ESAP trata de superar acusaciones de clientelismo y relación con senador Roy Barreras

Agosto 1/19 Fiscalía y Corte Suprema indagan denuncia contra el senador Roy Barreras por, supuestamente, quedarse con dineros de la contratación de la Escuela Superior de Administración Pública (Esap).

El congresista negó todos los señalamientos en su contra y dijo que era un ataque de opositores suyos.

Entre tanto, el nuevo director nacional de la ESAP, Pedro Medellín, presentó los hallazgos obtenidos a su llegada al caro.

Según Barreras: “Que la gente sepa quiénes están detrás: un líder recalcítrate del no (se refiere al nuevo director nacional de la ESAP, Pedro Medellín), una agencia de inteligencia que fue la que reemplazo al DAS que está haciendo seguimientos ilegales y una asesora jurídica que fue la asesora jurídica de ‘Uribito’ en Agro Ingreso Seguro. Esas son las personas que están persiguiendo lo que ellos llaman el ‘santismo’ y nosotros preferimos llamarlos defensores de la paz”, dijo Barreras.

Para el senador, la nueva asesora jurídica del equipo de la Esap no es una abogada neutral “es Eugenia Méndez que fue, para que se sorprendan, para que sepamos que al frente sí hay enemigos, la directora jurídica de Andrés Felipe Arias, en el escándalo de Agro Ingreso Seguro y estuvo detenida. Esa persona del uribismo más radical es la misma persona que hoy es la asesora jurídica, encargada, seguramente con otros funcionarios, de buscar lo que no van a poder encontrar, pero si de hacer daño mediático”.

En otras palabras, el senador dice que es coincidente que llegara como nuevo rector de la Esap Pedro Medellín (foto) y que empezaran a aparecer esas denuncias.

“Este Gobierno pone al frente de esta entidad a un líder reconocido del No, el doctor Pedro Medellín (..) Una vez llega aparecen estas denuncias y aparecen en los chats del centro democrático”, dijo.

Incluso, asegura que están presionando a los trabajadores de esa institución educativa para que declaren en su contra.

“Están siendo, sin conocerme, constreñidos por la actual administración. Hay testimonios, múltiples, que aportaremos a la fiscalía, que los actuales directivos de la entidad que ponen en fila humillantes a los humildes funcionarios, o a los profesores, o los trabajadores para exigirles y obligarlos que inventen algún testimonio en contra de este objetivo militar, de este senador, y al no hacerlo, los amenazan con cancelarles los contratos laborales”, puntualizó.

Según las denuncias contra el senador Barreras, “los encargados de pagar estas multimillonarios coimas eran los doctores Fernando Medina, Eduardo Rojas y Jorge Uriel Silva, quienes eran los enlaces entre Cali – ESAP. El veedor Juan Carlos coordinado todo y estaba el servicio del senador Roy Barreras. Múltiples llamadas entre ellos aparecen en las sábanas de sus celulares, encuentros entre ellos, viajes de Cali a Bogotá y viceversa, ingresos a la inmobiliaria y a la ESAP. Se despacharon todo”.

Sin embargo, el congresista aseguró que no conoce a ninguno de los mencionados en la denuncia que él denominó un pasquín.

Mientras avanza la discusión, en la Comisión VI del Senado de la República se llevó a cabo el debate de control político, donde el Director Nacional de la ESAP, Pedro Medellín, dio un informe sobre el proceso de empalme de su nueva administración.

La denuncia contra Barreras

Según las denuncias, en la ESAP no solo se daban coimas por la adjudicación de contratos, sino que muchas veces eran una fachada y los dineros iban, supuestamente, a un partido político que aún no se ha estrenado en elecciones.

Se afirma que la mayoría de la nómina de la entidad está compuesta por cuotas del senador. Incluso se menciona el nombre de un reconocido veedor ciudadano de Bogotá que coordinaba, supuestamente, la repartición de los contratos.“Los encargados de pagar estas multimillonarios coimas eran los doctores Fernando Medina, Eduardo Rojas y Jorge Uriel Silva, quienes eran los enlaces entre Cali – ESAP. El veedor Juan Carlos coordinado todo y estaba el servicio del senador Roy Barreras.Múltiples llamadas entre ellos aparecen en las sábanas de sus celulares, encuentros entre ellos, viajes de Cali a Bogotá y viceversa, ingresos a la inmobiliaria y a la ESAP. Se despacharon todo”, dice la extensa denuncia.

Son en total son 14.009 contratos y convenios interadministrativos, suscritos entre el 2014 y el 2019, que ya están en poder de la Corte Suprema y de la Fiscalía y que suman 1,2 billones de pesos. Todos se habrían hecho de manera directa y tuvieron su pico más alto entre el 2016 y el 2018.

Uno de los testigos ha dicho que las reuniones entre los involucrados, en donde se pactaban las actividades, se hacían en el Hotel Tryp, justo al frente del búnker de la Fiscalía.

Los contratos que están en la lupa de las autoridades son con la Empresa Inmobiliaria de Servicios Logísticos de Cundinamarca, Empresa de Telecomunicaciones de Bucaramanga (Telebucaramanga), Empresa teléfonos de Bogotá (ETB), Red Colombiana de Instituciones de Educación Superior (EDURED), Amezquita, Lunel Integración Estratégica SAS, Servinformática SAS, Fundación tecnológica Social (FUNTECSO), Infotic, Comitato Internazionale y Canal Zoom, entre otras.

Por los hechos, la Fiscalía indaga las actuaciones de los exdirectivos de la entidad para ver si, como lo denuncian, tuvieron que ver con la presunta entrega irregular de millonarios contratos de la entidad que realmente no se habrían ejecutado. Los testimonios también salpican a un exgobernador de Cundinamarca, a un representante a la Cámara y a los representantes de las empresas que han ganado los contratos.

Director de la ESAP revela cómo encontró la institución

Medellín entregó un balance ante la Comisión Sexta del Senado, sobre cómo encontró esta entidad en el proceso de empalme con el gobierno anterior.

“Después de este proceso podría decir que la Escuela de Administración Pública es una de las entidades con mayores paradojas. Es una institución que ha tenido los mayores aportes y también ha sufrido los mayores embates en sus estructuras.”

“Yo diría que el espaldarazo que le han dado los gobiernos a la Escuela desde el punto de vista presupuestal durante estos cuatro años han sido absolutamente relevantes”.

Cabe recalcar que las cifras presentada por la Contraloría General de la Nación y que brindó Medellín, muestra que el prepuesto de 2014 a 2018 aumentó de 152.000.000 a 447.000.000 millones de pesos.

La senadora citante, Ruby Chagüi, afirmó que la ESAP tiene que ser capaz de formar a los líderes en los territorios. “La ESAP debe llevar ese conocimiento de la administración pública para que podamos formar personas que puedan tener o hacer un buen gobierno”.

Así mismo, la legisladora expresó su preocupación respecto a lo dicho por el Director de esta entidad y dijo: “Una entidad que ha multiplicado su presupuesto tres veces, y ver que el presupuesto aumentó pero que se tercerizaron los servicios, que hubo perdida de la calidad académica, que hubo ineficiencia en la aplicación de los recursos, nos deja un sinsabor”.

Los senadores manifestaron el apoyo al nuevo director Pedro Medellín, para que la ESAP recupere su altura y sea una coequipera de la formación pública.

Adaptación de Blu Radio y Senado de la República