Petición de Montealegre desconoce el ámbito de la autonomía universitaria: U. Externado

Marzo 29/18 El Consejo Directivo de la U. Externado de Colombia respondió a la solicitud del exfiscal y exprofesor de esa IES, Eduardo Montealegre, quien pide elegir un nuevo Consejo Directivo, modificar estatutos, y congelar el proceso de elección del rector, Juan Carlos Henao. Para la universidad la solicitud no aplica, y desconoce la autonomía universitaria.

Henao le dice a Montealegre que desde hace años no es funcionario activo del plantel universitario, ni estudiante y por tanto no puede advertir que se vayan a ver comprometidos cualquiera de sus derechos fundamentales.

Contexto de la historia (contado por Revista Semana):

El enfrentamiento entre estos dos pesos pesados de la Constitución -los exmagistrados Juan Carlos Henao y Eduardo Montealegre- comenzó hace dos años, luego de que no llegaran a un acuerdo financiero para enviar al saliente fiscal general a una comisión de estudios en Alemania. “Henao me dio un trato discriminatorio que no corresponde con el apoyo que reciben otros becarios”, aseguró el exfiscal. Desde entonces no se dirigen la palabra.

Sin embargo, Montealegre reapareció ante la opinión pública para añadirle fuego a la vieja discordia. Respaldado de algunos profesores, entre ellos, su exvicefiscal Jorge Perdomo, pidió en un derecho de petición "orientado a la defensa de derechos fundamentales" que se convoque a la elección de un nuevo Consejo Directivo de la universidad, se modifiquen los estatutos de la fundación, y se congele, entre tanto, el proceso de elección del rector.  

Las críticas del exfiscal tocaron las fibras más sensibles de una institución de 130 años y que recoge el legado de la familia Hinestrosa. Tras el fallecimiento de Fernando Hinestrosa Forero, quien ocupó la rectoría durante medio siglo, el mando lo asumió un fiel discípulo del rector desaparecido: Juan Carlos Henao.

En nombre de la Fundación Universitaria Externado, Henao contesta el derecho de petición a Montealegre recordándole que desde hace años no es funcionario activo del plantel universitario, así como tampoco es estudiante de ninguno de sus programas académicos y por tanto no puede advertir que se vayan a ver comprometidos cualquiera de sus derechos fundamentales. "La falta de legitimación del peticionario es manifiesta", dice el documento de dos páginas, fechado el 23 de marzo.

Henao preside la Junta Directiva y ha sido rector de la Universidad durante los últimos seis años. Según los estatutos del claustro este año termina su periodo y podría ser reelegido por tres años más. En este contexto, el rector se dirige a Montealegre para manifestarle que la configuración actual del Consejo Directivo de la Universidad, sus estatutos y las normas -en ellos la designación de Henao-, están ajustados a la Constitución y a la Ley. Además que su petición de realizar reformas, transforaciones, suspender procesos y nombrar funcionarios interinos son decisiones que le competen a la Universidad, en el ejercicio de su autonomía, ya que ninguna norma del ordenamiento jurídico impone un modelo electoral determinado para las instituciones de educación superior.

"La procedencia del derecho ante particulares depende de la circunstancia en que dicha solicitud sea necesaria para garantizar los derechos fundamentales del peticionario. Ello quiere decir que, en contra de lo que parece entender el solicitante, la Constitución y la Ley Estatutaria no otorgan un derecho omnímodo que permita a las personas elevar cualquier clase de peticiones a entidades de derecho privado, pese a que no exista ninguna clase de interés o de vínculo que justifique".

Aunque Juan Carlos Henao deja un espacio en el marco de la libertad de expresión para tener en cuenta las observaciones de Montealegre, aclara que dicho ejercicio no vincula la deliberación de los órganos de gobierno de la universidad. 

Montealegre dejó que no tiene aspiraciones ni a la rectoría de la universidad ni a ser miembro de la junta directiva: "El Externado perdió el debate crítico e ideológico con Juan Carlos Henao. Los derechos de petición son la punta del iceberg de un profundo malestar por la orientación académica", aseguró.

Esta pelea arrancó con dos pesos pesados, sin embargo, ha permeado otros sectores de la universidad como los alumnos y los trabajadores. Incluso, distinguidos egresados se están pronunciando con críticas a ambos bandos. Este interés colectivo es con el que Montealegre busca ambientar una batalla ante la Corte Constitucional, a la cual quiere llegar a través de una acción de tutela.

En este escenario, antigua casa de ambos exmagistrados, Montealegre ha perdido verdaderos proyectos políticos e ideológicos. Hace un año en este tribunal, los magistrados se negaron a pronunciarse sobre una demanda con la que Montealegre pretendía blindar los acuerdos de paz con las FARC elevándolos al rango de acuerdos especiales. Tampoco tuvo respaldo hace apenas unas semanas, cuando la corte mantuvo en firme la contrareforma promovida por el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, quien eliminó de un plumazo la creación de las llamadas "embajadas" en la Fiscalía, la ampliación de cargos directivos y la creación de la universidad de la Fiscalía.

Finalmente, en un eventual estudio constitucional hay que destacar que Henao regresó después de varios años ausente del máximo tribunal constitucional a la lista de conjueces de esta corporación, designación que logró con una votación casi unánime de la sala plena.

Los anteriores son síntomas que podrían ayudar a medir con qué temperatura comenzaría este debate, sin embargo, no son señales definitivas en una discusión que seguramente concentrará las miradas de la comunidad académica nacional. ¿Podrá Montealegre cambiar el rumbo del modelo electoral aplicado en una de las universidades más prestigiosas del país? Esta pelea apenas comienza.