septiembre 18, 2018 8:29 pm


E-mail: universidad@universidad.edu.co

Bogotá - Calle 73 Nro. 9 - 42 (Of. 301).

Telefono: 704 43 81 / Whatsapp: 3182529035

Información
  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

Las 5 nuevas tecnologías que están transformando la educación

Julio 1/18 Un análisis de Universia México señala que “los métodos de enseñanza actuales quedarán anticuados, ya que no se trata solo de añadir nuevas tecnologías a lo que ya existe, sino de una auténtica revolución que deja obsoletos los métodos pedagógicos tradicionales”. Por ello, “el sector de la educación debe estar preparado para el incremento de los volúmenes de información y debería comenzar a implementar sistemas efectivos para aprovecharlos”.

Las nuevas tecnologías están cambiando los exámenes, los deberes, las asignaturas, los horarios, las responsabilidades de los profesores, los ámbitos de la investigación académica y de la gestión universitaria.

Cuáles son esas tecnologías:

1) BIG DATA: El análisis de datos en tiempo real ofrece la posibilidad de ahondar en determinadas cuestiones que
resulten más interesantes o relevantes para el estudiante y, de esa forma, ayudarle a entender mejor la materia.

Las nuevas tecnologías permiten a las universidades analizar todo lo que ocurre, desde el comportamiento de los estudiantes hasta los resultados académicos o la orientación profesional.

Por ejemplo, un profesor puede utilizar el Big Data para advertir que un número de alumnos se ha atascado en una lección y que es necesario hacer hincapié en ese tema antes de pasar al siguiente.

El objetivo del bog data debe ser contribuir a mejorar el rendimiento de los alumnos.

2) EL APRENDIZAJE SOCIAL: La combinación entre la educación tradicional y online permite una customización de la enseñanza. Así, los alumnos pueden seguir su propio ritmo de aprendizaje con la orientación de un profesor.

Estos avances ya se pueden ver en los MOOCs (Cursos Online Abiertos y Masivos por sus siglas en inglés) que están en auge en todo el mundo. Este tipo de cursos permite a los docentes dar clase a miles de alumnos de todo el mundo simultáneamente, y procesar y analizar los datos que generan.

Pero, además, los MOOCs incentivan el aprendizaje social, donde la comunicación es la pieza central. A priori puede parecer imposible comunicarse con una cantidad tan masiva de alumnos, pero en realidad, estos cursos proporcionan plataformas para la interacción. Por ejemplo, los foros son una herramienta muy útil para
intercambiar información.

Algunos expertos en MOOCs están diseñando métodos pedagógicos que fomentan la interacción entre los alumnos con el objetivo de que unos aprendan de otros. El aprendizaje social está muy ligado al a la democratización de la
información, a las redes sociales y al Big Data. Aunque actualmente es una idea en desarrollo, se espera que en un futuro los propios alumnos aporten recursos educativos y que esto sirva, además, para que los docentes mejoren sus métodos de enseñanza.

3) INTELIGENCIA ARTIFICIAL: La inteligencia artificial es otra tecnología cada vez más presente en diversos sectores e industrias, como la comunicación y la sanidad. Aplicada a la educación, la robótica puede cambiar la forma en la que los alumnos aprenden y crear procesos adaptados a las necesidades de cada uno.

Aunque apenas se están empezando a desarrollar sistemas de educación adaptable, el potencial es enorme. Por ejemplo, se puede imaginar que se pueda proporcionar a cada estudiante un curso planificado específicamente según sus fortalezas, debilidades, capacidad de atención y metas profesionales, o un un programa de estudios que se adapte en tiempo real a su nivel de interés y a su rendimiento. Eso es exactamente lo que busca el aprendizaje
personalizado.

Los estudiantes con necesidades especiales pueden beneficiarse especialmente con el uso de la inteligencia artificial, que programa los contenidos para que sean más accesibles. De esta forma, tienen la posibilidad de seguir su propio ritmo de aprendizaje, ahondando en las cuestiones más complejas en ámbitos que no supongan un peligro para su integridad física o mental. Por ejemplo, un estudiante con una discapacidad física grave podrá trasladarse al aula o
recrear una excursión gracias a las posibilidades de la inteligencia artificial.

4) EL BLOCKCHAIN: Es un sistema de transacciones online que se caracteriza por la descentralización, una mayor seguridad y por dotar al usuario de todo el control sobre el proceso. Consiste en una cadena de bloques distribuida por miles de ordenadores donde la información queda almacenada sin posibilidad de robo o eliminación de los datos. Para ilustrarlo, sería parecido a Wikipedia, donde no existe una entidad única que controle la información.

Entonces, ¿cómo puede el Blockchain beneficiar a la educación?

El Blockchain permite no solo el acceso y la publicación libre (sin barreras burocráticas) a estudios académicos, sino
que ofrece la oportunidad de fomentar la creación de contenidos mediante recompensas. Ya se están desarrollando
sistemas de ‘tokens’ o fichas virtuales que premian la generación de contenidos. Estos ‘tokens’ son canjeables por
otros cursos y materiales educativos.

La tecnología Blockchain permite la emisión de títulos certificados más seguros, accesibles y universales. Por
ejemplo, podrás descargarte tu título universitario desde el teléfono móvil en cualquier lugar y en cualquier momento. Al ser más seguros, los certificados ganarán en credibilidad, lo que facilita la colaboración entre centros
educativos y empresas. Además, este sistema ofrece un ámbito más seguro para el pago de tasas y matrículas.

5) LA WEB PROFUNDA: La ‘deep web’ o ‘dark web’ es un término que se suele relacionar con redes de delincuencia, pero eso no quita que tenga un lado positivo, especialmente para la investigación académica. Se llama web profunda a todo el contenido que no está indexado por los motores de búsqueda como Google.

Se asemeja al Blockchain en el sentido de que no está regulado por instituciones, gobierno ni organismos de control.
Ofrece un ámbito anónimo y de mayor seguridad que la parte indexada (la “superficie”) de Internet, por lo que no es de extrañar que albergue todo tipo de actividades, desde tráfico de armas hasta  movimientos activistas que buscan
evadir el control de los gobiernos.

Por esa razón, la ‘deep web’ puede ser un refugio para almacenar información científica y académica.

Esto resulta muy útil en países con gobiernos autoritarios. Por ejemplo, la destrucción de datos gubernamentales sobre el cambio climático llevó a grupos de expertos medioambientales a crear proyectos en la “deep web” como Data Refuge, donde la información está a salvo y permanece accesible para cualquier persona interesada que sepa manejarse de manera segura por los rincones más oscuros de Internet.

Adaptación de Universia México