UTP: Elección de un rector express…

Darío Mejía Pardo, columnista de El Observatorio, se refiere a la elección que se hará de nuevo rector en la UTP, y critica la ausencia de mecanismos reales de participación de la comunidad eductiva para conocer y evaluar las propuestas de los candidatos

La Ministra de Educación Nacional Gina Parodi y el Consejo Superior de la Universidad Tecnológica de Pereira-UTP anunciaron a finales de la semana pasada, que el próximo jueves 6 de noviembre de 2014 en las horas de la tarde, será designado el Rector titular para el periodo 2015-2017.

Causa preocupación entre los miembros de la comunidad universitaria y la propia sociedad civil y gremial de Risaralda, que este espinoso y complicado proceso que implica una decisión con la mayor responsabilidad por parte de todos los directivos de la institución más emblemática de educación superior del eje cafetero, se realice en un proceso sin ningún mecanismo para la participación  democrática por parte de los diferentes actores, que permita conocer las propuestas programáticas y los perfiles profesionales de los diferentes aspirantes a la Rectoría de la UTP; si bien es loable e importante que las IES realicen un proceso ágil y en el menor tiempo posible, lo que de ninguna manera se puede propiciar, es el desconocimiento de claros mandatos legales y constitucionales, que obligan a que se definan escenarios de participación para los miembros de las comunidades académicas, los cuales necesariamente deben  participar en la designación de las directivas de las instituciones educativas en Colombia y la UTP no es la excepción, en el conjunto del Sistema Universitario Estatal, que en su gran mayoría contemplan estos mecanismos de participación en la escogencia de sus autoridades académicas y administrativas.  La Ministra Parodi y el Honorable Consejo Superior de la UTP, se deben regir en estos aspectos por el artículo 68 de la Constitución Política de Colombia, en el cual se indica “…La comunidad educativa participará en la dirección de las instituciones de educación…”.

Sobre la designación del Rector de la UTP la Ministra ha tenido actitudes y ha dado declaraciones esperanzadoras que demuestran su talante democrático, en contravía a algunos miembros directivos de esa Institución, que han pretendido con diferentes maniobras imponer agendas y nombrar al nuevo Rector de la UTP, antes inclusive de la salida del Rector Luis Enrique Arango ocurrida el pasado 23 de octubre, a espaldas de la sociedad y de los propios estamentos universitarios; estos directivos son los responsables de no exigir una propuesta programática a los candidatos, e igualmente por no haber elaborado un cronograma y un reglamento con amplios mecanismos de participación, que permitan participar en la designación del Rector a los miembros de las comunidades académicas y a la misma sociedad risaraldense, pero muy especialmente a los  egresados del Alma Mater. No se puede admitir que el debate sobre el presente y el futuro de la Universidad Tecnológica de Pereira sea exclusivo de unas elites, lo mismo que el proceso de elección de su Rector, que  eventualmente puede ser objeto de las prácticas clientelistas a la que nos han acostumbrado en Colombia la mayoría de sus dirigentes.

Vale la pena recordar que la Ministra Parodi, adquirió compromiso con las fuerzas vivas del Departamento de Risaralda el pasado 3 de octubre, en el Foro organizado por los  congresistas del eje cafetero, “QUE ESPERA EL EJE CAFETERO DEL SEGUNDO GOBIERNO DEL PRESIDENTO SANTOS; en este evento la Ministra hizo expresa manifestación aceptando que la UTP “podía contar con un reglamento de participación democrática en este proceso”; sin embargo, a escasos 3 días para la toma de decisiones, no se conocen respuestas oficiales a diferentes derechos de petición formulados por los actores académicos que aun esperan que la propuesta Ministerial se haga efectiva y que se produzca la reglamentación democrática prometida.

 

Dentro del abanico de candidatos a la Rectoría de la UTP, por lo poco que se conoce de algunos de ellos, existen Hojas de Vida con importantes currículos y significativos logros en su vida laboral y profesional; algunos cuentan con respaldos políticos de importantes dirigentes de la política tradicional, a nivel local y nacional; también algunos de ellos demuestran un amplio recorrido en la vida académica de  Universidades colombianas de renombre; solamente uno de los postulados está vinculado  actualmente como docente de tiempo completo de la UTP en la categoría de profesor en su Facultad de Ingeniería Eléctrica, con importantes aportes en los logros de esa Universidad, en su paso por las Vicerrectorias Académica-11 años- y de Investigaciones, Innovación y Extensión-4 años. Es el profesor JOSÉ GERMAN LOPEZ QUINTERO, determinante en los procesos de calidad emprendidos en los últimos 15 años que le permitieron a esa institución hacerse merecedora de la Acreditación Institucional otorgada por el Consejo Nacional de Acreditación- CNA- la cual fue renovada por un periodo de 8 años mediante Resolución Nro. 6189 de mayo de 2013 expedida por el Ministerio de Educación Nacional de Colombia- MEN. Por su participación en esos importantes logros, el profesor y en ese momento Vicerrector Académico recibió el9 de noviembre del 2005, un homenaje especial de reconocimiento por haber coordinado el proceso de reconocimiento de la Acreditación Institucional, en un evento excepcional por la participación amplia de directivos, estudiantes, administrativos, profesores, autoridades municipales y departamentales, gremios y en general  la sociedad civil, como pocas veces ocurre en una Universidad Pública.

La Acreditación es el testimonio que da el Estado sobre la calidad de la Universidad Tecnológica de Pereira con base en un proceso previo de evaluación en el cual intervienen la institución, las comunidades académicas y el Consejo Nacional de Acreditación. La UTP tiene en el año 2014 además 18 programas de pregrado y 2 Maestrías (incluyendo la Maestría en Ingeniería Eléctrica, que fue el primer programa de Ingeniería Acreditado en Colombia) con este reconocimiento de Alta calidad. En Colombia solamente 32 Instituciones de Educación Superior IES, entre públicas y privadas han sido merecedoras de este reconocimiento, en periodos que van desde 4 a 10 años; de este selecto grupo solamente diez 10 instituciones cuentan con periodos de acreditación entre 8 y 10 años;en este colectivo de diez (10) Universidades, solamente se ubican cinco (5) Universidades Públicas a saber: U Nacional, Antioquia, Valle, UIS y la Universidad Tecnológica de Pereira -(UTP). Estas cinco (5) instituciones que hacen parte del Sistema Universitario Estatal-SUE, se han denominado por el gobierno nacional como integrantes de las “Grandes Ligas de Universidades Públicas en Colombia”.

En las declaraciones entregadas la semana pasada por la Ministra de Educación Nacional Gina Parodi, después de asistir al último Consejo Superior de la UTP, manifestó expresamente su compromiso para brindar igualdad a todos los candidatos inscritos, en consideración a que la Universidad Tecnológica de Pereira es una de las IES colombianas que se encuentran Acreditadas, lo que obliga que la decisión de los miembros de ese organismo de dirección, se haga de una forma responsable y con el compromiso indeclinable con la calidad de la educación superior; en consecuencia si priman los intereses supremos por defender la UTP, el camino esta trazado y la decisión debe convocar una amplia mayoría de los consejeros con su voto, por quien tenga la mejor preparación académica-administrativa y demuestre los mayores logros con la calidad y sus procesos de Acreditación. De otra manera se corre el riesgo de elegir un Rector express en la UTP…

Una reflexión final para el Consejo Superior de la UTP en relación a lo que indica la Sentencia C-220 de 1997 sobre la universidad: “.desde sus inicios se concibió como una organización autónoma, esto es, capaz de autodeterminarse, autogobernarse y autolegislarse colectivamente; como un ente plural en el que confluyen, con su individual saber y  razón, los actores que la conforman, quienes coinciden en su objetivo, la producción y adecuación de conocimiento, como insumo esencial  para la  formación…”