¿Hay recursos y esfuerzos duplicados en las alianzas internacionales del CNA?

Sept 12/21 La pregunta nace con el análisis del exdirector de Ed. Superior de Mineducación, Iván Pacheco y el español Rafael Llavori. ¿Cómo benefician al SAC estas alianzas?.

En efecto, tal y como lo muestra el propio Consejo Nacional de Acreditación de Colombia CNA, su relacionamiento internacional se fundamenta en su participación en:

1) Red Iberoamericana de Agencias de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior RIACES,

2) Sistema Iberoamericano de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior SIACES,

3) Red de Agencias Nacionales de Acreditación – RANA del Sistema de Acreditación Regional de Carreras Universitarias – ARCU-SUR,

4) INQAAHE o Red Internacional de Agencias para el Aseguramiento de la Calidad en la Educación Superior, y

5) ECA o Consorcio Europeo para la Acreditación en Educación Superior. 

Pacheco y Llavori, quienes han sido partícipes de gestiones regionales por incentivar asociaciones que promuevan la calidad, han escrito, en el más reciente número de la Revista ESAL, de Educación Superior en América Latina, editada por Uninorte, el artículo “Entre RIACES y SIACES: duplicidad y desarticulación” en el que plantean dudas en torno de la efectividad de las distintas agencias nacionales de acreditación (caso CNA en Colombia) de dedicar energías, recursos y tiempo a participar y atender las demandas tanto de RIACES-la Red y SIACES-el Sistema.

“Si bien ambos comparten el interés por fomentar el aseguramiento de la calidad de la educación superior en la región y fortalecer la articulación de sus sistema, actúan de manera independiente y desarticulada. La duplicidad de propósitos e iniciativas (por ejemplo, la validación de buenas prácticas o la definición de criterios para la educación virtual); el compartir, al menos potencialmente, un buen número de integrantes; y el hecho de contar con limitados recursos humanos, físicos y financieros sugieren una respuesta negativa” a la pregunta sobre si se justifica la existencia de las dos entidades, señalan los autores.

Asociarse a las dos conlleva un costo económico, así como logístico y administrativo, “pues la pertenencia a cada entidad conlleva la adherencia a políticas, estándares y criterios. La desarticulación entre la Red y el Sistema es redundante y costosa para la región y sus organizaciones. Puede alegarse que el costo financiero de su coexistencia es mí-nimo, los costos de afiliación no son elevados y dan para mantener pequeñas buro-cracias, generalmente subsidiadas por alguna entidad nacional o por los organismos internacionales. Sin embargo, el desgaste institucional de quienes puedan partici-par de las dos organizaciones y, sobre todo, el costo de oportunidad de no utilizar los recursos humanos, institucionales y financieros de manera razonable reducirá la probabilidad de éxito de la articulación y dispersará la energía disponible para el mejoramiento de la calidad”.

¿Beneficios para el SAC colombiano?

Posiblemente la presencia internacional del CNA responda a la idea que, reiteradamente se ha dicho, de que el Sistema Nacional de Acreditación de Colombia SNA muestra importantes niveles de desarrollo y que puede considerarse como un modelo regional, auncuando el país no tiene referentes precisos para saber si esta afirmación es cierta o no.

También es cierto que el CNA, que coincidenciamente tras la pandemia ha mostrado un mayor activismo y protagonismo, también por la implementación del Acuerdo 02 de 2020 sobre acreditación, enfrenta dos posiciones de opinión encontradas: La de quienes consideran que todos estos cambios recientes responden a unos caprichos de ciertos académicos o contratistas del Ministerio, y la de quienes creen que responden a la necesidad de poner al día el Sistema de Aseguramiento de la Calidad SAC en Colombia.

Lo cierto es que los ajustes a la normatividad, las alianzas y recomendaciones podrían tener una mejor recepción, aceptación y compromiso sectorial si el propio CNA y su financiador (el Ministerio de Educación), explicaran en detalle las motivaciones, costos y beneficios del Sistema de Educación Superior colombiano con estas alianzas.

 480 

Compartir en redes