Ser Pilo Paga aumentó las matrículas de IES beneficiarias por encima de las no acreditadas


Mayo 7/19 El programa de gobierno Santos, para combatir la inequidad en el acceso a la educación superior, terminó contribuyendo a marcar distancia en la matrícula entre las IES privadas “ricas” y las “pobres”.

Así lo ratifica el trabajo de Carlos Hoyos, investigador económico en Fundesarrollo y egresado del programa de Economía de Uninorte, quien analizó los precios de matrícula de 14 IES acreditadas institucionalmente y beneficiarias del programa Ser Pilo Paga entre 2015 y 2018.

“Los resultados aportan evidencia a favor de que Ser Pilo Paga aumentó el precio de las universidades participantes en una media del 2,3 % al 4,3 % anual. Es decir, anualmente estas universidades aumentaban a un margen superior a su precio de matrícula a diferencia de las no acreditadas”, afirmó Hoyos en el Seminario del Instituto de Estudios Económicos del Caribe IEEC, en Barranquilla.

Su estudio también se basó en la serie de precios de matrícula entre 2010 y 2018 para programas de pregrado de 65 universidades y corporaciones universitarias privadas de 28 departamentos del país. En la serie de demanda por programas de pregrado de estudiantes de cada institución, de una muestra entre 2010 y 2017, en registros de desempleo departamental 2010 – 2017 y de PIB departamental.

Una crónica anunciada

Según el Decreto 110 de 1994 (vigente en su concepto), señalaba que las IES privadas “que hayan incrementado o pretendan incrementar el valor de los derechos pecuniarios por encima del índice de inflación del año inmediatamente anterior”, deberán presentar un informe con la justificación de los factores en los que se fundamenta el aumento.

Esa práctica ha sido común, y basta con un escrito de dos o tres páginas radicado en el Ministerio para mantener el incremento por encima del IPC. Difícilmente el MEN hace una investigación u obliga a revertir un aumento.

De esta manera, cada año las matrículas se vuelven de más difícil acceso para las clases medias y populares.

Un incremento de un 1% adicional para una matrícula de 15 millones, por ejemplo, es de 150 mil pesos, que hace base para los siguientes aumentos. Un incremento de un 1 % adicional para una matrícula de 4 millones es de 40 mil pesos, con lo que se entiende el por qué, con el tiempo se aumentan las distancias.

Una proyección de este Observatorio, indica que hace 10 años el valor promedio de una matrícula en una universidad privada de alto costo estaba por el orden de los 9.8 salarios mínimos legales vigentes, y hoy supera los 14 salarios.

Ser Pilo Paga cometió el grave error de no negociar, por parte del Estado, con las IES, los valores de las matrículas, ni cupos ni descuentos, de tal manera que el Ministerio terminó reconociendo el valor total comercial de las matrículas a estas IES que, además, aprovecharon y las subieron por encima del IPC entre un año y el otro, con lo que las finanzas de Ser Pilo Paga se agravaron, las de los no beneficiarios de Ser Pilo Paga en esas IES acreditadas también, porque debían pagar matrículas más altas, y los recursos estatales se afectaron de tal manera que el programa terminó desapareciendo y los actuales bachilleres se ven beneficiados, en menos escala, con el programa Generación E.

“Las perspectivas teóricas revisadas brindan un sólido soporte a la idea de que el mercado universitario mantiene imperfecciones relevantes, la asimetría de información, la competencia segmentada y la rigidez de los costos hacen de las universidades un tipo de empresa muy particular”, indicó el investigador de Uninorte.