Los impactos políticos de la ley "Icetex sólo para acreditados"

Enero 26/18 El Icetex ha comenzado, como le demanda la ley, a dar créditos sólo a estudiantes de IES o programas acreditados, según lo aprobado por el Plan Nacional de Desarrollo (Ley 1753 de 2015). Sólo por ahora no se ven los impactos, pero claramente se afectará la matrícula de muchas IES y del sistema en general, el valor promedio de matrícula que pagarán los estudiantes incrementará, se desatenderá el apoyo del Estado -vía Icetex- en muchos municipios, es posible que los estándares de la acreditación se vayan bajando, y en año electoral, algunos políticos busquen votos por apoyar o rechazar una medida que prioriza la calidad sobre la cobertura.

Esto último ya comenzó a pasar. Mientras que, por ejemplo, la representante a la Cámara por el Atlántico, Martha Villalba, recogió la preocupación de IES del Caribe, reunidas en ASIESCA, y propuso extender por cinco años la entrada en vigencia de la medidad, y la ahora aspirante al Senado y actual representante por Bogotá, Olga Lucía Velásquez, pide una reforma al modelo de apoyo del Estado a través del Icetex, la Senadora Claudia Nayibe López (quien erróneamente parece entender que el registro calificado es sinónimo de "universidades de garaje" y que la oferta de programas académicos no es gestión del Ministerio sino de las IES), ha dicho que le "enorgullece haber sido autora de norma que obliga al ICETEX a solo canalizar recursos a Universidades/programas acreditados. El ICETEX no está para hacerle cierre financiero y negocio a garajes. Ministerio de Educación tiene la obligación de ofrecer programas de calidad es las regiones".

Entre tanto las gestiones del Viceministerio de Educación Superior y el Consejo Nacional de Acreditación CNA poco ayudan a que las IES avancen prontamente en sus procesos de acreditación. La más reciente comunicación de la viceministra Natalia Ruiz Rodgers señala que, por ejemplo, las solicitudes de acreditación que fueron radicadas antes del pasado 19 de enero, recibirán su resolución de acreditación o recomendaciones entre agosto y diciembre de 2018; es decir, hasta 11 meses después.

Dicho de otra forma, estos tiempos dicen, por ejemplo:

1) que conceptos como actualidad y pertinencia del conocimiento poco están impactando en las evaluaciones curriculares de acreditación, pues un programa acreditado en diciembre de 2018, es evaluado sobre documentación procesada por lo menos un año antes, con bibliografía de varios años atrás, y

2) Que el Estado poco contribuye, por lo menos en celeridad, con los esfuerzos de las IES que apuran a acreditarse para no verse afectadas por la ley "Icetex sólo para acreditados", y que estos programas quedarán en vilo, en cuanto a demanda de estudiantes con créditos Icetex durante todo el año 2018, o dos periodos académicos, mientras logran acreditarse.

También es cierto que la polémica Ley del Plan Nacional de Desarrollo se aprobó hace más de dos años y las IES debieron correr (Información de referencia: IES no acreditadas no se tomaron en serio PND que les quita beneficios de Icetex: Presidente de la entidad), pero también debe recordarse que la acreditación (por Ley 30 de 1992) es voluntaria y temporal y que pretender que todos o la mayoría de programas del sistema estén acreditados va en contra de la esencia académica y meritocrática de la acreditación.