octubre 21, 2018 3:33 am


E-mail: universidad@universidad.edu.co

Bogotá - Calle 73 Nro. 9 - 42 (Of. 301).

Telefono: 704 43 81 / Whatsapp: 3182529035

Información
  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

  • Educación, Calidad, información - seguimiento diario al desempeño de nuestro sistema de educación superior

Ministra Angulo, por favor actúe ya, antes que sea demasiado tarde

María Victoria Angulo -MEN-

Sept 30/18 Señora ministra de Educación, María Victoria Angulo, Usted no ha cumplido dos meses en el cargo y no ha tenido tiempo de disfrutar una luna de miel con el sector. Su silencio y falta de gestión ante las demandas de la universidad pública han ayudado a cultivar una alianza de rectores, profesores y estudiantes, a la que le falta muy poco para terminar de cocinarse y, si Usted no actúa eficazmente, puede costarle demasiado para su gestión.

Como pocas veces en el país, estos tres sectores logran coincidir en sus reclamaciones en torno de más recursos para la universidad pública (acompañadas de otras reclamaciones como el fin de Ser Pilo Paga, la revisión de los ingresos docentes y mejor infraestructura, entre otros aspectos). Independientemente de los motivos políticos o de intereses gremiales, lo cierto es que desde octubre-noviembre de 2011, cuando la Mesa Ampliada Nacional Estudiantil MANE, coincidió en sus protestas con las críticas de rectores y profesores, contra la propuesta de reforma a la Ley 30 de 1992 que entonces propuso la ministra María Fernanda Campo, no se presentaba en el país una unión de fuerzas críticas de esta magnitud.

Un silencio más prolongado, suyo o del presidente, la continuidad de evasivas, el avance del estudio del Presupuesto General de la Nación 2019 en el Congreso sin luz verde o la anunciada presentación de una nueva versión de Ser Pilo Paga, entre otros aspectos, sólo ayudarán a que finalmente se integren y dejen de pronunciarse por aparte el SUE, ASPU, ARPUU, red TTU, UNEES y ACREES, entre otros muchos actores del sector, más la solidaridad del sector.

El SUE de hace pocos meses y que “mandó” por muchos años estaba conformado por los rectores de universidades afectas al gobienro, y por eso sus reclamaciones eran “de bajo perfil”. Hoy está dirigido por rectores de universidades que históricamente han sido afectadas con el presupuesto y quieren revertir la situación.

María Fernanda Campo resistió por su incondicial fidelidad al presidente Santos, en una época en la que había recursos y las demandas eran menores. Cuatro años después, Gina Parody resistió, porque la agenda pública hablaba de paz y no de educación; porque era una jugadora en el terreno de la política y de la mermelada para los medios de comunicación. Hoy, Usted debe resistir, sin la gran cercanía a la presidencia, sin dinero, sin prioridad en la agenda política de un gobierno para el que la educación superior no parece ser prioridad y que hizo promesas que en el actual escenario parecen imposibles de cumplir, con congresistas del Centro Democrático que parecen enemigos y con una crisis que cada día va cobrando más importancia en el país, porque se presenta en un momento en que está desligada de banderas políticas y de campañas electorales.

Las redes sociales, los ya constantes pronunciamientos de los consejos académicos, el lobby de rectores y profesores con congresistas para que se les tenga en cuenta en el estudio del presupuesto general de la Nación 2019, la reorganización de nuevos movimientos y organizaciones estudiantiles que entregan pliego de exigencias al Congreso, las demandas de todos los rectores del SUE más los de los rectores de las demás IES públicas que no son universidades, las tendencias en redes sociales y hasta los llamados de la prensa (como el editorial de este domingo 30 de El Tiempo), son la muestra clara de que el #SOSuniversidadespúblicas entra a ocupar una agenda mediática y de interés social incluso mayor que aquellos relacionados con las herencias del proceso de paz y, en la actualidad, temas como crisis de la salud y hasta los de corrupción.

El sector espera claras y contundentes palabras del Ministerio de Educación, y no evasivas para reconocer que no hay dinero. El problema va más allá. Un reconocimiento de la crisis, un escuchar a todos los actores, un dialogar directamente con los responsables y no enviar a terceros y que haya un viceministerio que hable públicamente (hasta ahora no se hace sentir el viceministro de Educación Superior), no son alternativas de solución, pero sí el principio de ello.

Ministra, usted  aún tiene un capital político (no por su estilo, sino por el hecho de ser ministra de un nuevo gobierno), y está atiempo de jugársela. Una gran asamblea, convocatoria o invitación para replantear el sistema y, con obvias razones, reformar la Ley 30, puede ser un buen mensaje, y oportunidad para replantear las reglas de juego, y compromisos de cada una de las partes.

Y no se trata de hablar solo con Ascun, pues allí solo hay el 30% de IES del país; tampoco de hablar sólo con las acreditadas, que son sólo el 17%; o sólo con el CESU (que poco se atreve a decirle las cosas de frente por sus intereses sectoriales y la ausencia de representación plena -por ejemplo, ni siquiera tiene un vocero de las instituciones universitarias privadas, que son 100). Se trata de convocar a todo el sector.

En El Observatorio hemos reconocido su formación y conocimiento del sector. Pero los hechos demuestran que estos no son suficientes. El estilo de gestión y la habilidad de defender los intereses del sector en los medios y en los consejos de ministros y sus conversaciones con el presidente Duque son los que confirmarán o no su gestión, que deberá traducirse en acciones concretas.