlántico por lo que – como mínimo – la interinidad se extenderá por lo menos tres meses más.

Ese fallo revocaba uno anterior del magistrado Ángel Hernández Cano, el cual daba vía libre a la elección de un nuevo rector entre los candidatos: Salim Mattar Velilla, Carlos Prasca Muñoz, Rafael Castillo Pacheco, quien estuvo encargado de la Universidad.

El abogado Niño aseguró que su acción legal “no es extemporánea y está ajustada a los términos legales”.

La pugna por el puesto de rector de la Universidad del Atlántico permanece estancada desde mitad de año del 2015 debido a las demandas de un lado y de otro.

Piden al CNA apoyar proceso de elección

Por otro lado, El Observatorio conoció una comunicación que el representante de los profesores en el Consejo Superior de Uniatlántico, Roberto Figueroa Molina, envió a los integrantes del Consejo Nacional de Acreditación, para que exhorte al Consejo Superior a proceder a la elección con la actual terna, en contravía de los intereses políticos de la región que pretende incluir nuevos nombres, bajo el argumento de que esta es la forma de apoyar la necesaria gobernabilidad que requiere la institución si desea avanzar en su proceso de acreditación.