Las complejas, diversas, confusas y polémicas expectativas en torno de CTeI en Gobierno Petro

Julio 15/22 A diferencia de Mineducación, la agenda del nuevo gobierno en Minciencias no es clara, muchos opinan, hay críticas y cualquier sorpresa puede esperarse.

Alejando Gaviria coordinó el equipo de empalme en Mineducación y su nombramiento como ministro en esa cartera poco sorprendió, por lo menos en cuanto a su conocimiento del sector, auncuando no tenga un historial muy cercano a las reivindicaciones sociales de los sindicatos educativos. La estrategia de Gaviria fue llegar con un equipo que ha recibido los informes de parte de la saliente ministra y viceministros, así como de los directores de las entidades adscritas al sector Educación.

En cambio, en Minciencias, en donde aún no se conoce oficialmente la decisión del presidente Petro de quién será el nuevo ministro, el coordinador del empalme ha sido el hasta ahora senador liberal Iván Darío Agudelo, y su estrategia, muy propio de su perfil político, ha sido la de reunirse no sólo con el saliente ministro Tito Crissien y sus viceministros, sino apalancarse especialmente en la sede de la Academia de Ciencias para coordinar reuniones con los muy diversos sectores que tienen alguna voz en el sector: Los rectores del SUE, los directivos de ASCUN, con la ANDI, con los institutos públicos nacionales de investigación de Colombia, con el SENA, con los representantes a los Consejos Superiores de Universidades -ARPU, con mujeres científicas, y las directivas de Maloka y Parque Explora, entre otros.

Agudelo gestiona el tema porque desde hace cuatro años ayudó con la creación del Minciencias, y está acompañado de un grupo de científicos (varios de ellos que sueñan con ser ministro) que aparentemente están de acuerdo en temas esenciales para esa cartera, tales como las recomendaciones de Misión de Sabios, un redireccionamiento en temas de OCADs y regalías, revisar la articulación con el concepto de competitividad, articular y acercar más la ciencia a la educación y al país, y revisar el presupuesto, entre otros aspectos.

Lea: Los temas claves en Ciencia, Tecnología e Innovación que deben estar en el empalme entre gobiernos

Pero en los últimos días ha surgido un tema que ha causado ruido al respecto. Se trata del análisis de parte de analistas del sector del documento “Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SNCTI) para el buen vivir, el vivir sabroso y el ejercicio efectivo de una democracia multicolor. Documento de visión política”, en su versión de mayo de 2022, producido a nombre del Pacto Histórico (el partido que llevó al poder al presidente Petro y la vicepresidenta Francia Márquez), por parte de 8 académicos, y en pimer lugar por Irene Vélez Torres, profesora de Univalle, y quien hace parte del equipo de empalme e incluso ha sonado como posible ministra.

Clic para acceder al documento

Según la visión del nuevo gobierno, o por lo menos acogida como un documento programático de campaña, “optar por una ciencia, tecnología e innovación (CTI) para la vida, para vivir sabroso, significa, en primera instancia, reconocer que es necesario reorientar este rumbo y la manera en que las políticas de ciencia y tecnología han sido históricamente concebidas por el Estado, la academia y la industria para recentrarlas en la reconstitución, sanación y protección de la red de relaciones de la vida, el buen vivir y el vivir sabroso. En segunda instancia, conlleva exhortar la relevancia, pero también identificar los límites de la ciencia y la tecnología, reconociendo que no todas las soluciones, ni necesariamente las mejores, han surgido en conocimiento científico moderno”.

El exrector de la Universidad Nacional de Colombia y columnista de El Tiempo, Moisés Wasserman (foto) ha sido uno de los que ha asumido una actitud crítica pública, y en su columna de este 15 de julio, titulada “Ciencia hegemónica” y “justicia epistémica” critica el mismo.

Para Wasserman, “son 16 páginas en las que catorce veces aparece “vivir sabroso” como objetivo de la ciencia. Posiblemente entre a la historia anecdóticamente como el primer documento de política científica que califica a la ciencia como una amenaza. Se necesitarían muchas páginas para responder afirmaciones abiertamente falsas, sin ninguna sustentación en referencias o datos. Me limitaré acá a comentar dos conceptos que presenta y que yo considero profundamente equivocados y peligrosos: Ciencia hegemónica y justicia epistémica”.

Previamente, para el médico genetista y profesor universitario Juan José Yunis, el documento es “lamentable”; para el epidemiólogo Fernando Suárez Obando “esta propuesta no es el camino indicado, etérea, difusa, ideologizada”; y para el rector de la FCV y exdirector de Colciencias, Jaime Restrepo Cuartas, el documento le recuerda “las discusiones de hace cuarenta años con la extrema izquierda. Eso no es un documento de ciencia sino de política. Ojalá no se acabe con los poco que hemos podido avanzar en la ciencia”.

Claramente, al final de todo esto, y cuando haya ministro y éste defina lineamientos -cercanos o no al polémico documento; o cercano o no a las propuestas, diversas, de los muy variados grupos consultados; las discusiones de un sector lleno de “vacas sagradas” seguirá dándose.

 1,232 

Compartir en redes