Entre acusaciones de favorecimiento, UTS se alista para re-elegir o cambiar rector


Feb 4/19 El próximo 15 de febrero el Consejo Directivo de las Unidades Tecnológicas de Santander UTS, decidirá si re-eligen a Omar Lengerke Pérez (foto) en la rectoría, o se inclinan por Abigail Tello o Javer Mendoza Paredes.

Clic para ver el calendario del proceso y hojas de vida de los aspirantes

Lengerke, quien ha dado una importante visibilidad nacional a esta IES, y ha sido parte del equipo líder que, desde la Red TTU, gestionan ante el Gobierno Central la búsqueda de más recursos para estas instituciones públicas que no gozan del carácter de universidad, ha sido cuestionado por usar su poder y acomodar las cargas en el Consejo Directivo que le permitan asegurar su re-elección.

Las acusaciones han sido públicas en el diario Vanguardia, de Bucaramanga, por parte del abogado santandereano, y penalista, Miguel Ángel Pedraza Jaimes.

Este es su escrito, denominado La terna “oscura” de las UTS:

Serios cuestionamientos ha recibido la integración de la terna escogida en el proceso de elección del nuevo rector de las Unidades Tecnológicas de Santander (UTS), por cuenta de la actuación de los miembros de su Consejo Académico, órgano que presenta la terna ante el Consejo Directivo de la entidad.

El asunto es preocupante si se tiene en cuenta que el actual rector, Omar Lengerke, puede reelegirse, y que en ejercicio de su gestión promovió y favoreció a algunos miembros del Consejo Académico, quienes inmensamente agradecidos con el rector lo ternaron para la nueva elección. Por eso es que se habla de un conflicto de intereses al interior del Consejo Académico y obvio, por eso es que se afirma que en las UTS se presentó descaradamente una “terna de uno”.

Veamos: un miembro del Consejo Académico como el vicerrector Alberto Serrano, fue nombrado en ese alto cargo por el doctor Lengerke; y otro miembro como William Waldrón Rivera, fue beneficiado por el rector con una comisión de servicios durante un año en Cartagena; y otro miembro como Fabio Eduardo Solano, quien era docente, fue nombrado por Lengerke como decano de facultad. En fin, que haciendo cuentas, de los siete miembros que integran el Consejo Académico, cinco han recibido beneficios laborales del rector que aspira a reelegirse. ¡Tan fácil así!

Esos señores del Consejo Académico debieron declararse impedidos, pero no lo hicieron, y así integraron la terna, poniendo de relleno a sus colegas Abigail Tello y Javier Mauricio Mendoza, este último quien ni siquiera acreditó los requisitos exigidos para el cargo. Se nota a leguas que se presentaron múltiples deficiencias en la evaluación de las hojas de vida de los candidatos y que la terna se compuso al antojo de la manipulación.

No en vano el doctor Luis Alberto Flórez, jefe jurídico de la Gobernación, ha denunciado esas y otras irregularidades. Esta nueva elección de rector no ha sido transparente y el Consejo Directivo de la institución no puede cohonestar con ese oscuro proceder. ¡Mucho cuidado!