Crisis de valores

Por Jorge Yarce. Presidente ILL

Desde hace bastantes años se habla de la pérdida o crisis de valores. Ésta se ve reflejada en muchos ámbitos de nuestra sociedad y por supuesto, a nivel general en el mundo. Sin duda la deshumanización, la corrupción, la violencia, el egoísmo son reflejos manifiestos de esta falta de valores humanos.

Leer más...

Tomás y Jerónimo, los “bobitos”

Por Jorge Yarce. Presidente ILL

Dos muchachos sanos y buenos, egresados de los Andes, cuya orientación ética es neutral por estatutos, están metidos claramente en un problema ético, simplemente porque siendo hijos del presidente se dejaron seducir por los negocios y por quienes queriendo ayudarles y ayudarse les metieron el caramelo en la boca.

Leer más...

La triste ausencia de debate sobre nuestra educación superior

Por Carlos Lopera. Director de El Observatorio

Pasan los meses y el silencio del Ministerio, de los rectores y de los congresistas y, por ende, de los medios de comunicación, que no entienden el tema, pareciera avalar el estatus de nuestra educación superior; es decir, para el grueso de la opinión pública pareciera que en Colombia nuestra educación superior está bien, y que los únicos ruidos que produce son una que otra pedrea de universitarios a los que, consideran con su silencio, no debe ponérseles mayor atención.

Leer más...

¿Para qué educamos?

Por Jorge Yarce. Presidente ILL

En un reciente programa de radio con la periodista María Isabel Rueda y la Ministra de Educación, se trató el tema del rendimiento de los bachilleres en la universidad colombiana. Se decía que no saben leer, ni hablar, ni escribir, ni –lo que es peor- pensar. Lo dicen los profesores que los reciben en los primeros semestres y que tienen que lidiar con su bajo rendimiento.

Leer más...

Ensimismados

Por Jorge Yarce. Presidente ILL

No hay otra palabra que mejor defina a las jóvenes generaciones: están ensimismados, a la vez metidos en sí mismos y como distantes de todo, como si no les importara nada. Están en su cuento, en su rumba, en sus cosas, en sus gustos, en sus cacharros electrónicos. Al fin y al cabo su símbolo es el dedo pulgar, que utilizan más que la cabeza, para teclear el celular, el videojuego, el Ipod o el PC.

Leer más...