Nuevos retos: ¿La universidad gestiona los cambios o se deja gobernar por ellos?

Sept 10/17 Lo que espera el mercado laboral está cada vez más lejos de las competencias que se enseñan en las aulas. Lo de Estados Unidos es contundente: cada año, más de la tercera parte de la fuerza laboral cambia de empleo; los actuales estudiantes pueden tener de 10 a 14 empleos antes de los 38 años; el 50% ha dejado su empleo antes de 5 años, y más de 30 millones llegan a empresas que no existían un trimestre atrás.

La universidad debe revisar qué y cómo forma. Así concluye la asociación de promotores de la educación superior, en Brasil (SEMESP), tras un encuentro con Stephanie H. Kennen, del Programa de Educación General de la Universidad de Harvard, y Vijay Kumar, consultor estratégico senior para la enseñanza Digital del MIT.

Otro hecho ratifica el distanciamiento. Un estudio muestra que el 96% de los directores académicos en Estados Unidos están satisfechos con la formación ofrecida a los alumnos, mientras que sólo el 10% de líderes empresariales consideran las competencias desarrolladas durante la enseñanza superior pertinentes y / o suficientes para el trabajo.

Y una investigación mostró cuáles son las competencias esperadas por los empleadores:

- Personas con habilidades intelectuales e interpersonales que contribuyen a la innovación en el lugar de trabajo;

- Capacidad de pensar críticamente y resolver problemas complejos;

- Personas que asuman responsabilidades y habilidades más amplias que en el pasado;

- Comunicación oral y el 81% la comunicación escrita;

- Capacidad de trabajar de forma eficaz con otros en equipo;

- Juicio ético y la toma de decisiones;

- Solucionar problemas con personas cuyas opiniones son diferentes de ellos;

- Entender sobre las instituciones y valores democráticos;

- Conocimiento, habilidades y conocimiento juicio cívico, esenciales para contribuir con nuestra sociedad democrática

- Amplio conocimiento en las artes y las ciencias liberales

- Habilidades interculturales y entender las sociedades de países fuera de los Estados Unidos

Esta situación ha ocasionado, entre otros impactos, que la Universidad de Harvard se hubiera reemplazado el volumen de contenidos de exposición al alumno por una formación ciudadana, comprometida con las relaciones, el sentido de responsabilidad social y el desarrollo de fuerte habilidad intelectual y práctica. Porque, consideran, es imposible la adquisición de habilidades analíticas y de resolución de problemas y de la capacidad de aplicar el conocimiento y habilidades adquiridas en el mundo real.

Y en este cambio, señalan, es determinante el rol de los profesores, quienes deben ser protagonistas de esas negociaciones, porque si son impuestas desde la alta dirección, corren el riesgo de fracasar.

El documento “O futuro do ensino superior” (en portugués) puede ser visto haciendo clic aquí