Principales características de una IES que se declara o aspira a ser Inclusiva

Julio 1/19 Estos son los elementos comunes hallados por los investigadores del Centro Interuniversitario de Desarrollo CINDA, al analizar las principales prácticas de los países de la región, incluido Colombia.

Se recopilan en el texto denominado “Educación Superior Inclusiva”, recién publicado, y en el que concluye en la necesidad de configurar un concepto unívoco (o transversal) de inclusión, misma que varía considerablemente según los marcos culturales y contextuales en que se desenvuelven las IES.

El texto, elaborado por el Grupo Operativo de Universidades Chilenas (GOP) de la red CINDA (Michelle Lapierre, Álvaro Ugueño y Felisa Solar, Universidad Católica de Temuco; Laura Luna, Pontificia Universidad Católica de Chile – sede Villarrica-; Carlos Rilling, Anne Fleet, Universidad de Chile; Elizabeth Donoso, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso; y Georgina García, Universidad de La Serena), consultó el estado de la Inclusión en Colombia y señala, tras una pesquisa con el Ministerio de Educación, que “este país -Colombia- ha hecho esfuerzos muy relevantes por relacionar la inclusión con los indicadores de calidad de las instituciones de educación superior, y este elemento ha sido trascendental para asegurar su incorporación”.

Atributos que debieran reunir las IES que se adscriben a un paradigma inclusivo:

1) Una IES inclusiva busca contribuir a la construcción de sociedades más equitativas y democráticas. Para esto es fundamental que aporte al bienestar del territorio local y nacional desde la identidad institucional y los principios que la fundamenta y en todas las dimensiones de su quehacer – docencia, investigación, extensión y vinculación con elmedio.

2) El enfoque de derechos promueve una IES inclusiva que busca todas las formas para derribar las barreras para el acceso, el aprendizaje y la participación o bienestar de los estudiantes, compatiblemente con el compromiso con la excelencia y la responsabilidad ante una sociedad que requiere el dominio de competencias profesionales cada vez más complejas. Se espera que el enfoque de derechos permee la cultura organizacional, las políticas institucionales y las prácticas cotidianas.

3) La inclusión estudiantil en educación superior se concibe como el resultado de una responsabilidad compartida entre el Estado y la institución educativa.

4) La instalación de IES inclusivas, implica la intervención en distintos niveles de acción, macro y microinstitucional, que considere transformaciones organizacionales superiores a los actuales programas de acompañamiento dirigidos a grupos específicos,transitando hacia un foco de abordaje integral, que involucre a toda la comunidad educativa.

5) El involucramiento activo de la comunidad educativa y la necesidad decontribuir a la formación ciudadana y democrática, en el marco de la educación superior, requiere de la participación activa de todos los miembros de su comunidad. Esta participación activa de todos los actores en diferentes instancias de diálogo, permite por un lado hacer propia la institución y empoderarse de su trayectoria académica (en el caso de los grupos que tradicionalmente han estado subrepresentados en la educación superior); y por otro, favorece la apropiación de una mirada inclusiva en todos los miembros de la comunidad.

6) Las IES que tienen la inclusión como principio fundante, requieren abordar el tránsito académico del estudiante en tres niveles, acceso, permanencia y egreso, y generar condiciones desde su gestión para su implementación, en el marco de sus posibilidades prácticas, sus particularidades contextuales y sin cambiar el perfil de egreso comprometido con la sociedad.

7) Las IES que adoptan un enfoque inclusivo se adscriben a un nuevo paradigma que exige transitar desde una mirada del sujeto ‘estudiante’ al sujeto “persona”. Lo anterior implica avanzar desde la construcción curricular como eje articulador de la labor formativa, hacia la construcción de experiencias estudiantiles, que involucran, además del currículo, los espacios de aprendizaje, de ocio y de participación en la vida universitaria y los servicios estudiantiles, impactando en su calidad de vida, en general.

8) La implementación de un enfoque inclusivo en educación superior requiere de fuertes transformaciones en todas sus funciones y niveles de gestión, a nivel de la docencia, requiere la incorporación de enfoques y metodologías innovadoras, como el Diseño Universal – Accesibilidad Universal; mientras que a nivel de gestión requiere la instalación de prácticas institucionales que cuenten con recursos e incentivos permanentes y adecuados para la transformación institucional.

9)Transformación de la cultura institucional, requiere posicionar los temas de valoración de la diversidad, equidad y justicia social y los desafíos para lograrlos como objeto de constante reflexión al interior de los distintos estamentos involucrados en la praxis académica. En otras palabras, al serla inclusión un proceso orientado hacia un ideal de colectivo basado en relaciones de respeto, valoración recíproca y reconocimiento de derechos, se hace fundamental la instalación de mecanismos permanentes de “automonitoreo” respecto al estado de avance hacia ese ideal y de rectificación de las estrategias en acto. Lo anterior va de la mano con el establecimiento de instancias de reflexión y debate sobre el sentido y los alcances de la inclusión, concepto que, tal como se ha mostrado, tiene diferentes interpretaciones yconcreciones.

10) Si bien la inclusión apunta a una transformación de la comunidad entera más que al apoyo de grupos particulares, una institución educativa inclusiva se hace especialmente cargo de inequidades históricas que han afectado, en particular, a ciertos grupos del sistema de educación superior sea en términos de acceso, de resultados académicos, de calidad en la experiencia personal y académica dentro de la institución. Nos referimos especialmente a estudiantes que por pertenecer a un pueblo originario o inmigrante, por razones de diversidad sexual o por origen socioeconómico se han visto repetidamente discriminados o perjudicados en el contexto de educación superior.

11) La inclusión ha de considerarse, también, una respuesta a la multiculturalidad, que ya se ha convertido en una característica intrínseca de nuestra sociedad. En este sentido, en Latinoamérica, ante la presencia de pueblos originarios, se hace particularmente importante incorporar explícitamente, en el enfoque inclusivo de las IES, la interculturalidad como perspectiva que busca por un lado, el reconocimiento y la participación de los pueblos originarios y el diálogo con el patrimonio cultural y los saberes de los cuales estos son portadores; y por otro, la formación de toda la población para una ciudadanía multicutural.