Un llamado a ajustar la normatividad del bienestar en programas virtuales

Mayo 27/19 En Colombia los referentes de bienestar universitario se han desarrollado bajo las condiciones de la educación presencial y los requerimientos de los estudiantes virtuales son diferentes.

Mientras que los estudiantes de la modalidad presencial tienen edades promedio entre 16 y 21 años, los de la modalidad virtual se encuentran en un rango de edad de entre los 25 y 35 años –y más– y tienen mayores ocupaciones laborales y familiares, por lo cual la visión académica del bienestar varía.

Esta es una de las conclusiones del detallado estudio denominado “Referentes para una mirada actualizada del bienestar universitario en el contexto de la educación a distancia y virtual”, de los académicos Denise Caroline Argüelles Pabón (U. EAN), María del Socorro Guzmán Serna (El POLI), Francisco Alonso Chica Cañas (USTA), Gloria Helena Pava Díaz (Areandina), y  Fernando Augusto Montejo Ángel (U. Católica de Colombia), editado en conjunto por la Universidad EAN, El POLI y Areandina.

El texto, que no sólo presenta el panorama del Bienestar Universitario Virtual sino que hace un completo diagnóstico de la educación a distacia y virtual en el país, sus referentes en el mundo y la evolución de la normatividad, también presenta una descripción de las ventajas y desventajes de la educación virtual, así:

Ventajas de la educación virutal

– El estudiante se convierte en protagonista de su proceso de aprendizaje

– Variedad de métodos de exposición o presentación de los contenidos

– Optimización del trabajo individual, que permite al estudiante atender a la diversidad de contenidos y sus formas de aplicación

– Mayor motivación y facilidad para el trabajo colaborativo entre los estudiantes-docente y estudiantes- estudiantes

– Apertura del aula a muchos y situaciones que hasta ahora estaban fuera del alcance del estudiante

Desventajas de la educación virutal

– Difícil éxito cuando no hay voluntad, compromiso, disciplina y capacidad de autorregulación

– Dudas sobre la capacidad de optimizar la productividad individual

– Pasividad en el proceso de aprendizaje

– Inexistencia de una estructura pedagógica en el desarrollo de contenidos

– Abuso y uso inadecuado de la tecnología

– Tecnofobia y tecnofilia

– Dificultades organizativas y problemas técnicos

– Dispersión de la información

– Limitaciones de acceso a internet

– Falta de competencias informacionales

Clic para ver más detalles de la publicación