Análisis técnico de la propuesta de Humberto de La Calle sobre educación superior

Feb 12/18 El aspirante liberal Humberto de la Calle Lombana no ha presentado formalmente un documento con sus propuestas sobre educación superior, y las que ha hecho con su pareja a la vicepresidencia, la excandidata del Polo Democrático Alternativo, Clara López, se dirigen a mejorar las condiciones de acceso a la universidad pública y ofrecer más recursos a la ciencia.

Llama la atención su silencio sobre temas críticos del sistema y su iniciativa diferente, no detallada aún, es transformar el Ministerio de Educación en el Ministerio de la Inteligencia, aunque también habla de crear el “Ministerio de Innovación, Ciencia y Tecnología”

El análisis de sus propuestas sobre educación superior se toman de lo presentado oficialmente en la página web del candidato  http://www.humbertodelacalle.co/ así como de sus propios anuncios a través de medios de comunicación y redes sociales.

Antecedentes

Humberto de La Calle -abogado- ha tenido una extensa trayectoria pública, y su conocimiento cercano del sector de la educación superior se remonta a mediados de los años 80 cuando fue decano en la Universidad de Caldas.

Por su parte, la economista Clara Eugenia López Obregón, se ha desenvuelto en el entorno político de la izquierda y su mayor cercanía con el sector se dio el año pasado cuando, como ministra de Trabajo del actual gobierno de Juan Manuel Santos, estuvo cerca de sacar adelante, a través del mecanismo del fast track, con el SENA (entidad adscrita a ese despacho) el Sistema Nacional de Educación Terciaria, que posteriormente naufragaría por el rechazo del sector académico. López también fue aspirante a la Alcaldía Mayor de Bogotá, en 2015, y por las bases de izquierda de su movimiento político, tuvo acogida en importante sector del estudiantado, que acogió su propuesta de universidad pública, nocturna y gratuita en la ciudad.

Las propuestas

En los ofrecimientos del candidato de La Calle y López no existe una propuesta unificada, y estos son más anuncios aislados, sin contextualización ni desarrollos sobre cómo se haría.

De La Calle menciona que su gobierno tendrá tres retos esenciales:

1) lucha frontal contra la pobreza,

2) impulsar la competitividad y la productividad a través de la educación, la ciencia y la investigación,

3) promover la reconciliación y la solidaridad.

Seguramente de allí se entiende su acercamiento con los voceros de los científicos en la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, y que luego de ello hubiera incluido en su propuesta la necesidad de invertir más recursos para la ciencia (no dice cuánto). “Crearemos el Ministerio de Innovación, Ciencia y Tecnología. Y póngale la firma: ¡ese ministro no será un politiquero, será un científico!

“Ha habido 8 directores de Colciencias en los últimos años, eso es una vergüenza. Hay que redignificar la importancia de la ciencia y la tecnología en el país. Colombia debe ser la Meca de la ciencia en Latinoamérica”.

Ministerio y/o Banco de la Inteligencia

Así mismo, ha dicho que tiene contemplada la transformación del Ministerio de Educación en el “Ministerio de la Inteligencia”, que tendrá como mandato adicional el de incentivar la investigación, el desarrollo y la transformación técnica en el exterior, pero no es claro si es el mismo Ministerio de la Innovación, Ciencia y Tecnología o cómo se articulará esto.

Habría que hacer un seguimiento de estas propuestas, porque en otro escenario, el candidato había prometido “crear el Banco de la Inteligencia para sustituir al Icetex, con intereses más bajos y sin moras en caso de que los estudiantes no puedan pagar”. Lo claro aquí es que quiere cambiar el Icetex -lo ha insistido-, pero no se sabe si el Banco de la Inteligencia es diferente del Ministerio de la Inteligencia.

“Hay que hacer del Icetex un organismo más humano, con créditos más suaves. El Icetex es como un nuevo Upac que está ahogando a los jóvenes”, dice.

“Vamos a volcar recursos a las universidades públicas que cumplan los requisitos de calidad. Diseñaremos mecanismos flexibles para que las personas tengan más de una ruta para formarse y cumplir sus metas”.

Si mantiene un modelo de crédito educativo, significa que no acoge como tesis central la educación superior como un derecho que, por defecto, apunta a la gratuidad universal (en la lógica ideológica de Clara López).

Promete “un sistema de becas completas para los más pobres. Que incluya la manutención para que no ocurra que muchos jóvenes logran ingresar a la Universidad y luego se tienen que retirar por falta de plata. Y a los que puedan pagar, les daremos crédito”. ¿Es el mismo Ser Pilo Paga? En ninguna parte de su propuesta ha hecho referencia a qué pasará con este programa.

Eso sí, insiste en modelo de “universidad para todos”, que es otro eje central de la propuesta política. De La Calle recurre a sus orígenes, en el Departamento de Caldas, y a cómo se educó gracias a la universidad pública, para incentivarla. “Estudié en una universidad pública. Considero que la educación pública es un pilar fundamental para nivelar la cancha de las oportunidades”.

“Hay pesimistas que creen que eso de Universidad para todos no se puede, pero es un error. Hoy tenemos que usar los recursos de la tecnología. Hoy tenemos educación masiva y barata para darles educación a todos los jóvenes”. No responde cómo será el uso de la tecnología, ni los costos.

Por ello, propone “volcar recursos a las universidades públicas -para- que cumplan los requisitos de calidad. Diseñaremos mecanismos flexibles para que las personas tengan más de una ruta para formarse y cumplir sus metas”. No dice cuánto ni cómo.

En complemento de estas iniciativas, señala que se hará “énfasis en la creación de programas post-secundaria en los colegios públicos y privados, para brindarles a los jóvenes competencias básicas para el trabajo y capacitación técnica en oficios de alta tecnología”. No da detalles.

También dice que propone “trabajar de la mano con los estudiantes y sus familias que son los llamados a ejercer la veeduría al servicio educativo que se ofrece a nuestros niños y jóvenes en el país. Las familias tienen que ser parte de este proyecto”.

Igualmente señala que “necesitamos cada vez mejores maestros, remunerados de manera acorde con sus calidades”. No especifica de qué niveles, ni cómo se haría esto.

La única cifra concreta de la propuesta de este candidato es la propuesta de destinar el 1% del PIB a un servicio social obligatorio, “para que todos los jóvenes que terminen su bachillerato se vuelquen a ayudar a los pobres, a los necesitados”, que es uno de los temas que más ha reiterado. En términos reales, esto representa más de un billón de pesos para la iniciativa.

Los temas invisibles en la propuesta

De La Calle no presenta ningún diagnóstico riguroso sobre el estado de la educación superior en el país, ni indicadores de estado, ni cifras de inversión y menos aún el cómo va a sacar adelante sus programas.

Temas como la articulación del sector, los cambios estructurales del sistema, acreditación, inspección y vigilancia, calidad, cobertura y regionalización, y la educación superior privada, entre otros temas, pesan por su ausencia de propuestas en su discurso.

Frente a las necesidades y expectativas del sector, esta propuesta requeriría una mayor elaboración.

Información de referencia:

- Análisis técnico de la propuesta de la "Coalición Colombia" sobre educación superior 

- Análisis técnico de la propuesta de Germán Vargas Lleras sobre educación superior

--- Espere la próxima semana el análisis de la propuesta de Gustavo Petro Urrego