Decreto 1280: oportunidad para implementar modelos de gestión basados en rúbricas

Por: Diana Patricia Camargo Ramírez. Rectora de TEINCO

Dentro de los procesos que se adelantan en el sistema de Aseguramiento de la Calidad de la Educación superior están comprendidos la evaluación de condiciones institucionales y de condiciones de programa con fines de registro calificado así como la evaluación con fines de acreditación. (Artículo 2.5.3.2.1.2, Decreto 1280 de 2018).  Estos procesos se han trabajado a lo largo de los años en las IES y con el paso del tiempo han sufrido modificaciones, actualizaciones o aportes tratando de optimizar una gestión que resulta dispendiosa.

Algunos de los aspectos relevantes que presenta el Decreto 1280 permiten tener un horizonte de cuáles serán las prioridades en las que toda Institución de Educación Superior debe trabajar:

  1. Fortalecimiento y preparación de Condiciones Institucionales
  2. Fortalecimiento y preparación de Condiciones de Programa

Estos aspectos deben ser revisados para el logro de la resolución de registro calificado de un programa académico en condición de nuevo o de renovado, así  como para la acreditación de un programa o de una institución en alta calidad.  No obstante esto sería lo general, es importante realizar un análisis más profundo de qué implica este decreto y cómo se puede llevar a cabo una implementación con éxito, se presentan aquí algunas ideas:

  • Importancia de conocer con profundidad cada condición Institucional y de programa y sus exigencias.
  • Importancia de integrar adecuadamente los procesos institucionales para realizar el ejercicio tanto de registro calificado como de acreditación de alta calidad optimizando tiempos.
  • Importancia de contar con un sistema de información optimo que permita la integración y el análisis de la misma.
  • Importancia de una planeación adecuada para que las Instituciones de Educación Superior no se dediquen a funcionar según fechas de vencimiento.
  • Importancia de concebir la calidad no como un fin, sino como una cultura que se debe desarrollar día a día y que no termina en el tiempo, solo mejora.

Con el aprendizaje de los años en Educación Superior, de recibir nuevos decretos, leyes y directivas, la novedad no debe estar en  la actualización de que indica la norma.  Debe estar en cómo las IES están preparadas para enfrentar el cumplimiento de la misma y más aún para mejorar sus procesos y brindar una educación de calidad que al final de cuentas, debe ser nuestra razón de ser.

Actualmente se han estructurado muchas formas administrativas de abordar los procesos de registro calificado y acreditación de alta calidad, equipos de trabajo idóneos, sistemas de información robustos, capacitaciones profundas del tema entre otros, no obstante surge la pregunta: ¿Entonces porque los índices de programas acreditados son tan bajos?, basta con revisar el documento de referentes de calidad, una propuesta para la evolución del sistema de aseguramiento de la calidad (Ministerio de Educación Nacional, 2017)

 

Imagen 1. Acreditaciones, reacreditaciones y recomendaciones 2006-2016 CNA, Cálculos: Dirección de Calidad de la Educación Superior – MEN (2017) apud Ministerio de Educación Nacional (2018,p.15)

Los programas acreditados en calidad son bajos comparados con el número de programas que hoy son susceptibles de acreditar en Colombia, sin contar con los procesos de reacreditación que como se muestra en la gráfica están disminuyendo.

Vale la pena entonces hacer un análisis de que ocurre al interior de las IES con el ánimo de mejorar. Una teoría planteada en la experiencia a lo largo de los años en Educación Superior es la necesidad sentida de  implementar un modelo de gestión mediante el uso de rúbricas de evaluación que permita la optimización de procesos, el logro del objetivo con calidad y la reducción de tiempos.

Algunos Puntos de Partida:

Implementar un modelo de gestión[1] basado en rúbricas de evaluación requiere conocer de fondo entre otros:

  1. Procesos que se desean implementar
  2. Normatividad vigente tanto interna como externa
  3. Equipo de trabajo idóneo para el desarrollo
  4. Evaluación de los procesos que se desean implementar
  5. Recursos con los que se cuenta para la implementación
  6. Cronograma para la obtención del logro.

Las Rúbricas de evaluación[2] son una excelente herramienta para el diagnóstico y avance de un proyecto, sin embargo no cobran vida si no están acompañadas de un modelo de gestión adecuado.

Un ejemplo general podría abarcarse desde el Decreto 1280 de 2018 donde se plantean condiciones institucionales y de programa para registro calificado y para acreditación de alta calidad, revisando esto,  se debe trabajar en dos procesos que si bien tienen fines diferentes se entrelazan y por ende se pueden optimizar utilizando la información de uno o del otro.

No obstante, permítanme integrar aquí otro proceso que podría relacionarse muy bien y que varias IES han trabajado o están trabajando: La certificación ISO 9001:2015, ahora bien una pregunta interesante sería: ¿Cuál es el modelo de gestión optimo mediante el uso de rúbricas de evaluación para lograr procesos de registro calificado, acreditación y Certificación ISO 9001:2015?

Si se toma una condición específica planteada en el Decreto 1280 y que es de suma importancia se podría hacer la relación así:

Condición Revisada Investigación como condición Institucional

 

Proceso a tenerse en cuenta

Renovación Registro Calificado
Acreditación de Alta calidad
Proceso Misional en Certificación ISO 9001:2015

 

 

Información Transversal a todos los procesos.

(algunos ejemplos)

– Política de Investigación

– Proceso de generación de nuevos productos de conocimiento.

– Instructivo de manejo de Semilleros de investigación

– Instructivo de proyectos de investigación

Tabla 1. Ejemplo Integración de procesos para la condición de Investigación.

Un ejercicio tan elemental como este permite determinar qué información se entrelaza en todos los procesos y a partir de allí se podría generar rúbricas de evaluación en cada uno, sin embargo; la experiencia permite determinar que más allá de esto el verdadero reto está en lograr que todos los equipos administrativos trabajen en el engranaje adecuado: Un modelo de gestión más que un Listado de actividades que cada división debe cumplir.

Trabajar en esto requiere tiempo y la implementación real de procesos que puedan forjar una experiencia de acción-error-aprendizaje, seguramente resultará interesante seguir leyendo sobre estos aspectos pero más interesante sería iniciar un trabajo al interior de nuestras Instituciones que lleven a concebir la calidad como una cultura y por ende a proponer modelos de gestión que apunten al cambio organizacional más que al cumplimiento de una norma.

Vale la pena reflexionar al respecto.

Bibliografía Consultada

MINISTERIO DE EDUCACIÓN NACIONAL. (2018). Decreto 1280 de 25 de Julio de 2018.

MINISTERIO DE EDUCACIÓN NACIONAL. (2017). Referentes de calidad, una propuesta para la evolución del sistema de aseguramiento de la calidad.

[1] El presente escrito no realiza una explicación de que es un modelo de gestión por considerarse que no es el principal objetivo de divulgación.

[2] El presente escrito no realiza una explicación de que es una rúbrica de evaluación por considerarse que no es el principal objetivo de divulgación.