El Observatorio de la Universidad Colombiana




España ajustará requisitos para ser Universidad. ¿Las colombianas los cumplirían?

Abril 19/21 El sistema universitario español es similar al colombiano, y el Estado busca aumentar las exigencias para reconocer una Universidad. ¿Cómo está Colombia frente a la “Madre Patria”?

Por iniciativa del actual ministro de Educación de España, Manuel Castells Oliván, ese país analiza nuevos requisitos, previstos en un Proyecto de Real Decreto, para la creación, reconocimiento y autorización de universidades y centros universitarios, y acreditación institucional de centros universitarios (clic para leer) , que reformaría el actual Decreto 420 de 2.015.

A manera de análisis propositivo vale la pena comparar la normatividad española y su sistema de aseguramiento de calidad, frente a la complejidad y similitudes del colombiano.

España actualmente registra 87 universidades: 50 públicas y 37 privadas, en una cifra similar (aunque inversa) en Colombia, en donde también tenemos 87: 54 privadas y 33 públicas.

A diferencia de Colombia en donde toda la normatividad y control se regula a nivel central desde el Ministerio de Educación, en España se busca que las administraciones públicas velen por la calidad de las universidades y sus actividades académicas, sean públicas o privadas, presenciales, virtuales e híbridas. Así mismo, para que planifiquen el desarrollo y creación de universidades.

En Colombia no existe un proyecto nacional de creación de universidades, fusión, liquidación o extensión de nuevas universidades, ni públicas ni privadas. Desde la vigencia de la Ley 30 de 1992 Colombia no ha registrado la creación de ninguna universidad privada y de solo una pública (la indígena intercultural, por respaldo explícito del Ejecutivo, en el gobierno anterior), mas ninguna privada. Las que se han convertido en universidades privadas es porque antes han sido instituciones universitarias (como por ejemplo, EIA, ECCI, CUC, UDI, FUNLAM, EAN…).

Aunque la ley colombiana no señala que para ser universidad se tenga que se , antes, institución universitaria, es como si esa fuera una ley oral y no escrita, pues en estos años (post-Ley 30) sí se han creado muchas instituciones universitarias.

La referencia directa al concepto de Universidad, está en el artículo 19 de la colombiana Ley 30 de 1992, que define que “son universidades las reconocidas actualmente como tales y las instituciones que acrediten su desempeño con criterio de universalidad en las siguientes actividades: La investigación científica o tecnológica; la formación académica en profesiones o disciplinas y la producción, desarrollo y transmisión del conocimiento y de la cultura universal y nacional. Estas instituciones están igualmente facultadas para adelantar programas de formación en ocupaciones, profesiones o disciplinas, programas de especialización, maestrías, doctorados y post-doctorados, de conformidad con la presente Ley”.

Eso es todo.

En los intentos de reformar la Ley 30, con la frustrada propuesta de reforma en 2.010-2.011 se sugirió que para ser universidad se debía, sí o sí, tener programas en Ciencias Básicas y programas doctorales, pero esto se quedó en la enunciación.

El aumento de requisitos para ser Universidad en España

El Observatorio del Sistema Universitario, de España, hace un análisis comparativo del grado de cumplimiento o lo que le falta al sistema para llegar a lo que pide la propuesta de Decreto (clic para acceder al informe).

En España, actualmente, para ser universidad se requiere ofrecer, como mínimo, 8 títulos oficiales de grado o máster universitario, lo que se espera incrementar así:

  • Ofrecer, como mínimo, 10 títulos oficiales de grado.
  • Ofrecer, como mínimo, 6 títulos oficiales de máster universitario
  • Ofrecer, como mínimo, 3 programas oficiales de doctorado.
  • El conjunto de la oferta oficial debe cubrir, como mínimo, 3 de las 5 ramas de conocimiento (Artes y Humanidades, Ciencias, Ciencias de la Salud, Ciencias Sociales y Jurídicas, e Ingeniería y Arquitectura).
  • El estudiantado de grado debe constituir, como mínimo, el 50% del total del estudiantado que cursa estudios oficiales.
  • El estudiantado de formación permanente (no oficial) no puede superar el doble del estudiantado que cursa estudios oficiales.

Así mismo, se demandarán altos niveles en Investigación, así:

  • Dedicar al menos un 5% de presupuesto a programas propios de investigación
  • Presentar anualmente al menos 5 propuestas de proyectos de investigación a convocatorias nacionales e internacionales, al menos una de las cuales de carácter internacional.
  • Obtener la concesión de al menos 5 proyectos al cabo de 5 años.
  • Acumular al menos 6 publicaciones científicas en 3 años por cada 3 profesores equivalentes a tiempo completo.
  • Al menos el 60% del conjunto del profesores de tiempo completo con doctorado deberá contar con una o más evaluaciones positivas de su actividad investigadora.

En cuanto a docentes, se espera:

  • Contar al menos con 1 docente de tiempo completo por cada 25 estudiantes matriculados en enseñanzas oficiales. Para las universidades que impartan enseñanzas en modalidad no presencial, esta ratio podrá modularse entre 1/50 y 1/100.
  • Debe contarse con profesores de tiempo completo de por lo menos el 50% en grado, 70% en máster y 100% en doctorado
  • En las universidades públicas, el personal docente e investigador con contrato laboral temporal no puede superar el 40% de la plantilla docente.

Y en Colombia

En Colombia, por tradición, se ha asumido que las universidades desarrollen programas en varias áreas del conocimiento, pero esto tampoco está escrito en la actual ley, y la mayoría de universidades son generosas en las áreas de conocimiento que manejan.

La principal debilidad de todo el sistema para reconocer a todas sus universidades como tal está básicamente en que varias de éstas aún no tienen aprobado un programa doctoral.

Un posible cambio de ley y la imposición de estándares de docentes de planta y de tiempo completo, especialmente en las universidades públicas, tendría que resistir una pugna – solicitud por más recursos de parte del SUE al Estado.

Por ahora, los alcances de la autonomía universitaria en el país permiten que cada universidad sea libre en la proyección de su crecimiento.

Compartir en redes