Señores Procuraduria: ¿Silencio de Mineducación ante crisis Unincca, es negligencia?


Marzo 12/19 Es incomprensible cómo ante los ojos de todos se hace inviable la U. Incca, estudiantes y profesores sufren, no hay dinero ni cumplimiento de compromisos, y el Ministerio de Educación Nacional calla.

No es una situación nueva ni sorpresiva. A las protestas iniciales del sindicato y los trabajadores, ya se han sumado profesores y estudiantes que desesperadamente buscan un pronunciamiento del Ministerio de Educación, al que le piden que intervenga, pero nada, ni una sola palabra de parte de la ministra María Victoria Angulo o el viceministro de Educación Superior, Luis Fernando Pérez, al respecto.

¿Por qué no hacen nada? ¿por qué corrieron con la Fundación Universitaria San Martín y la Universidad Autónoma del Caribe?. No hay respuesta.

En unas pocas comunicaciones ha acusado recibo de quejas y en otras se ha escudado en que hay ámbitos que superan su fuero administrativo, pero ¿en dónde queda la preocupación de sus cabezas, como delegadas por parte de la presidencia de la República para ejercer la máxima inspección y vigilancia del servicio público de la educación superior?

¿Hasta dónde hay que llegar?, ¿Esperar una millonaria demanda de los afectados al Estado, que se terminará pagando del presupuesto público?

Un saludo a la bandera

La siguiente es la forma como el Ministerio de Educación dice sobre cuándo y cómo elevar una queja ante dicha entidad:

“Si agotado el Conducto Regular se considera que las instituciones de educación superior incumplen las normas que regulan el servicio educativo o las internas propias, podrán elevarse las quejas correspondientes ante el Ministerio de Educación Nacional, para que en ejercicio de las funciones de inspección y vigilancia, adelante las acciones correspondientes con el fin de establecer los presuntos incumplimientos.

Es importante señalar que el Ministerio de Educación Nacional no podrá atender las quejas relacionadas con asuntos civiles, comerciales, penales, administrativos o laborales, con el fin de ordenar el pago de indemnizaciones, la devolución de dineros, la nulidad de actos administrativos o la declaratoria de ilegalidad de las actuaciones de las instituciones de educación superior, pues éstos son asuntos que competen a los jueces de la República.

Las quejas sobre las instituciones de educación superior deben señalar claramente el nombre de la institución de que se trate, el programa académico relacionado y su lugar de desarrollo, las circunstancias concretas en las cuales se fundan las inconformidades, allegando copia de las respuestas que hayan extendido las instituciones en el marco de su Conducto Regular y las demás evidencias que las sustenten (copia del plan de estudios, recibos de matrícula, certificados de notas, constancias, reglamentos y actos internos, contratos, etc.)”.

La Dirección de Calidad y la Subdirección de Inspección y Vigilancia están llenas de quejas de estudiantes y familias afectadas con la situación de la Universidad Incca. Una respuesta pública, que dé alguna luz, hace parte del decoro, respeto y compromiso con la educación superior. Cada día que pasa con este silencio la situación es peor.