El Observatorio de la Universidad Colombiana




La inquietante y progresiva caída en los activos y el patrimonio del SENA

Agosto 10/20 Entre 2016 y 2019 el patrimonio el SENA ha caído en medio billón de pesos, y sus activos en 164 mil millones, pese a que el Estado aumentó sus aportes. Sus estudiantes en ed. sup. tampoco suben.

A juicio de expertos financieros consultados por El Observatorio de la Universidad Colombiana, aunque el Sena haya hecho una reclasificación de su modelo contable, por más que se quieran explicar diversos rubros de inversión, especialmente relacionados con planta física, claramente los estados financieros (que se pueden consultar públicamente) señalan un deterioro en las finanzas del Servicio Nacional de Aprendizaje en sus últimos años.

Mientras que el activo de la entidad, en 2016 fue de 5.6 billones, el mismo para 2019 fue de 2.4. Por su parte, el patrimonio era, en 2.016, de 4.3 billones y en 2.019 cerró con 3.8 billones. Son 496 mil millones de pesos menos de activo que, además de no valorizarse, cayó, en una cifra que supera, enormemente el patrimonio de casi todas las IES del país.

Los aportes para la entidad por parte del Estado, han pasado de 1.5 billones en 2016 a 2.2 en 2.020, con un aumento del 46%, mientras que los recursos propios del Sena, que eran de 1.8 en 2016, para este año están en 1.7, lo cual representa una caída del 7 %.

Entre tanto, el pasivo ha aumentado -entre 2016 y 2019- en 340 mil millones de pesos.

 

El SENA ha sido concebido como un establecimiento público del orden nacional con personería Jurídica, patrimonio propio e independiente y autonomía administrativa según el artículo 1º de la Ley 119 de 1994, adscrito al Ministerio del Trabajo de acuerdo con el Decreto 4108 de 2011.

Los aportes sobre la nómina del SENA, corresponden a la contribución parafiscal establecidas en la Ley 21 de 1982 y la Ley 1607 de 2012 a cargo de los empleadores obligados al pago de la misma, el hecho generador de la obligación es la nómina de los trabajadores con contrato laboral según el Código Sustantivo del Trabajo; cuya destinación es impartir formación profesional integral, atender el programa Nacional de Formación Especializada y actualización tecnológica del recurso humano de las empresas, brindar servicios tecnológicos al sector empresarial y atender el servicio público de empleo.

El Servicio Nacional de Aprendizaje, SENA, se financia con los aportes parafiscales que pagan las empresas y sus propios ingresos de capital y venta de servicios, consultorías, Fondo Emprender y multas a empresas, entre otros.

Evolución de la fuente de recursos del SENA entre 2016 y 2020

2016 2017 2018 2019 2.020
Aportes Estado 1.509.243.677.578 1.509.243.677.578 1.790.564.914.961 1.932.575.116.858 2.200.396.028.710
Recursos propios 1.796.779.674.889 1.796.779.674.889 1.600.254.750.000 1.657.924.781.199 1.673.287.943.460

.

Cobertura educativa

El SENA ofrece programas de educación superior en el nivel tecnológico, de formación técnica laboral y de formación complementaria. Toda esta oferta (de carácter formal, no formal e informal) ha aumentado de 4.6 millones de colombianos, en 2016, a 5.5 millones en 2.019.

No obstante la matrícula en educación superior se ha venido desacelerando, tanto en las propias cifras del Sena como en las de Mineducación (pues no coinciden).

Entre 2016 y hoy el SENA ha tenido como directores a Alfonso Prada Gil -entre 2014 y 2017-, María Andrea Nieto, y José Alfonso Lizarazo Sarmiento (por el gobierno Santos) y Carlos Mario Estrada (gobierno Duque).

Nieto fue declarada insubsistente tras haber hecho denuncias públicas por posibles manejos burocráticos y contrataciones sin fundamento por parte de Prada, así como inversiones en construcciones no terminadas.

Lo cierto hoy es que la entidad que ha sido llamada la “joya del Gobierno”, en la época de Juan Manuel Santos, por lo menos en lo financiero parece estar perdiendo brillo.

Compartir en redes