Docentes pueden criticar el funcionamiento de su propia IES: UNESCO

Oct 7/21 “Los docentes deberían tener el derecho y la posibilidad de participar, sin discriminación y según sus capacidades, en los órganos rectores, y criticar el funcionamiento de las IES, comprendida la suya propia”.

La sentencia hace parte de la “Recomendación relativa a la Condición del Personal Docente de la Enseñanza Superior”, suscrita por los estados miembros (incluido Colombia) de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), de noviembre de 1.997, y que bien vale la pena re-leer en todos sus aspectos a manera de reflexión y análisis de la situación de los docentes de educación superior en el país, muchos de ellos muy afectados por condiciones laborales y económicas, así como más presionados a raíz de la pandemia.

Esto, a propósito de un aniversario más de celebración del Día Mundial de los Docentes (5 de octubre), y en momentos en que muchos profesores universitarios en Colombia cuestionan por el uso arbitrario del poder de parte de algunos directivos, las limitaciones para opinar, las restricciones laborales, los no debidos incrementos salariales, y la sobrecarga académica, entre otros aspectos, incrementados en estos dos últimos años.

Lea: Más apoyo y valoración para los docentes: Francesc Pedró – octubre / 21

La extensa Recomendación de la UNESCO, que se mantiene vigente, parte de la conceptualización de lo que es la Universidad, sus responsabilidades y actores, así como los deberes y derechos de estos en un entorno de autonomía universitaria, rendición de cuentas, gobernabilidad y relación contractual entre las IES y los docentes, y recuerda principios (muchos de ellos recogidos en la normatividad laboral colombiana) de cómo debe darse una armoniosa vinculación y relación laboral de los docentes en las IES.

Algunos de los muchos aspectos que vale la pena recordar son:

DEFINICION DE DOCENTE EN LA ENSEÑANZA SUPERIOR: Es una profesión que se adquiere y se mantiene gracias a un esfuerzo riguroso de estudio y de investigación durante toda la vida: es una forma de servicio público que requiere del personal docente de la enseñanza superior profundos conocimientos y un saber especializado; exige además un sentido de responsabilidad personal e institucional en la tarea de brindar educación y bienestar a los estudiantes y a la comunidad en general así como para alcanzar altos niveles profesionales en las actividades de estudio y la investigación.

ALCANCE DE LA AUTONOMIA DE LAS IES: Las instituciones de enseñanza superior no deben utilizar la autonomía como pretexto para limitar los derechos del personal docente.

ACCESO A LA PROFESIÓN ACADÉMICA: El acceso a la profesión académica en la enseñanza superior debe basarse exclusivamente en las calificaciones, la competencia y la experiencia académicas, y ningún miembro de la sociedad debería ser discriminado.

DERECHO A LA LIBRE OPINION: El personal docente debería tener el derecho y la posibilidad de participar, sin discriminación alguna y de acuerdo con sus capacidades, en los órganos rectores, así como de criticar el funcionamiento de las instituciones de enseñanza superior, comprendida la suya propia, respetando al mismo tiempo el derecho a participar de otros sectores de la comunidad académica; asimismo, debe tener derecho a elegir una mayoría de representantes en los órganos académicos de la IES.

El personal docente tiene derecho al mantenimiento de la libertad académica, es decir, la libertad de enseñar y debatir sin verse limitado por doctrinas instituidas, la libertad de llevar a cabo investigaciones y difundir y publicar los resultados de las mismas, la libertad de expresar libremente su opinión sobre la institución o el sistema en que trabaja, la libertad ante la censura institucional y la libertad de participar en órganos profesionales u organizaciones académicas representativas.

DEL PERIODO DE PRUEBA: Se reconoce que la existencia de un periodo de prueba al ingresar en la docencia y la investigación en la enseñanza superior contribuye a motivar al principiante y a iniciarle en la profesión, además de constituir un medio para conseguir y mantener niveles profesionales adecuados y favorecer el propio desarrollo de las competencias docentes y de investigación de la persona. Si la actuación durante el periodo de prueba no se considera satisfactoria, los candidatos deben tener derecho a conocer las razones en que se funda esa apreciación y recibir esa información con tiempo suficiente antes de que finalice el periodo de prueba a fin de darles la posibilidad de mejorar sus resultados.

SOBRE LOS SUELDOS: Los sueldos del personal docente de la enseñanza superior deberán: a) estar en relación con la importancia que reviste para la sociedad la enseñanza superior y, por ende, la de su personal docente, así como con las responsabilidades de todo tipo que recaen sobre ellos desde el inicio de su carrera profesional; ser al menos comparables a los sueldos pagados en otros puestos que requieren competencias similares o equivalentes; proporcionar a los profesores los medios para que ellos y sus familias disfruten de un nivel de vida razonable y puedan seguir formándose o realizar actividades culturales o científicas y mejorar así sus competencias profesionales; tener en cuenta que determinados puestos requieren más  competencias y experiencia que otros y entrañan asimismo mayores responsabilidades; pagarse regularmente y en las fechas previstas; revisarse periódicamente para tomar en consideración distintos factores como el aumento del coste de la vida, el mejoramiento del nivel de vida resultante del incremento de la productividad o un movimiento general de subida de los sueldos. Las diferencias entre sueldos se basarán en criterios objetivos.

OTRAS ACTIVIDADES DE LOS DOCENTES: El personal docente de la enseñanza superior tiene derecho a realizar actividades profesionales al margen de su empleo, en particular las que mejoran sus capacidades profesionales o permiten la aplicación de sus conocimientos a los problemas de la comunidad, siempre que esas actividades no interfieran con las obligaciones primordiales que ha contraído con la institución que más los emplea, de conformidad con las políticas o, en su caso, con los reglamentos de la institución o la ley y las prácticas nacionales.

DEL DESPIDO DE LOS DOCENTES: El despido como sanción sólo debe producirse por causas justas y suficientes relacionadas con la conducta profesional, por ejemplo, negligencia persistente en el cumplimiento del deber, notoria incompetencia, fabricación o falsificación de resultados de investigaciones, irregularidades financieras graves, conducta inaceptable debido a sus connotaciones sexuales o de otro tipo con estudiantes, colegas u otros miembros de la comunidad o amenazas serias a los mismos, corrupción del proceso educativo, por ejemplo, falsificando resultados académicos, diplomas o títulos a cambio de remuneración, favores sexuales o de otro tipo o solicitando favores sexuales, financieros o de otro tipo a empleados o colegas subordinados a cambio del mantenimiento en el empleo.

Los docentes de la enseñanza superior que conservan su empleo tras rigurosas evaluaciones sólo puedan ser despedidos por razones profesionales y siguiendo la debida tramitación. Pueden ser asimismo despedidos por motivos financieros válidos, siempre y cuando se permita la inspección pública de toda la contabilidad, la institución haya adoptado todas las medidas alternativas razonables para evitar la terminación de la relación de trabajo, y existan salvaguardias jurídicas para garantizar la imparcialidad del procedimiento de despido. Ningún miembro de la comunidad académica debe estar sometido a medidas disciplinarias comprendidas las del despido, salvo de haber causas justificadas y suficientes que puedan demostrarse ante terceros, como un consejo independiente de colegas, o ante instancias imparciales como tribunales o árbitros.

 1,173 

Compartir en redes