EPS ya no atienden empleados de la U. Autónoma del Caribe por no pago de la IES

Feb 6/18 Profesores y empleados denuncian retrasos en los pagos de la IES de hasta cinco meses. Las EPS ya nos los atienden. Se calcula en 24 mil millones la deuda por nómina. La Universidad reconoce su crisis financiera y la dificultad de obtener un préstamo de la banca para surtirlo. Ayer empezaron clases y se produjeron dos marchas, una a favor y otra en contra de las directivas. Mientras que Mineducación guarda silencio a la espera, se conoció que el Ministerio del Trabajo formulará cargos a la IES por responsabilidad laboral.

La situación no mejora, y la promoción que el rector Ramses Vargas (de quien se dice ha sufrido un preinfarto) y su equipo directivo hacen de los logros de la IES (en temas como investigación, publicaciones y otros) no es suficiente para ocultar la difícil situación que, por primera vez en lo corrido de la misma, ya logró que los principales medios de comunicación de Barranquilla comenzaran a informar, luego que un grupo de funcionarios y el sindicato bloquearan por un rato el acceso a la Universidad en el primer deía de clases, para buscar la solidaridad y el apoyo, pues pasan los días y el pago de nómina no se da (en algunos casos llega a cinco meses).

Se conoció que hasta la fecha, la institución les debe a sus funcionarios más 24.000 millones de pesos en salarios, cesantías, seguridad social, aportes en pensión, vacaciones,  primas legales y libranzas, y las EPS han enviado un comunicado informando a los usuarios que ya no cuentan con el servicio de salud porque su empleador, en este caso la Universidad Autónoma del Caribe, se encuentra en mora con los aportes a la seguridad social.

Igualmente, se informa que ya son 30 los funcionarios que, hasta la fecha, se han retirado de la Universidad porque no les remuneraron su trabajo. Entre ellos hay decanos, directores, asesores, catedráticos y profesores de tiempo completo.

Hace carrera la versión del miedo que despierta la Universidad, con supuestas amenazas ocultas de despido si de hace pública la situación. Entre tanto, el vicerrector administrativo de la Universidad, Pedro Sierra, ha dicho que la protesta "fue apoyada por centrales obreras que buscan 'entorpecer' la gestión de la Universidad y que se trabaja con el Ministerio de Educación para buscar una salida a esta situación".

Tras la protesta, la Universidad ha señalado que las clases se desarrollan "en completa normalidad", y en un comunicado hizo un "llamado a las autoridades y al Gobierno Nacional para que rodeen a la institución, en aras de proteger el derecho fundamental a la educación de los estudiantes, que fuerzas externas quieren violar para perjudicar el normal desarrollo de las actividades académicas y administrativas".

 

 

Según el diario El Tiempo, un profesor, que no quiso dar el nombre, expresó que los obligan a mentir ante los medios y el Ministerio bajo la amenaza de que los retiran de la universidad. “Nos prohíben expresarnos en redes sociales y en la calle, varios profesores estamos enfermos en especial por estrés. Vivimos una situación que no garantiza la mejor educación para los estudiantes de hoy”.

 

La situación sigue sin definirse, la Universidad no encuentra los recursos y se defiende reiterando que el Icetex les debe dinero (lo cual ha negado esta entidad), con los que podrían pagar.

La emisora W Radio informó que el Ministerio del Trabajo hizo una inspección en la universidad y efectivamente las directivas de la institución aceptaron que la entidad está en crisis financiera, por ello están buscando un préstamo de la banca nacional e internacional para poder ponerse al día con los salarios. La universidad no tuvo cómo demostrar ni argumentar qué pasó con el dinero de los salarios,  por esta razón pidieron a la cartera del Trabajo un plazo de 20 días para poder entregar  la documentación solicitada.