Sbado Octubre 25 de 2014,
Inicio Noticias - Noticias Certificaciones en salud enredan a varias universidades
Certificaciones en salud enredan a varias universidades PDF Imprimir E-mail

Las Universidades Metropolitana, Javeriana y San Martín son mencionadas porque podrían estar avalando formaciones médicas sin el lleno de los requisitos.

Mayo 18/09 El Juzgado Segundo Penal Municipal de Barranquilla sancionó a la Universidad Metropolitana por desacatar un fallo de tutela por "ofrecer programas de especialización en medicina sin el lleno total de requisitos.

El Ministerio no se ha expresado públicamente al respecto, pero en virtud de las pruebas allegadas, El Observatorio reproduce la queja del profesional Marino Antonio Montañez Montañés, quien cuestiona los procedimientos de esta Universidad, así como de la San Martín y la Javeriana.

Endoscopia

Según la denuncia “el pasado 12 de noviembre de 2008, muchos cirujanos generales, ginecólogos y principalmente médicos, estábamos asombrados por la denuncia realizada por el Dr. Carlos Cuevas Díaz acerca de las irregularidades que se presentaban en la universidad Metropolitana de Barranquilla acerca de los programas de postgrado en medicina, el número de estudiantes, calidad de docentes, etc. Esta denuncia fue el detonante de una serie de réplicas de muchos médicos que denunciaban irregularidades y “cambalaches” políticos de títulos de postgrado; tan serio fue el incidente que el Instituto nacional de Cancerología rompió relaciones con la Pontificia Universidad Javeriana, ya que esta última al parecer otorgó títulos de supra especialidades a algunos médicos sin realizar su entrenamiento formal”.

Según la denuncia, que se transcribe tal cual, era una práctica común hace algunas décadas que algunos médicos ejercieran funciones de especialista en diversas ramas como anestesia, ginecobstetricia, cirugía, ortopedia y demás ya que no había el recurso humano suficiente ni las universidades para formar “especialistas idóneos “, además que la reglamentación y la cultura ciudadana no era tan rígidas como en la actualidad.

Sin embargo a pesar del paso de las décadas y de la cantidad de profesionales formados por la apertura desordenada de facultades de medicina, en algunas zonas del país, se siguen contratando médicos generales para el ejercicio como médicos especialistas en detrimento de la dignidad medica y del ingreso al que tiene todo profesional médico por su trabajo como lo estipula la ley de ética médica.

Un caso que cuestiona el nivel de la medicina en Colombia

En el caso particular de Pamplona, Norte de Santander, el Dr. Antonio Higuera Basto, se pensionó como médico general en 2003 por medio de retiro forzoso habiendo realizado durante muchos años funciones de cirujano general; hoy a sus 73 años pretende recibir el título de especialista en cirugía general por la Fundación Universitaria San Martín, a través de certificación expedida por el Dr. Camilo Delgado Arjona, decano de medicina de esa institución, y también recibió de la misma institución un certificado para la realización de endoscopias sin cumplir con los requisitos establecidos por la resolución 1891 del 2003. Si el certificado fuera válido debería ser expedido por la universidad Nacional de Colombia, ya que la constancia que ostenta dicho "profesional" fue expedida en 1977 por el hospital San Juan de Dios de Bogotá, y con una duración de dos meses, aproximadamente.

Actualmente, con 73 años, ostenta un certificado laboral como médico cirujano de planta en cirugía general por el antiguo hospital san Juan de Dios de Bucaramanga por lo cual debería ser la Universidad Industrial de Santander la encargada de verificar si es posible refrendar el título como cirujano y no la fundación universitaria San Martín.

Es inconcebible que para mantenerse en un cargo tan importante como lo es el ejercicio de la cirugía deba rebajar las tarifas a novecientos noventa y tres mil pesos m/cte ($ 993.000) mensuales, en detrimento del ya deteriorado ejercicio médico, interfiriendo con la contratación de especialistas formados que no contratarían por una suma tan baja y de los nuevos médicos en formación que ven como se deteriora tan importante profesión y por el aval de algunas instituciones de educación superior.