U. Distrital: Candidato a rector pide aclarar su situación judicial

Oct 30/17 Sobre los riesgos que podría existir en la elección de rector de la U. Distrital, el 16 de octubre El Observatorio publicó "Un llamado a la cordura del Consejo Superior de la U. Distrital", donde se dijo: "el exrector Ricardo García Duarte, cuya elección traerá algún efecto mediático incómodo por cuanto estuvo envuelto en un escándalo de corrupción que le significó prisión domiciliaria, que luego la Fiscalía le revocó".

García Duarte considera que dicha afirmación es inexacta, "monstruosa" y que le causa daño. El Observatorio no toma posición al respecto y su intención no es ni mala ni política ni de defender o atacar alguno de los aspirantes al cargo. Por ello se reproducen los argumentos del ofendido.

"Se menciona que yo, Ricardo García Duarte -foto-, estuve “envuelto en un escándalo de corrupción, que (me) significó prisión domiciliaria, que luego la Fiscalía (me) revocó”, cuando fui rector de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. No dice de qué “escándalo” se trató. Tampoco señala el hecho o los hechos de corrupción a los que se vio ligado mi nombre o alguna actuación mía. No indica cuál fue el contrato o la gestión o la conducta de la que pudiera predicarse la condición de corrupción.

Es una infamia que se comete contra mí; una injuria la que profiere. Al hacer un señalamiento de esta naturaleza, a la vez ligero, inexacto y monstruoso; y al no hacer el más mínimo esfuerzo por referir datos o hechos, usted da muestras de su mala intención.

Como rector que fui de la Distrital en el período comprendido entre 2003 y 2006, me vi sometido a una acusación por parte de los profesores del antiguo régimen y por algunos jubilados, después de que puse dentro de la legalidad sus regímenes administrativo-laborales. En consecuencia, fui acusado sin fundamento legal, de diversos delitos administrativos, empezando por el de abuso de autoridad. A continuación, la Fiscalía abrió investigación; e injustamente procedió a mi suspensión en el cargo y a una detención domiciliaria. Adelantada la etapa instructiva, decidió la preclusión de los procesos, con lo cual definía la inexistencia de razón alguna para un proceso judicial.

El 14 de abril de 2010 la Fiscalía 57 seccional delegada ante los jueces penales del Distrito determinó:

PRIMERO. Proferir resolución de preclusión de la investigación a favor de Ricardo García Duarte (…) en razón a que los comportamientos atribuidos a Ricardo García Duarte no constituyen hechos punibles contra la administración pública, pues no se adecuan típicamente a la descripción que hace el legislador sustantivo en el Código Penal (…) Hasta donde se ha analizado la realidad procesal y probatoria no existen elementos de juicio con mayor aptitud demostrativa para rebatir que el sindicado Ricardo García Duarte (…) en realidad, jamás se paseó por los campos prohibidos del derecho y que todas sus actuaciones personales y administrativas al interior de la Universidad Distrital se ajustaron a la ley (…).

A propósito, se habla de manera imprecisa de que se trató simplemente de una revocatoria de la detención domiciliaria, cuando en realidad fue una preclusión, que es sentencia anticipada, afirmando la completa inocencia frente a los cargos imputados, situación a la que usted ha debido hacer referencia si quería practicar un periodismo honesto.

Una vez fueron los procesos precluidos, demandé a la Fiscalía General. Con fecha 22 de junio de 2013, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, Sección Tercera, Subsección B, declaró administrativamente responsable a la nación (Fiscalía General) por los perjuicios materiales y morales que me fueron ocasionados, como consecuencia de la privación injusta de la libertad. Son perjuicios que usted mismo me ocasiona ahora, re- victimizándome con saña y perfidia; razón por la cual solicito una rectificación categórica".

Hasta aquí la nota del exrector.

El Observatorio reitera su compromiso con análisis que buscan ser objetivos.