En plena crisis institucional, Unincca busca que Mineducación le apruebe nuevos registros

Marzo 22/19 La Incca recibe visita de pares para una Maestría en Derecho Penal Constitucional. Mientras las directivas hablan con optimismo del proceso, el decano de derecho sentencia su fracaso.

La Universidad, que se halla en una crisis financiera cada día peor, sin clases en la mayoría de programas porque los estudiantes y los profesores están en protesta por falta de pago y de condiciones de calidad institucional, también busca que el Ministerio de Educación le apruebe nuevos registros para los programas de Ingeniería Multimedia, Especialización en Derechos Humanos, en Fusagasugá, y una Maestría en Derechos Humanos.

En palabras de la rectora, María Carolina Villamizar Bonilla y de la vicerrectora académica, Susan Rodríguez Rodríguez, con estas gestiones “la Universidad INCCA de Colombia busca contribuir en el proceso de mejoramiento de la calidad académica, y de esta forma fortalecer el presente y el futuro institucional”, según expresaron en un comunicado a la comunidad académica.

No obstante el optimismo directivo, El Observatorio conoció la misiva que remitió el decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y del Estado, Luis Eduardo Martínez Gutiérrez, a la alta dirección en la que les dice que “las condiciones objetivas y subjetivas actuales de la Universidad para la sustentación del libro de condiciones de la Maestría (en Derecho Penal Constitucional) no están llamadas a prosperar”.

El decano, quien se apoya también en los comentarios del profesor del programa, Sergio Andrés Caballero, soporta su conclusión en que los docentes que elaboraron los módulos de la Maestría no han recibido el pago por ello, estudiantes y profesores -inconformes con la situación de la U- no participarían en la visita de pares, faltan syllabus, y que los docentes que postularían para el programa se han retractado de participar por la situación de la Universidad, con lo que se niegan a sustentar el programa para la visita.

Si Conaces aprueba estos programas manda el mensaje de que son académicos que sólo les interesa lo que dice el papel teórico y no la realidad; que sólo ven lo académico y no lo institucional.

Si el Ministerio aprueba estos programas podría ratificar la negligencia o que está perdido con respecto a la realidad institucional de la Universidad Incca de Colombia.

Y si el Viceministerio de Educación Superior, que hace más de una semana dijo que estaba analizando el caso, y nada que dice nada públicamente, aprueba alguno de estos registros, estaría mandando al sector el mensaje de que su Sistema de Aseguramiento de Calidad es vulnerable, tanto por su estructuración, como por las personas responsables del mismo.