Un mal titular periodístico daña imagen de muchas IES y delata errores en presentación de ranking U-Sapiens

Dic 7/17 Esta semana las redes sociales se llenaron de comentarios sobre la información web del Canal 1, de televisión, titulada “Las 52 peores universidades del año en Colombia”, en la que se listaban las “instituciones que pasan de ‘agache’, que poco se destacan por su calidad y procesos formativos” en el ranking U-Sapiens.

Las protestas no se hicieron esperar y son muchas las IES que buscan el apoyo del Ministerio, de Ascun o de alguna entidad que les defienda de informaciones ligeras y que -particularmente en época de inscripciones- les afecta la demanda estudiantil. El Observatorio muestra, además, algunos fallos en la presentación del ranking U-Sapiens.

La forma como se presentó este desafortunado titular recuerda la gris época del Ministerio de Gina Parody, cuando ésta presentó en la primera versión del MIDE el listado de las “mejores y peores universidades”. Esa experiencia comprobó que no todas las IES son universidades, que el erróneo concepto periodístico de “universidades de garaje” técnicamente no aplica, mucho más cuando todas las que funcionan en el país tienen autorización para hacerlo por parte del Ministerio de Educación y, lo más clave, que en educación superior debe tenerse mucho cuidado de aplicar los mismos estándares para clasificar IES, pues no todas tienen la misma complejidad, organización, recursos y misión.

Tras el reclamo de la Universidad Central, el informativo tuvo que cambiar el titular a “Las 52 universidades que ocupan los últimos puestos del ranking “U-Sapiens”, aunque con el mismo contenido. En Perira, las Universidades Libre y Católica, así como la Fundación Universitaria del Area Andina, expidieron un comunicado en el que también aclaran la situación.

Sobre U-Sapiens

“Sapiens Research Group”-SRG-  es el nombre de esta empresa comercial que -informa- surgió hace más de 15 años y, comenzó a realizar rankings relacionados con colegios y universidades, a partir de criterios por ellos definidos.

Los cinco rankings que publican periódicamente son U- Sapiens (mejores universidades colombianas según indicadores de investigación), Art-Sapiens (mejores IES según factor de posicionamiento de artículos), ASC-Sapiens (mejores IES según indicadores de apropiación social de conocimiento), REV-Sapiens (mejores revistas colombianas según visibilidad internacional), y COL-Sapiens (mejores colegios colombianos según categoría, calidad y acreditación internacional).

Con tantos y tan parecidos rankings, los medios tradicionales de comunicación, no expertos en el tema terminan confundiéndose y presentando siempre el enfoque de “mejores y peores universidades”, que es lo que más atrae a la opinión pública.

Las 2 Orillas ya había caído en esa interpretación en 2015, cuando también habló de “las peores y mejores universidades de Colombia en investigación".

La confusión llega al punto, por ejemplo, que Caracol Radio tituló que “firma internacional raja” a la Universidad Francisco de Paula Santander.

La empresa dice que es neutral porque no hace parte de ninguna de las instituciones “que abordamos”, y dice que “es la única clasificación que tiene en cuenta el observatorio internacional IREG -Observatory on Academic Ranking and Excellence, que opera en Bélgica y Polonia- como destacable en el país”.

El ranking presenta muy diversas formas de agrupación y calificaciones, que incluso para quienes están en el sector pueden resultar confusas. Son tan variadas las aristas para evaluar que incluso IES que en la realidad tienen bajos desempeños en investigación, pueden aprovecharse de algo para mostrar avances.

Carlos Roberto Peña - Barrera entrega reconocimientos a distintas IES y colegios

“Sapiens Research” ha logrado alguna connotación mediática, especialmente cuando generalmente las IES y colegios que mejor quedan ubicadas en sus clasificaciones (varias de estas organizaciones están vinculadas comercialmente con la empresa que dirige el señor Carlos Roberto Peña-Barrera) se muestran a sus comunidades y medios de comunicación entre las mejores, y para ello muestran las fotos en las que Peña hace entrega de certificados y placas de honor a los rectores, por tener estos resultados.

Ver video de entrega de certificado de SGR a la Universidad Nacional.

Las IES que se vinculan a esa empresa pagan por tener un micrositio en la página web de SGR, recibir galardones y exponer sus resultados, tener links en todos los buscadores del ranking, obtener descuentos para pautar en la revista y web de SRG, así como descuentos en sus consultorías.

Consideraciones sobre el ranking U-Sapiens

1) Para ser precisos, lo primero que hay que decir es que U-Sapiens no es un ranking de universidades, sino una clasificación de una empresa particular que selecciona universidades e instituciones universitarias y las evalúa a partir de criterios relacionados con investigación. Es decir, no es del todo preciso meter en la misma bolsa a universidades con instituciones universitarias.

2) El número de revistas indexadas en el Índice Bibliográfico Nacional, el número total de programas activos y que pueden recibir estudiantes nuevos para maestrías y doctorados, y los grupos de investigación categorizados por Colciencias, son los criterios usados, lo cual se acerca a identificar niveles de desarrollo investigativo, pero no necesariamente es una descripción completa de lo que significa una IES de investigación.

3) De esta manera, se presume que todas las IES son iguales en tamaño, número de estudiantes y programas, para clasificarlas, y la realidad señala que hay algunas “pequeñas” en complejidad, programas y estudiantes que con una o dos revistas tienen más impacto en su sector que otras con cifras mucho más grandes.

Es así como se cae en el error de lo informado por el Diario La República, que tituló “La Universidad Nacional hace en investigación lo mismo que hacen 50 instituciones”, en referencia a la declaración de Carlos Roberto Peña en el sentido de que “casi la mitad de las universidades oficiales clasificadas hacen muchísimo más que las privadas”.

4) Además, desconoce que la investigación es una de las funciones sustantivas de la Universidad, pero no es la única, y que hay IES con muy importantes desarrollos de calidad como resultado de la potenciación de su docencia y proyección social. Prueba de ello es que entre los últimos lugares del ranking aparecen varias IES acreditadas en alta calidad, como por ejemplo la Universidad Libre, Santo Tomás, San Buenaventura, ITM, Bolivariana, EIA, y Tecnológico de Antioquia.

El universo evaluado tampoco reúne a todas las universidades ni a todas las instituciones universitarias, pues enumera 102 cuando en la realidad la suma de estas dos tipologías llega a 149. Además, cuenta como si fueran IES independientes las seccionales. Por ejemplo, la seccional Pereira de la Fundación Universitaria del Área Andina debe evaluarse en conjunto con las otras seccionales y la principal (Bogotá) y no mostrarlas como si cada una fuera una IES aparte. Al dividir así la información, hay IES que aparecen entre las primeras unas de sus seccionales y entre las últimas otras seccionales.