Prensa barranquillera se divide frente a posible acreditación de Uniatlántico

Agosto 27/18 Hace días los pares del CNA evaluaron la posible acreditación institucional de la U. del Atlántico. Medios de comunicación conocieron el informe verbal del coordinador, Franco Vallejo. Mientras El Heraldo destacó “las 5 fortalezas para obtener la acreditación”, el Diario La Libertad dijo que “difícilmente Uniatlántico logrará acreditarse”.

Esto refleja el ambiente polarizado que genera la universidad y su influencia en medios de comunicación, así como la de sus enemigos (algunos de ellos incrustados en el propio Consejo Superior).

Los pares designados por el CNA, en el orden (de izquierda a derecha) como aparecen en la foto, fueron: Guy Eugene, Franco Vallejo -coordinador-, Margarita Peña, Yezid Pérez, Graciela Amaya y Ramiro Cifuentes.

A continuación las dos versiones de prensa.

“Las 5 fortalezas de la UA para conseguir la acreditación”: El Heraldo

La visita efectuada a la Universidad del Atlántico por parte del equipo de seis pares designados por el Consejo Nacional de Acreditación (CNA), terminó en la tarde de ayer con comentarios “favorables” para la alma mater, durante el informe verbal presentado a la comunidad académica. 

Los miembros de la dependencia dijeron que la del Atlántico es una universidad con “gran futuro” y con cinco “fortalezas” para conseguir la acreditación institucional.

Franco Vallejo Cabrera, el par coordinador, manifestó que durante los tres días de la visita interactuaron con todos los miembros de la comunidad académica: rector, vicerrector, decanos, estudiantes, profesores, empleadores y egresados.

Estos encuentros, según Vallejo, les permitió formarse un juicio, un criterio o una opinión calificada “muy cerca a la realidad”, con miras a dar una sugerencia ante el CNA, organismo encargado de recomendar la acreditación de la universidad ante el Ministerio de Educación.

Las fortalezas percibidas por los pares son: Un cuerpo de profesores bueno en cantidad y calidad, estudiantes diversos y muy comprometidos con la universidad, grupos de investigación importantes, infraestructura física amplia y recursos financieros importantes que le han permitido ir saliendo de una crisis financiera de años atrás.

“Tiene todas las condiciones favorables para ser una universidad grande en un futuro. El reto está en su directiva y toda su comunidad académica para lograr ese propósito, ojalá, en el mediano plazo. Le apuntan muy bien a la excelencia académica”, señaló Vallejo tras el informe verbal preliminar.

Asimismo, manifestó que tienen “algunas debilidades como todas las universidades”, razón por la cual entregaron a las directivas varias recomendaciones con miras a una mejora.

Según Vallejo, la universidad debe seguir trabajando en la gobernabilidad, convivencia y tolerancia. La alma mater también debe reformular su plan de desarrollo estratégico que culmina en 2019, ofertar programas pertinentes para la región, que los grupos de investigación se vuelquen a la comunidad de la región Caribe y que siga fortaleciendo su programa de internacionalización.

El par aclaró que “ninguna de las debilidades afecta el proceso de acreditación” porque “ninguna institución de educación superior es perfecta”.

Confiados en la acreditación

El rector de la Universidad del Atlántico, Carlos Prasca, se mostró contento con el informe verbal de los pares y manifestó que “más que nunca cree que la universidad será acreditada”.

“La acreditación es de donde partimos, a donde hemos llegado y que continúa de este proceso. Vamos por un buen camino y estoy seguro que se dará”, agregó.

Contó que los pares destacaron que la universidad está avanzando, como pocas públicas en el país, en infraestructura y en su planta de docentes.

Sobre las debilidades, Prasca indicó que van a emprender las acciones para mejorar “desde ya” frente a las observaciones que no se han cumplido hasta ahora.

“La estructura organizacional y la revisión de los estatutos general, de contratación y de docentes, ya comienza la otra semana”, explicó Prasca

El rector anunció que en octubre comenzaría la revisión, con miras al nuevo plan de desarrollo, los estatutos estudiantil y el resto que se tengan que actualizar para una universidad moderna.

Ahora, en 30 días aproximadamente, los pares presentarán un informe de evaluación al Ministerio de Educación que tendrá  que dar una respuesta positiva o negativa del proceso, en diciembre.

“Difícilmente Uniatlántico logrará acreditarse de acuerdo al borrador del informe de los pares del CNA”: La Libertad

De acuerdo al elegante pero descarnado informe que presentaron los pares evaluadores del Consejo Nacional de Acreditación(CNA), al final de su visita a la Universidad del Atlantico, esta IES difícilmente logrará su acreditación institucional. 

Diario La Libertad tuvo acceso al informe oral que los académicos designados por el CNA rindieron a los miembros del Consejo Superior y que fue leído por el par coordinador Franco Alirio Vallejo Cabrera quien advirtió que el documento era un borrador del que el CNA le enviará oficialmente a la Universidad del Atlántico

En el informe los pares externos identifican fortalezas, debilidades o posibilidades de mejoramiento y hacen algunas recomendaciones “que nosotros permitimos entregar a la universidad con miras a que continúen en ese trabajo de mejoramiento continuo de la institución; que las hacemos con el mayor respecto posible”, afirmó Vallejo Cabrera.

Remata diciendo que aunque Uniatlántico “está en buen momento”, y tienen todo lo necesario para ser “una universidad grande en el futuro, y tienen todo lo necesario para ser una universidad grande en el futuro(sic)” le advierte al rector Carlos Prasca que eso depende de él y “que en sus manos está ese futuro”.

A nivel general lo primero que pide el CNA es “definir estrategias y acciones de mediano y largo plazo a través de la visión, con el fin de alcanzar la institución deseada por la comunidad académica y por la comunidad del Caribe. De manera prioritaria, continuar trabajando para solucionar los problemas de gobernabilidad, la convivencia, la tolerancia, el clima organizacional”, entre otros.

El extenso informe de 10 páginas que destaca el crecimiento, las instalaciones, los programas acreditados y cada uno de los logros alcanzados durante 72 años de labores académicas, es el resultado de la visita que realizaron los evaluadores externos los días 15, 16 y 17 de agosto pasado.

Si Uniatlántico no pasa, este sería el tercer intento fallido por lograr la acreditación institucional. En 2014 lo intentó la rectora Ana Sofía Mesa, en 2016 lo hizo Rafaela Vos y ahora en 2018, Carlos Prasca.

Investigación

En el informe el CNA destaca el crecimiento cuantitativo y cualitativo de la Atlántico. Pero también afirma que como “toda IES también tiene deficiencias, con este tipo de actividades, lo que corresponde es identificarlas y tratar de diseñar planes de mejoramiento que permitan superar esas debilidades”.

Por eso de forma clara y tajante el CNA le dijo al Consejo que aunque en la Autoevaluación la Uniatlántico se define como “una universidad de investigación”, no lo es.

“…puede entenderse como un propósito que la institución busca alcanzar, debe corresponderse con la realidad institucional o de lo contrario se convierte en un postulado que no se podría cumplir. Encararse como una universidad de investigación significa que aspectos como la oferta académica y su apoyo a la investigación, a través de, especialmente, los programas de doctorado, la calidad y la cantidad de los profesores como insumo determinante para realizar investigación, los recursos financieros que apoyan la investigación, los arreglos administrativos, entre muchos otros, deben estar en sintonía con la investigación, la cual en estos momentos no ocurre”.

Ante este panorama los evaluadores proponen “crear un sistema institucional de evaluación sistemática de investigación a nivel de investigadores, de resultados de investigación y proyectos; también se sugiere ampliar más sobre los resultados de algunos proyectos faros y de algunos investigadores exitosos. Buscar una mayor vinculación entre la investigación y los programas de posgrado y el desarrollo de una política institucional de investigación para la próxima década con el fin de incentivar todas las actividades relacionadas con esta opción misional de la universidad. Finalmente, la captación de más recursos externos a nivel nacional e internacional, en especial gracias a la integración de más investigadores con equipos internacionales”.

Esto es muy grave si se tiene en cuenta que a las universidades a nivel nacional e internacional  las miden por la producción intelectual, por la producción científica, por su investigación, por el número de revistas académicas que publica y a la vez estas son ‘rankeadas’ por el número de citaciones que tienen.

La Gobernabilidad

Otra falencia grave que detallan los pares y que la Uniatlántico reconoce es la falta de gobernabilidad. El par coordinador Vallejo Cabrera puso como ejemplo el hecho de que “en estos momentos en la integración del Consejo Superior se extraña la participación del representante del sector productivo, previsto en los estatutos”.

De esta manera elegante, sin decirlo pero lo dijo, trajo el caso de César Lorduy, que desde que salió no se han podido poner de acuerdo para determinar el mecanismo para elegir su remplazo. Históricamente era elegido por el Comité Intergremial pero ahora un sector propone una democratización del proceso y que se le dé participación a otros sectores productivos minoritarios. Además, que la misma universidad se haga partícipe y establezca los mecanismo de la elección. Pero ninguno de los bandos quiere ceder un ápice.

Otro de los ejemplos de la falta de gobernabilidad a la que hace referencia el CNA parte desde la misma elección del rector pues en los artículos 24 y 25 no dice cuál es su período. Otro tanto ocurre en el artículo 40 que tampoco establece el período de los decanos. Pero el caso más triste es el del Estatuto Estudiantil que data de 1989, antes de la ley 30. “Está desactualizado y con modificaciones posteriores dispersas, sin inclusión de aspectos fundamentales y diferenciales como sucede en el reglamento de posgrado. Relativo poco conocimiento de los estudiantes sobre la normatividad estudiantil”, afirma el CNA.

Por eso el CNA urge la actualización de los estatutos (general, docente, estudiantiles, de contratación), “con el fin de colocarlos a tono con la realidad superior del país, de la región”.

Pruebas Saber

Pese a que la Uniatlántico conocía con mucha anticipación la visita del CNA no le aportó “información estadística sobre las pruebas Saber Pro, ni se detallan procesos o acciones adelantadas para superar los resultados, que con las recomendaciones hará la visita del CNA”.

Los pares evaluadores sugieren que las Pruebas sean el mecanismo de selección y admisión de los estudiantes a Uniatlántico. Al mismo tiempo le hace ver la importancia de las Pruebas para que le sirvan para hacer “análisis sobre las causas de la absorción y la baja graduación; diferenciar entre pregrados, maestrías y doctorados, e implementar estrategias que permitan medir su efectividad. Adelantar análisis y propuestas de mejoramiento susceptibles de medición y comparación sobre los resultados de las pruebas Saber Pro y sus consecuentes modificaciones en el currículo y en las estrategias pedagógicas”.

Profesores

En esta apartado los pares hacen un cuidadoso y profundo análisis al mismo tiempo que llaman la atención a la Universidad por cuanto para ellos “la carga laboral de los docentes no se corresponde con la importancia que se les da a las funciones sustantivas, la dedicación a las funciones administrativas de los docentes, que se dedican a las actividades de investigación y de extensión. Existe una baja absorción de los profesores que compiten por ingresar a la planta, se presentan asimetrías en las facultades en cuanto al número, el tipo de vinculación, la dedicación, la formación de los profesores que es necesario corregir teniendo presente el número de estudiantes”.

Aquí el CNA vuelve con la importancia de la investigación y por ello recomiendan pensar en un “Estatuto del Investigador que simule la verificación, compromiso en la calidad de los procesos investigativos y la formación posgradual, paralelo a una reforma de Estatuto Docente que haga que la docencia, entendida como acción formativa que apunta al aprendizaje y al desarrollo humano integral, siga en relación y cumplimiento misional. Medir el impacto de las acciones de perfeccionamiento y desarrollo profesoral, cómo es su incidencia en la transformación de los currículos, en las prácticas pedagógicas, en la incorporación de las TIC, en los procesos de enseñanza y aprendizaje, en la elaboración de objetos virtuales para el aprendizaje. Reforzar la formación y las competencias en lengua extranjera de los docentes y estar monitoreando los niveles alcanzados por todos los profesores. Estimular la producción de materiales que apoyen la docencia y lograr su respectivo reconocimiento. Diseñar estrategias que permitan incorporar a los profesores ocasionales que sean destacados por su desempeño y producción a la planta docente, de modo que se vaya disminuyendo la condición de “ocasional” y se vaya logrando una mayor dedicación a la docencia y a la investigación y, sobre todo, lograr una mejor relación entre el número de estudiantes y profesor. Mejorar los espacios de trabajo asignados a los profesores como son los cubículos, las salas de reuniones y los puntos de atención a los estudiantes”.

Procesos Académicos

El documento destaca la acreditación de veinte (20) de los (32) programas acreditables pero considera que las políticas académicas “no dan cuenta de la manera cómo la construcción del PEI y demás documentos de la universidad toman vida en los programas académicos. Las dimensiones curriculares de flexibilidad y de disciplinariedad, integralidad, internacionalización se presenta en forma aislada a los propósitos formativos de los programas ni a la estructura de los currículos. El análisis de pertinencia de programas se ha abordado principalmente desde estudios de demanda”.

Los pares también reflexionan sobre la necesidad de incorporar a la oferta de la universidad programas con pertinencia regional como, por ejemplo: las del sector agrícola, economía creativa, entre otras. “Pero no parece haber un proceso sistemático para notificar esos requerimientos y proyectar la oferta académica, el proceso institucional sobre la enseñanza y el aprendizaje y propuestas para presentar y promover la buena docencia como característica de una universidad con vocación formativa. La integración de las TIC a los procesos de enseñanza, aprendizaje es todavía incipiente”.

Recomienda el equipo evaluador “unificar una política académica orientada vincular la estructura curricular de los planes de estudio de pregrado, de manera que refleje respectivamente los propósitos formativos declarados por la universidad en su Proyecto Educativo. Realizar un mapeo de la estructura curricular de los programas, referenciarlos con otros programas a nivel nacional e internacional como insumo de transformaciones didácticas y pedagógica. La buena docencia y la preocupación por el aprendizaje debe ser una preocupación en todos los niveles de la organización académica; es necesario promover desde la alta dirección de la universidad una conversación institucional sobre los resultados de aprendizaje de los estudiantes a partir de la información de Saber Pro, el seguimiento al progreso académico de los estudiantes en cada programa y el desempeño de los egresados, entre otros. Identificar las buenas prácticas docentes, hacerlas divisibles y promover la innovación pedagógica. Vincular a la universidad a redes universitarias que están promoviendo la excursión a la investigación sobre la buena docencia, el uso de tecnologías en el aula y la transformación de los espacios para el trabajo presencial y autónomo. Aprovechar la disponibilidad de los recursos de inversión para mejorar los ambientes de aprendizaje en las aulas, la biblioteca, los espacios comunes del campus y sus sedes”.

Visibilidad Nacional e Internacional

Destaca el CNA la participación en algunas redes, alianzas y convenios con socios de alta calidad. La voluntad de fomentar la internacionalización como parte de formación integral de profesionales y ciudadanos. “Existen incentivos y algunos programas con algunos grupos de movilidad creciente. La internacionalización algo más desarrollada en niveles de posgrado y de doctorado en algunos grupos de investigación”.

Propone incrementar la movilidad entrante, saliente, tanto de estudiantes como para profesores. Desarrollar el concepto de internacionalización en alza, el cual queda muy corto, “está muy corto” se queja el par coordinador.

Le sugieren tratar de definir una verdadera política y estrategia de internacionalización definida a nivel institucional, como se menciona en el informe de Autoevaluación.

Como si fuera poco, la universidad también falla hasta con su página web por lo que le pide el CNA actualizarla y mejorarla con miras a incrementar la visibilidad institucional online(global). 

Autoevaluación

Los pares sugieren mejorar el uso de la información “para la toma de decisiones en materia académica, la evaluación de los directivos y administrativos, el uso de la información del SIG y el sistema de control interno para mejorar la gestión de los procesos. Alineación de la evaluación con la política institucional sobre carrera y desarrollo docente y la capacidad de análisis de la información para efectos de autoevaluación y formulación de planes de mejoramiento”.

Recomiendan “avanzar en la integración de los sistemas de información, así como en el control de la calidad de los datos. Aprovechar las fortalezas del sistema de información académica para mejorar la gestión académica en aspectos relacionados al progreso académico de los estudiantes, la retención y las tasas de graduación. Continuar avanzando en la mejora de la evaluación. Revisar buenas prácticas de instituciones de educación superior en cuanto a sistemas e instrumentos para evaluar el desempeño en lo relacionado con la docencia propiamente dicha e integrar esos indicadores con la evaluación global del desempeño y la política de estímulo al docente”.

Concluyendo este apartado los pares fvan directo a la yugular del sistema de selección y evaluación de personal y piden “integrar la meritocracia en la selección y evaluación de directivos y funcionarios a la política de mejoramiento y desempeño de la institución y de la gobernabilidad”.

En cuanto al Bienestar Universitario

Los evaluadores afirman que la institución cuenta con adecuadas políticas, proyectos y acciones de Bienestar Universitario que buscan el desarrollo integral de todos los miembros de la comunidad universitaria.

No obstante recomiendan continuar, fortaleciendo las acciones de Bienestar Universitario, “especialmente para la población estudiantil de las sedes regionales, los posgrados y la modalidad virtual. Continuar trabajando con miras a reducir la deserción estudiantil y fortalecer las acciones para disminuir el tiempo de graduación de los estudiantes”. Además, adecuar los espacios físicos de la universidad para atender la población en discapacidad.

Infraestructura Física

Según los pares las fortalezas son evidentes pues perciben que la universidad “cuenta con una adecuada infraestructura física, representada en nuevos espacios para la investigación y la docencia, un centro cultural magnífico, instalaciones deportivas espectaculares. Los adecuados recursos de apoyo académico para el cumplimiento de las funciones misionales, como biblioteca, recursos informáticos, de comunicación, base de datos, y de apoyo didáctico”.

Así las cosas recomienda el CNA definir políticas y estrategias para la administración de los espacios físicos de la universidad, “el campus está ‘sumamente gigante’ (literal).

Igualmente pide el informe “prever y desarrollar planes de mantenimiento preventivo y correctivo de la planta física. Continuar con la actualización y renovación de los recursos bibliográficos, informáticos, didácticos, audiovisuales, aulas de clase, espacios de lectura”. Por último algo fundamental: ampliación de la red de Wi-Fi.

Organización y Gestión

Y como si todo lo anterior fuera poco, los pares sugieren “realizar una reorganización y reestructuración de la institución, teniendo en cuenta la formación del nuevo plan estratégico de desarrollo”.

Además, piden realizar un esfuerzo por mejorar la comunicación interna sobre la reglamentación y los procesos en la universidad y externas sobre las actividades que desarrolla. “Con ello se podría obtener una mejora en la convivencia y la visibilidad sobre la universidad”.

Recursos Financieros

El CNA afirma que aunque se observa una mejora en los indicadores financieros tales como en ingresos y recaudos y el de disminución de los pasivos u obligaciones además de la disposición de la administración por mejorar el sistema de información financiera, recomienda la implementación del sistema de información financiera para obtener mayor y mejor información que facilite el análisis, la planeación, el control y la toma de decisiones en la institución.

Además, realizar los ajustes y adecuaciones y actualizaciones a los activos y pasivos de la institución, de tal manera que la información se presente a valores más reales y de acuerdo con la reglamentación expedida por la Contaduría General de la Nación.

En esta parte los pares no mencionaron nada de la Ley 550 en la que se encuentra la universidad hasta el año 2020. Pero a juicio de conocedores del tema de acreditación, ven poco probable que el CNA acredite a una institución que se encuentra en ‘Ley de quiebra’.

Impacto

Cierra el informe el par coordinador Vallejo Cabrera destacando la relación de la Universidad del Atlántico con el entorno: “el Museo de Antropología que data desde el inicio de la universidad, el Consultorio Jurídico y el Centro de Conciliación, la gestión de regionalización, la vinculación a la red de la academia y al sistema del SINTEC en cuanto a la transferencia de conocimiento a la sociedad y la dimensión también en la labor de extensión de la Facultad de Bellas Artes que ha incrementado el número de estudiantes atendidos en sus actividades artísticas y culturales en los últimos años”.

Por su parte, la universidad reconoce la necesidad de realizar estudios formales de impacto que “den cuenta de la imagen y el reconocimiento del medio y la sistematización de las diversas acciones dirigidas al sector externo en cumplimiento de su misión”.

Por eso el CNA afirma que “sería recomendable asociar valoraciones que den cuenta, en todo momento, del cumplimiento de la misión y la visión. Todo ello indicaría a evidenciar la presencia y el reconocimiento departamental y regional de la universidad”.

Así las cosas, habrá que esperar la decisión final del CNA que por lo que se lee en este borrador, no es muy esperanzador.