Polémica por aparente favorecimiento de la U. de Medellín a senador de la República

Junio 9/19 Julián Bedoya tardó 18 años para hacer Derecho en la U. de Medellín, y se graduó luego de cumplir, en 4 meses, lo que a cualquier estudiante le llevaría dos años o más.

El 11 de octubre de 2018 (10 semanas después del inicio de clases del semestre), el secretario general de la Universidad de Medellín (UDEM), Juan Felipe Hernández Giraldo, comunicó al hoy senador liberal por Antioquia, Julián Bedoya Pulgarín, que la IES había autorizado “por especial excepción reglamentaria a la Sección de Admisiones y Registro, para asentar matrícula extemporánea en el programa de Derecho Calendario A Mixta, durante el periodo académico 2018-2”.

En febrero pasado Bedoya participó en la ceremonia de grados colectivos de la Universidad y recibió su título de abogado (foto).

El tema, denunciado por Catherine Juliao, líder del movimiento social dedicado a denunciar prácticas no correctas de parte de los congresistas, denominado #TrabajenVagos, ha causado mucho revuelo entre los propios estudiantes de la Universidad, quienes no entienden cómo en tan poco tiempo, el congresistas, además de sus actividades legislativas, pudo demostrar y aprobar 10 materias, 5 preparatorios, acreditar el segundo idioma y trabajo de grado. Además, el congresista no fue visto en ese periodo asistiendo a clases en un programa aprobado como de modalidad presencial.

Las materias que habría aprobado Bedoya en muy pocas semanas, y que tenía pendientes en octubre pasado, son:

– Sociología Jurídica

– Procesal administrativo

– Hacienda Pública

– Sucesiones

– Derecho de familia

– Títulos valores

– Filosofía del derecho

– Responsabilidad extra-contractual

– Contratación estatal

– Legislación de paz

Según profesores y estudiantes de derecho, tanto de la UDEM como de otras IES, es de muy difícil comprensión y aceptación en el sector académico que, por más autonomía universitaria y acreditación institucional que tenga la UDEM, un estudiante pueda cumplir en esas pocas semanas todas las exigencias que tenía pendientes para obtener el grado.

Además, aunque la Universidad dice que éste presentó el examen Saber Pro, llama la atención que entre el periodo en que se le autorizó el reintegro y el momento del grado, NO hubo a nivel nacional aplicación de estas pruebas por parte del Icfes.

Otro detalle: El promedio acumulado de Bedoya, antes de su reingreso, era de 2.79.

 

Un aspecto clave para considerar, es que el Acuerdo 75, de 2013, que aprobó el hoy vigente Reglamento Académico y Disciplinario de Pregrado de la Universidad de Medellín, no contempla ninguna de las excepciones o situaciones vividas por el senador como estudiante de pregrado.

No es la primera vez que la Universidad de Medelín se ve involucrada en actividades relacionadas con políticos, especialmente del partido liberal (los críticos dicen que esa IES es la sede alterna del Partido Liberal), así como su rector -Néstor Hincapié Vargas (foto)- y hasta su pareja, la hoy concejala de Medellín y presidenta de la Consiliatura de la Universidad, Marleny Arcila.

 

El senador Bedoya, por su parte, ha guardado silencio al respecto, luego que se demostrara que, antes de su graduación, en febrero pasado, ya se presentara como Abogado, sin serlo.

Comunicado de la Universidad

La Universidad tardó dos semanas en dar respuesta a la denuncia, luego que la misma se ampliará a órganos de control y al propio Ministerio de Educación Nacional (que tampoco ha respondido).

Por su parte el abogado Carlos Eduardo Naranjo Flórez, formado en la propia U. de Medellín, entabló denuncia penal contra Bedoya por los posibles delitos de falsedad material en documento privado, fraude procesal, ejercicio ilegal de la profesión y concierto para delinquir. También se ha pedido investigar a las directivas de la Universidad.

El siguiente es el texto del comunicado de la UDEM:

La diversidad de percepciones, comentarios y posiciones que circulan en medios y redes sociales, relativas al proceso de formación académica y de obtención del título de abogado del egresado Julián Bedoya Pulgarín, imponen que la Universidad con el fin de salvaguardar su nombre y contribuir a disipar dudas respecto del proceso de graduación del abogado Bedoya, precise a la opinión pública que:

La Universidad de Medellín es una institución de educación superior acreditada institucionalmente por Resolución 10606 del 12 de agosto de 2013 del Ministerio de Educación Nacional, y su programa de Derecho, está reacreditado en alta calidad por el Gobierno Nacional, desde el 23 de febrero de 2017 según Resolución 02570, por un periodo de 8 años y sus procesos están certificados por la norma ISO 9001-2015.

De conformidad con los registros académicos de la Institución y con su respectivo régimen reglamentario, el egresado Julián Bedoya Pulgarín, inició estudios en el programa de Derecho, en el periodo 2001-1. Tuvo retiro voluntario en el periodo 2007-1 (quinto año del programa). Reingresó en el periodo 2008-1, y se retiró en el
periodo 2008-2; reingresó en 2009-1 y se retiró en el periodo 2009-2.

En el periodo 2018-2, reingresó extemporáneamente y presentó algunos exámenes de suficiencia y preparatorios de grado, y acreditó la presentación de las pruebas Saber Pro y su trabajo de grado. En el periodo 2019-1, para completar su plan de formación, presentó tres exámenes de suficiencia, los exámenes preparatorios pendientes, y un examen especial.

Los exámenes de suficiencia y especiales están reglamentados por los artículos 85 y 86, respectivamente, del Reglamento Académico y Disciplinario, adoptado mediante Acuerdo 75 de 16 de septiembre de 2013, del Consejo Académico.

Reiteramos la disposición de nuestra Institución para suministrar información que sobre esta situación pueda legalmente dispensar, a la par que extendemos invitación a la opinión, para que con anterioridad a la publicación de las inquietudes señaladas sobre el particular, promueva las consultas suficientes e indague las fuentes necesarias, que permitan informar de manera responsable y fidedigna, para contribuir al reconocimiento de los derechos que le asisten a la Universidad y a sus egresados.