Los intereses políticos tras la (re) elección en las Unidades Tecnológicas de Santander


Feb 12/19 Un análisis de Lasillavacia.com señala las habilidades políticas del actual rector, Omar Lergenke, quien se podía re-elegir como rector de las UTS este viernes, en un ambiente de intereses de poder de la gobernación y los políticos tradicionales de Santander.

Foto: Omar Lergenke y Didier Tavera

La siguiente es la historia:

Desde que inició el proceso para elegir al nuevo rector de las Unidades Tecnológicas de Santander, UTS, quedó al descubierto una nueva grieta dentro de la casa política de los Tavera.

Aunque el actual rector, Omar Lengerke, es esposo de Magda Judith Morales Tavera, prima del gobernador Didier Tavera; desde el ‘palacio amarillo’ le están haciendo contrapeso a su reelección.

Denuncias relacionadas con irregularidades en la conformación de la terna de la que el Consejo Directivo debe escoger el nombre de quien estará al frente de esa institución por los próximos cuatro años, tienen en el ojo del huracán el proceso y encendido el pulso político.

Mientras que los denunciantes están pidiendo que se suspenda el cronograma hasta que no se resuelvan de fondo las dudas, desde el Consejo Directivo no han planteado cambios y todo está dado para que el 15 de febrero se decida el nombre del nuevo rector.

El rector

Omar Lengerke llegó a la rectoría de las UTS en marzo del 2015 en medio de un pulso que libraron el gobernador de la época y hoy senador de Cambio Radical, Richard Aguilar, y el senador liberal Jaime Durán.

Aunque en ese entonces los acuerdos políticos estaban dados para que Durán, quien tenía a Óscar Omar Orozco en ese cargo, mantuviera su participación; Aguilar los rompió y terminó apoyando a Lengerke en la carrera.

Sin embargo, según le contaron a La Silla cuatro fuentes que tuvieron que ver con el proceso en ese momento, la movida del entonces Gobernador fue más circunstancial que premeditada.

“Fue algo que Lengerke empezó a tejer solo”, dijo a La Silla una fuente que trabajó de cerca con Aguilar.

Lengerke había llegado a la administración de Richard Aguilar, porque era amigo de su hermano el cirujano Hugo Abel Aguilar Villa, a quien había conocido en Brasil mientras ambos estaban estudiando.

Su vinculación inicial fue como asesor del Gobernador, quien lo encargó específicamente de dirigir la creación de la Secretaría de las TIC del departamento, despacho que nació en mayo de 2012, a cinco meses de la posesión de Aguilar.

En junio de ese año Lengerke asumió formalmente como Secretario de las TIC, y se mantuvo allí hasta que se posesionó en marzo de 2015 como rector de las UTS.

En ese cargo, en el que de paso se ganó la confianza de Aguilar (gobernador), fue que él abonó su propio terreno para postularse, algo que de entrada no le quedaba difícil porque él ya había sido profesor de esa institución y la conocía por dentro.

“Al principio en la Gobernación se bromeaba con eso de que él quería ser rector, luego resultó ser cierto y ahí fue cuando buscó apoyos entre esos el de Richard”, dijo a La Silla una de esas fuentes.

Esa fuente y otra más del grupo de Aguilar, además nos detallaron que quien también influyó para que se terminara de concretar el apoyo a esa postulación fue el parapolítico, Hugo Aguilar Naranjo, (papá de Richard).

“Hubo una recomendación de él, que sí fue importante porque al principio Richard estaba casado con darle eso a los liberales”, nos contó un político que trabajó con Aguilar papá en ese entonces. Otro que también hace parte de ese grupo político nos dio una versión casi idéntica.

Al final su nombre terminó tomando vuelo porque su hoja de vida incluye un doctorado en ciencias de la ingeniería mecánica  y un posdoctorado en diseño de máquinas mecatrónicas y robóticas.

Además, porque Óscar Omar Orozco, su antecesor, estaba metido en varios ruidos por el manejo político y  presuntamente irregular de esa institución, y en esa medida había resistencia dentro del Consejo Directivo para mantenerle la cuota al grupo de Jaime Durán .

Una vez entró a mandar en la UTS, Lengerke, en palabras de un político que lo conoce, “empezó a hacer su propia rectoría”, y no se casó con ningún grupo en particular.

“Lengerke es muy inteligente y en las elecciones de ese año se sentó con todos, a todos los trató bien y hasta ahora a todos les ha dado participación de una u otra manera”, explicó a La Silla una fuente de adentro de las UTS.

De hecho, en 2015 el periódico Vanguardia documentó que a un mes de las elecciones regionales en las UTS  estaban ofreciendo calificaciones a los estudiantes a cambio de respaldos políticos y de asistir a reuniones; y que varios profesores se sentían presionados.

Aunque cuando Didier Tavera resultó elegido en el Santander político hizo carrera la idea de que esta vez Lengerke sí iba a matricular el fortín con esa casa debido a que su esposa hace parte de esa familia, al final eso tampoco resultó.

Dos congresistas actuales y dos políticos que tienen como saberlo, nos detallaron que a todos los grupos les han dado participación vinculando personal y profesores que imparten horas cátedra, o repartiendo becas.

Esas fuentes también explicaron que el que más tiene participación es el senador Miguel Ángel Pinto, quien también hace parte de la casa Tavera porque es esposo de Claudia López (una de las tías del Gobernador), pero que se distanció del Gobernador tras las legislativas del año pasado porque sintió que no le puso toda la maquinaria a su disposición. La Silla no obtuvo pruebas de eso, pero la cercanía política sí es clara.

Por ejemplo, Pinto tiene en su UTL a Susana Lengerke, la hermana del rector. Además, el año pasado cuando empezaron a sonar las precandidaturas, Lengerke estuvo en el sonajero para la Gobernación como el candidato de Martín Tavera, quien, como hemos contado, es el hombre más poderoso de esa casa y tiene una estrecha relación con Pinto.

Los ruidos

Desde diciembre del año pasado, cuando se conocieron los nombres de los integrantes de la terna que escogió el Consejo Académico de la universidad para que el Consejo Directivo decida el nombre del rector, inició un tire y afloje.

El delegado del Gobernador en ese órgano y jurídico del departamento, Luis Alberto Flórez, denunció que la terna no había sido conformada obedeciendo a criterios meritocráticos porque había hojas de vida más preparadas, y que en la práctica lo que le habían entregado al Consejo Directivo era una terna de uno.

Eso último porque los otros dos ternados son de la línea del actual rector. Mientras que Javier Mendoza, director administrativo de investigación, fue promovido por Lengerke; Abigaíl Tello, coordinadora curricular de ingeniería de sistemas, llegó a trabajar a las UTS durante su administración.

Aunque para tomar determinaciones por esos reparos Flórez citó a un consejo extraordinario el 21 de diciembre, finalmente la reunión no ocurrió porque varios estaban fuera de la ciudad por la temporada de vacaciones.

Según dijo en Vanguardia en ese momento, la decisión que se tomó fue enviar los cuestionamientos por escrito para despejar las dudas, pero los ánimos lejos de apaciguarse, se siguieron caldeando.

Un mes después llegó a los correos de todos los integrantes del Consejo Directivo una denuncia firmada por Juan Carlos Sierra Gómez, un estudiante de derecho de la UCC, que argumentaba que las hojas de vida estuvieron mal evaluadas, y que varios miembros del Consejo Académico estaban inhabilitados para ternar porque durante la administración de Lengerke fueron promovidos o tuvieron beneficios.

Pese a que ese mail se sumó a los cuestionamientos del jurídico de Tavera y para el 24 de enero se citó al Consejo nuevamente, ese tema no se incluyó en la agenda del día, y encima Flórez no asistió porque, según le dijo a La Silla, enviaron la invitación con solo dos días de antelación pese a que la sesión se realizaría en la sede de Vélez (aproximadamente a cuatro horas de Bucaramanga).

El pulso ha ido escalando tanto que las denuncias las retomó la semana pasada el columnista de Vanguardia Miguel Ángel Pedraza y se sumó a las críticas por la manera en la que se definieron los nombres de los tres ternados. (Lea “Entre acusaciones de favorecimiento, UTS se alista para re-elegir o cambiar rector”).

Aunque lo que están pidiendo tanto Flórez como Sierra es que se les responda de fondo a sus denuncias, hasta ahora eso no ha pasado, salvo por una comunicación en la que el delegado del Consejo Académico asegura que los criterios que se tuvieron en cuenta para definir la terna fueron técnicos y se analizaron las inhabilidades de los postulados.

Pero por la crecida de los ruidos la delegada del ministerio de Educación, Ana Milena Gualdrón, solicitó formalmente que se resolvieran las dudas antes de la elección.

La nueva grieta

Que Tavera le esté poniendo freno a Lengerke, aún cuando es esposo de su prima y representa un fortín para su familia, tiene que ver en el fondo con un tema de egos.

Dos fuentes que lo saben de primera mano y que nos los relataron por separado, nos detallaron que la movida del Gobernador nació porque Lengerke no le consultó sus intenciones de reelegirse.

“Le pasó por encima”, dijo a La Silla una de esas fuentes. “Tavera dice mi compromiso no es con Lengerke, así que no tengo por qué mantenerle nada”.

Otra nos explicó: “Era un tema de delicadeza que evidentemente cayó muy mal y más cuando Lengerke está siendo más funcional a Pinto que a él y ellos están distanciados”. 

Una tercera fuente nos dijo que Juan Carlos Reyes Nova, un veterinario que en los últimos tres años fue gerente de Ferticol y estuvo en una de las subdirecciones de la Cdmb como ficha de Tavera, era a quien el Gobernador quería poner en ese cargo. Eso no pudimos comprobarlo.

En todo caso, como lo que está pidiendo Flórez es que se desbarate la terna anterior y se conforme una nueva se podría volver a abrir la baraja.

Sin embargo, para que la movida le funcione a Tavera tendría que voltear en la siguiente semana la mayoría de los votos.

Por ahora, dentro de lo que pudimos confirmar, Lengerke tiene asegurados los votos de los docentes, los directivos, los gremios y los exrectores.

El respaldo está dado en buena medida en que durante su administración dejó varias cosas para mostrar como la construcción de una nueva sede en Bucaramanga, remodelaciones de varias instalaciones y la ubicación de las UTS en el primer lugar del ranking de las instituciones públicas tecnológicas de Colombia.

Así que Tavera tendría que sumar el de Presidencia, el del Ministerio de Educación, el de los estudiantes y el de los egresados para ganar.

Sobre los dos primeros, confirmamos que están del lado de que se le dé trámite a las denuncias y se resuelvan de fondo. Sobre los dos últimos nadie nos dio razón y no contestaron las llamadas ni los mensajes que les dejamos.

Por ahora, según la versión oficial que nos entregó a través de la oficina de prensa el secretario general de las UTS, Édgar Pachón, el proceso va a continuar de acuerdo al cronograma, que mañana contempla un foro con los ternados y que finaliza el 15 de febrero con la votación.

Así que en una semana se sabrá si las denuncias desbaratan la terna y también el nombre del vencedor en el pulso que generó una nueva grieta en la casa Tavera.

El botín está en el manejo de una institución que tiene alrededor de $75 mil millones anuales de presupuesto, mueve varias decenas de cargos entre administrativos y docentes, y, además de Bucaramanga, tiene sedes en Barrancabermeja, San Gil, Piedecuesta y Vélez, algunos de los principales centros electorales de Santander.