Los maestros que no sean los mejores en algo, como las universidades que no sean las primeras en un segmento, desaparecerán

Sept 12/17 Así lo considera Dan Levy, profesor e investigador de Políticas Públicas en la Universidad de Harvard, en entrevista para el diario español Vanguardia. Hasta ahora no era necesario ser el mejor profesor: bastaba con ser el más cercano. Por eso, muchas universidades no se esforzaban en ser las primeras: tenían suficiente con ser las primeras a las que podías ir.

Las siguientes son sus respuestas:

- ¿Va a enseñar usted algo nuevo este curso?

La pregunta que todos los profesores nos estamos haciendo en Harvard ahora es: ¿qué puedo enseñar yo mejor que nadie?

Y cada maestrillo tiene su librillo.

Pero los maestrillos que no sean los mejores en algo, como las universidades que no sean las primeras en un segmento, desaparecerán. Van a cerrar muchísimas en todo el mundo.

- ¿Por qué?

Porque esas ya no hacen falta.

Hay otras muchas cosas que cerrar antes que universidades.

Seguirán funcionando las que se repiensen a sí mismas en la sociedad digital. Ya no tiene sentido que miles de universidades en todo el planeta tengan a sus profesores dando la misma clase de cálculo infinitesimal, por ejemplo, cuando hay uno que es el mejor.

- Bueno, pero el mío es el que está aquí.

Ya no: la clase del mejor se puede grabar, editar, subir y repetir un número infinito de veces en cualquier soporte en cualquier sitio.

- ¿Y las barreras del idioma, la cultura...?

Habrá un profesor de referencia en cada segmento; en cada especialidad y en cada línea.

- Pero no es lo mismo ver una clase en vídeo que tener al profesor delante.

El profesor de referencia en cada materia grabará sus clases y serán el punto de partida para todos. Esa dinámica acabará por imponerse y pondrá en crisis a las universidades que no se adapten y no creen valor.

- ¿Cómo pueden adaptarse?

Personalizando mucho más la enseñanza, para empezar, y la investigación. Ya no tiene sentido dar la misma clase año tras año para un montón de alumnos que apenas conoces.

- Usted es de referencia: ¿ya lo hace?

Yo he descubierto, como muchos de mis colegas en Harvard, que los alumnos deben de llegar a clase con los contenidos ya trabajados, por ejemplo con esas clases a distancia. Luego los personalizamos. Los profesores que sólo suelten su discurso están perdidos.

- ¿Es una dinámica a largo plazo o es ya?

Una prestigiosa universidad californiana anunció hace poco a sus profesores de filosofía que podían irse a casa, porque su seminario lo impartiría desde Harvard un filósofo de referencia, Michael Sandel.

- Como si fuera una estrella del rock.

Por supuesto que eso no va a pasar sin la resistencia de los demás profesores a ser subordinados al de referencia. Éstos le enviaron una carta al propio Sandel quejándose.

- Pobres: qué mal rato.

Veremos situaciones así en todo el mundo.

- ¿Por qué nos suena ya tan familiar?

Porque la sociedad digital y su coste cero para la copia y transmisión de contenidos está generando a diario esas dinámicas de “el ganador se lo lleva todo” en todos los sectores.

- Por ejemplo.

Los periodistas que repiten como loros lo que pasa también van a desaparecer. Sólo quedarán los que aporten valor. Dar la noticia y redactarla ya lo pueden hacer los robots.

- ¡Qué nos va a contar!

El Pulitzer Thomas Friedman nos lo ha explicado con detalle en Harvard: sólo quedarán los actores de referencia –diarios y periodistas– en cada segmento de la información y la opinión de los contenidos de actualidad.

- De nuevo el ganador se lo llevará todo.

Y el ganador será quien aparezca ante la audiencia como único, porque ofrece el mejor valor en su segmento.

- ¿Y si eres de los buenos, pero nadie sabe quién es el mejor?

El desafío está en encontrar el segmento en el que eres único y perfeccionarte hasta ser el mejor, porque ofreces algo genuino.

Fuente: La Vanguardia, de España