En protestas universitarias, huelga de hambre aumenta presión sobre Mineducación

Oct 23/18 Sólo tras el agravamiento de los profesores en huelga de hambre, Adolfo León Atehortúa y Juan Carlos Yepes, y del llamado público de sus rectores (Pedagógica y Caldas), Mineducación dijo lamentar la situación y sugerir la posibilidad de convocar mesas de diálogo para dirimir el conflicto que tiene inconforme a rectores y en paro a varias universidades públicas.

Semanas antes de la primera gran protesta universitaria del 10 de octubre, los profesores Atehortúa, Yepes, así como Luis Fernando Marín, de la Universidad del Quindío; y Orlando Aguirre, en la Universidad de Santander, anunciaron su intención de iniciar la huelga de hambre, frente a la que el Estado nunca dijo nada. El 16 efectivamente comenzó el ayuno en el que Aguirre no pudo participar por orden médica y el viernes 19 debió terminarlo, también por complicaciones de salud, el profesor Marín. A este grupo se sumó el estudiante José Leonardo Yoldy.

Por tercera semana consecutiva, el Gobierno Nacional enfrentará una nueva protesta de universitarios, que han decidido unirse y apoyar la protesta que también harán los profesores de la Federación Colombiana de Educadores FECODE.

El inconformismo de profesores, rectores y estudiantes por la que consideran insuficiente asignación para el sector en el presupuesto general de la Nación 2019, el déficit de varias universidades públicas que no tienen cómo terminar de funcionar el año 2018, la presentación de la Generación E que no responde a lo que estos esperan, el silencio del gobierno al respecto y la manera como éste ha desconocido la protesta y ha sido -en palabras de los estudiantes- indolente frente a la situación de los profesores en huelga de hambre, son los principales detonantes de las marchas que se harán.

La situación de los profesores

En últimas horas se complicó la situación médica del exrector de la Universidad Pedagógica Nacional, Adolfo León Atehortúa, tras el agravamiento de su salud por la huelga de hambre iniciada el pasado martes, como muestra de resistencia y protesta contra el gobierno nacional y su no decisión de convocar mesas de diálogo que permitan establecer mejores condiciones para la educación superior pública.

Durante el día, Atehortúa recibió una comunicación firmada por la presidenta del Consejo Superior de la Universidad Pedagógica Nacional y viceministra de Educación Preescolar, Básica y Media, Constanza Liliana Alarcón y Helberth Augusto Chocahí, secretario del Consejo en el que le piden suspender el ayuno y le avisan que “en los próximos días se realizarán mesas de diálogo con el Gobierno Nacional con el fin de abordar la problemática”.

Ante decenas de estudiantes Atehortúa insistió en su protesta (que se presentaba en una carpa en la propia universidad, recibiendo sólo líquidos). Finalmente decidió suspender su protesta a cambio de poderse reunir con la ministra Angulo. Algunos estudiantes de la Universidad Pedagógica también han anunciado su intención de comenzar un ayuno indefinido.

Por su parte, el profesor Yepes también está en una carpa dentro de la Universidad de Caldas, con una cama, una mesa de noche y una silla, y sólo se está hidratando, mientras sus condiciones se deterioran. Ha publicado una reflexión sobre su aituación, en la que señala que “nunca estuvo dentro de mis pronósticos que fuese necesario llegar con nuestro sacrificio hasta el día de hoy. Siendo pesimista, consideré que con cuatro o cinco días iba a ser suficiente para disuadir las posturas indolentes del gobierno”.

En el día, los rectores Alejandro Ceballos (U. de Caldas) y Leonardo Fabio Martínez (U. Pedagógica) informaron que enviaron una comunicación al presidente Duque en el que expresan su preocupación por la salud de los profesores.

La mesa intersectorial que piden los profesores estaría compuesta, además de Mineducación, por los ministerios del Trabajo y de Hacienda, así como el SUE y representantes de los estudiantes.

Mineducación responde: haría mesas de diálogo

En la noche, el Ministerio de Educación expidió un comunicado en el que señala que “el Gobierno Nacional es respetuoso con las manifestaciones pacíficas y la huelga de hambre hace parte de su fuero personal, sin embargo, considera que estas expresiones no deben ir en contra de la integridad física ni poner en riesgo su salud, y por esto hace un llamado para que cesen esta práctica y se unan a las diferentes mesas de diálogo, para trabajar de manera conjunta por la educación superior pública del país”.

También dice el Ministerio que “desde que se inició la huelga, el Ministerio convocó a la Procuraduría General de la Nación y a la Defensoría del Pueblo para salvaguardar la integridad de los docentes y el estudiante”.

El comunicado del Ministerio no es tan claro, como la carta de la viceministra en la convocatoria de mesa de diálogo. Dice que “en aras de mantener un diálogo constante con los representantes de las universidades públicas del país, ha adelantado varias reuniones con los rectores, docentes y estudiantes de las instituciones de educación superior públicas, para analizar las situaciones de anormalidad académica que se presentan en la actualidad, y mantendrá una comunicación constante con el Sistema Universitario Estatal – SUE, y con los distintos actores de la comunidad académica para avanzar en la búsqueda de soluciones que normalicen la situación en las instituciones de educación superior públicas y así encontrar salidas a la problemática actual”.