La nueva era en Uniatlántico: Con gobernabilidad y sin deudas

Mayo 31/18 Aunque se mantiene en Ley 550, la Universidad del Atlántico tiene saneadas sus finanzas y ya tiene el 60 % de sus programas acreditados.

Así se confirmó durante el ejercicio público de rendición de cuentas en el que su rector, Carlos Prasca, aún sin cumplir un año en el cargo, ha impulsado un nuevo ambiente en la universidad pública del Atlántico.

Por primera vez en muchos meses esta Universidad es noticia importante por sus logros académicos y proyectos y no por las que, ojalá no se repitan, peleas en su Consejo Superior.

Prasca llegó a la rectoría en junio pasado y con un nuevo equipo de trabajo ha lorgado potenciar con indicadores académicos un ambiente optimista con miras a la posible acreditación institucional, que espera obtener este año una vez se de la visita oficial de los pares asignados por el Consejo Nacional de Acreditación.

Cifras significativas

Programas acreditados: 20, que equivale al 60%

Grupos de investigación clasificados en Colciencias: 82

Sedes regionales: En SUAN y se proyecta una nueva en Sabanalarga. Tiene un progama en San Andrés.

Estudiantes: 23.909. EN 2012 había 12 mil.

Deserción por debajo del 10% (contra un 12.3% nacional), en gran medida impulsada por programas de bienestar y apoyo económico a los estudiantes. Las tres cuartas partes de estos reciben alguna clase de subsidio por parte de la Institución.

Docentes: 1.330. El 66% con maestría y doctorado.

Positiva situación económica

“La Universidad del Atlántico ha podido superar la crisis económica y su flujo ed caja es suficiente para atender sus compromisos”, señaló públicamente Prasca, quien incluso señaló que reiteradamente han advertido a Colpensiones de cuánto es el valor real de la deuda pendiente por parte de la Universidad por concepto de pasivo pensional, pues ya se encuentran las reservas para pagarlo, pero Colpensiones no ha respondido.

“No debemos dinero a nadie”. De un presupuesto de 350 mil millones en 2017, la Universidad sólo gastó el 66%. Tiene más de 100 mil millones de pesos provisionados para atender compromisos adquiridos y la reserva que, por ley, debe tener por estar en Ley 550 o de insolvencia financiera, a la que entró hace ya varios años.

Una vez pueda liberar los recursos podrá comprometerse con un nuevo edificio para la sede de Bellas Artes.

La otra inversión prevista es la del envío de profesores para ser formados como doctores, de tal manera que la universidad pueda pagar su salario mientras dura su estudio.

Las directivas de la institución han reconocido el compromiso clave de dos de los miembros de su Consejo Superior: El gobernador del Atlántico, Eduardo Verano de la Rosa, y la viceminsitra de Educación Superior, Natalia Ruiz.