Autonomía no es corrupción. Debe garantizar derecho a la educación: Claudia López

Enero 18/19 La alcaldesa mayor de Bogotá, Claudia López, presidió el Consejo Superior de la U. Distrital al que cuestionó por su “opacidad” frente a la crisis. Se llegaron a acuerdos, pero el paro sigue.

Es decir, la presión de unos 300 estudiantes que han sostenido su posición de rechazo a los llamados de las directivas para regresar a clase el próximo primero de febrero, por ahora parece primar frente a la intención de más de 27 mil estudiantes que desean retornar a las aulas.

López, quien se estrenó como presidenta del Consejo Superior de la Universidad Distrital, al que preside por el derecho propio de ser alcaldesa, mostró un estilo muy prudente y conciliador, y logró que los consejeros aprobaran la creación de comisiones accidentales que permitan, en los próximos días, regresar al Consejo con propuestas concretas para:

  • Mantener las vocerías actuales de estudiantes (Julián Báez Vega) y docentes (Jospe Nelson Pérez Castillo) ante el Consejo Superior mientras se adelantan los procesos electorales correspondientes que permitan elegir estas representaciones, con el objetivo de mantener su presencia en las diferentes discusiones, en calidad de invitados permanentes. Esto en razón a que el periodo estatutario de los dos ya venció.
  • Aprobar y crear la asamblea universitaria en el marco de la reforma estatutaria. Para esto, se crea una Comisión Accidental conformada por los representantes de la Alcaldía, Sector Productivo y Directivas Académicas para retomar el ejercicio de reforma integral estatutaria, partiendo de los avances conseguidos a la fecha y la presentación de una propuesta metodológica para realizar una auditoría a la gestión administrativa, financiera y académica de la Universidad y realizar una propuesta metodológica para avanzar en materia de convocatoria y creación de una Asamblea Universitaria en el marco de la reforma estatutaria.

Mientras que López demostró liderazgo en la orientación del Consejo, pese a no lograr el objetivo central de que los estudiantes decidieran regresar a clases inmediatamente, se moderó el tono de los consejeros, la reflexión sobre la realidad de la Universidad y el común denominador del deseo de superar la crisis.

A diferencia de la alcaldesa, sorprendió la participación gris de la ministra de Educación, María Victoria Angulo, quien escasamente participó en el Consejo, mas con una actitud vigilante frente a cómo le iría a la alcaldesa ens u primer Consejo Superior que con una decidida actuación en favor de lo que sucede en esta universidad pública, supervisada por su cartera.

Sorprendió la forma respetuosa pero directa y crítica como López increpó a todos los integrantes del Consejo Superior por la forma como han permitido que, por décadas, la situación de débil gobernanza, crisis financiera y presiones políticas influyan en la IES. Llamó a estas actitudes “opacidad”, las cuales dijo, rayan con la corrupción. Recordó que fue estudiante de la propia Distrital a finales de los años 80, y en esa época vivió la misma problemática de la que hoy se habla. Invitó a superar las excusas a ya avanzar, a no justificarse en terceros y a comprender que los recursos de la Universidad son públicos. Así mismo, reiteró que el levantamiento del paro no es la solución a la crisis actual, y cuestionó a quienes, en el Consejo, afirmaron que el problema de corrupción se superó con la resolución del caso de William Muñoz, exresponsable del Instituto de Extensión, y hoy condenado por haberse apropiado de más de 11 mil millones de pesos, y destituido por la Procuraduría.

La alcaldesa fue categórica: En la Universidad hay más casos de corrupción.

Compartir en redes