Universidades advierten que Gobierno Colombiano está limitando su autonomía

Oct 26/17 Aunque ningún rector ni expositor del el foro internacional "Retos y perspectivas sobre la autonomía universitaria", organizado por la Asociación Colombiana de Universidades ASCUN, con motivo de la celebración de sus 60 años, lo ha dicho en estos términos, la conclusión clara es que las acciones, explícitas o veladas del Estado, a través de sus ministerios de Educación y de Hacienda, y las políticas promovidas por el Ejecutivo a través del Legislativo, tienen "sitiada" la autonomía de las universidades, a tal punto que -en cada vez más casos- son los jueces de la república los que están incidiendo más que los propios consejos superiores.

Y no solo por casos explícitos, como por ejemplo lo ocurrido en la UNAD durante la adminstración de Gina Parody, y en elq ue todas las actuaciones imprudentes, negligentes o intencionadas del Ministerio fueron desmontadas, una a una, por los órganos de control y el Consejo de Estado, sino también por formas que han hecho carrera y que limitan la independencia, como por ejemplo, la escasez presupuestal y la gran incidencia del Ejecutivo en los Consejos Superiores, donde tienen -en las universidades públicas- el 33% de los votos asegurados.

Así mismo, se ve con preocupación cómo los jueces de la República "miran con desconfianza" a las universidades, y están legislando sobre ellas (véase, por ejemplo, lo sucedido en las universidades del Atlántico, UPTC, Colegio Mayor de Cundinamarca...).

En palabras de uno de los investigadores del evento, la universidad está "sitiada" por los tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

Y el problema no es solo de Colombia. Los propios invitados internacionales al evento han señalado la inexistencia de una ruta latinoamericana para pensar la autonomía universitaria, lo cual termina socavando la pertinencia de la universidad regional. Solo, dicen los expertos, el trabajo en redes, puede contribuir a sostener el principio de la autonomía universitaria.

Otro gran reto de las universidades es el de preguntarse, y responderse, cuál es el derrotero que tienen y asumir el rol protagónico al respecto, ya que los políticos no se lo han preguntado.

Todas estas reflexiones están siendo consolidadas por ASCUN, a través de mesas regionales, para apuntar a una unidad conceptual y presentarla, como Colombia, en la próxima Conferencia Regional de Educación Superior, CRES, a realizarse en Argentina, en 2018.