Acreditada institucionalmente la Univ. Manuela Beltrán

Enero 15/20 La Universidad Manuela Beltrán obtuvo, por primera vez, su acreditación institucional multicampus para las sedes de Bogotá y Bucaramanga, por un primer periodo de cuatro años.

Así se confirmó mediante la Resolución número 17412, del pasado 27 de diciembre, del Ministerio de Educación, que acogió las recomendaciones de los pares académicos del Consejo Nacional de Acreditación.

La UMB fue fundada en 1975 como una IES técnica profesional en periodismo, Fonoaudiología y Terapia Ocupacional. En 2.004 obtuvo su reconocimiento como Universidad, y en la actualidad oferta, entre pregrados y posgrados en Bogotá y Bucaramanga, 84 programas, de los que tiene acreditados 6 en Bogotá (Fisioterapia, Psicología, Ingeniería Ambiental, Ingeniería Biomédica, Dirección y Producción de Cine y Televisión, Terapia Cardiorrespiratorio), y Fisioterapia en Bucaramanga.

Su rectora en Bogotá es Alejandra Acosta Henríquez, y en Bucaramanga Alberto Cadena Angarita. La representación legal está a cargo de Juan Carlos Beltrán.

Dentro de los aspectos más destacados por parte del CNA se encuentran:

– La apropiación de la misión institucional por parte de la comunidad universitaria y su fuerte identidad institucional.

– Una cultura organizacional dirigida a la evaluación, el mejoramiento continuo y la innovación.

– Los procesos de admisión trasparentes para nuevos estudiantes.

– Una planta profesoral altamente calificada que incluye 366 magister y 70 doctores.

– La adecuada relación de número de estudiantes por docente.

– La alta categorización de grupos de investigación y de sus investigadores en Colciencias.

– La obtención de recursos para la financiación de proyectos de investigación.

– La movilidad nacional e internacional de estudiantes y profesores a Países de centro América, norte América, Sur América, Asia y Europa.

– Los resultados de las pruebas de estado Saber Pro por encima de la media nacional.

– El alto impacto de la investigación y de las actividades de extensión y responsabilidad social.

– El amplio número de convenios interinstitucionales.

– El diagnóstico realizado a los estudiantes nuevos para su proceso de transformación dentro de la universidad.

– El componente de formación investigativa y humanística.

– El proceso sistemático y riguroso de medición y evaluación acoplado con un ambiente de autoevaluación.

– La tasa de empleabilidad de los egresados.

– Los recursos académicos, de infraestructura física y tecnológica.

– Los recursos financieros y humanos necesarios para el desarrollo de la misión institucional.

Compartir en redes