Mineducación ya había mandado inspector in situ a Unincca… y la situación empeoró

Abril 4/19 El Ministerio hizo lo mínimo esperado: Intervenir la Incca y mandar un inspector in situ (no se sabe quién será). Ya lo había hecho en 2015, y no pasó nada. Ojalá ahora se den resultados positivos.

Tras las reiteradas quejas de los estudiantes, plantones de los profesores y denuncias de este Observatorio y algunos medios de comunicación, finalmente el Ministerio se decidió a actuar.

A través de la Resolución 3503 de 2019, amparada en la la Ley 1740 de 2014 (de inspección y vigilancia) dispuso la vigilancia especial por encontrar que la Institución está incursa en las causales definidas en los literales b y c del Artículo 11 de la Ley 1740 de 2014, que señalan que “están afectadas de manera grave las condiciones de calidad del servicio, y porque sus recursos y rentas están siendo conservados, invertidos, aplicados o arbitrados indebidamente, con fines diferentes al cumplimiento de su misión y función institucional”, para lo cual se designó un inspector in situ a quien le corresponde vigilar permanentemente, y mientras subsistan las situaciones que originaron las medidas, la gestión académica, administrativa y financiera de la Universidad INCCA de Colombia.

Curiosamente, como lo había denunciado este Observatorio, si el propio Ministerio reconoce en la resolución que “están afectadas de manera grave las condiciones de calidad del servicio” no se entiende cómo el propio viceministro de Educación Superior, hace pocas semanas, le otorgó a la Universidad el registro para un nuevo pregrado en estadística.

Lea: Mineducación le aprueba nuevo pregrado a Unincca, que no tiene cómo pagar docentes

También llama la atención que el Ministerio informe que las medidas adoptadas “se dan después de una serie de acciones iniciadas en enero de 2019 cuando se radicaron las denuncias de índole académica, financiera y administrativa por parte de la comunidad académica de la Universidad ante esta cartera”, cuando la crisis de la Incca es pública desde hace varios años, y reiteradamente denunciada en medios como éste y decenas de cartas, de tiempo atrás, radicadas en el propio Ministerio por miembros de dicha IES.

Según el Ministerio la medida se toma luego de visitas administrativas de inspección y vigilancia a la sede principal y la de Fusagasugá, y que el objetivo de la intervención es “señalar condiciones de carácter académico, administrativo y financiero que la Institución y sus directivos deben atender para corregir o superar en el menor tiempo posible las situaciones y deficiencias de esta naturaleza y designar a un inspector in situ quien hará seguimiento constante a las acciones que se adelanten por parte de las directivas de la institución para garantizar a estudiantes, padres de familia y comunidad en general, la prestación adecuada del servicio”.

Inspector no garantiza solución de los problemas

En diciembre de 2015, las entonces ministra y viceministra de Educación Superior, Gina Parody y Natalia Ariza Ramírez, también decidieron intervenir a la U. Incca y designar inspector in situ.

Lo dicho en el anuncio del Ministerio, de ayer, no es nuevo para esta IES. En diciembre de 2018, Parody dijo: “Es tan grave la situación económica que varios docentes han suspendido las clases; y en temas académicos, investigamos que admiten a estudiantes sin cumplir con los requisitos legales”, y por ello, decidió que habría una vigilancia especial por parte de un inspector in situ.

No obstante, y pese a que la situación de la Incca se fue agravando, incluso con la presencia de dicho inspector in situ, en mayo de 2017, sorprendentemente y sin una explicación real de fondo, el propio Ministerio (esta vez con la dirección de Yaneth Giha y Natalia Ruiz Rodgers) decidió levantar las medidas preventivas en esa Universidad.

“Los informes técnicos reflejaron mejoramientos constantes que permitieron evidenciar que la Universidad INCCA de Colombia puede prestar el servicio educativo en condiciones de calidad”, señaló Natalia Ruiz en rueda de prensa, e incluso se aclaró que, en adelante, “el Ministerio deberá realizar seguimientos periódicos en aras de constatar que dichas acciones de mejora han sido incorporadas e institucionalizadas como parte de sus procedimientos internos”.

Lea la noticia oficial de Mineducación: Ministerio de Educación levanta medidas preventivas a la Universidad Incca

Parece que dicha tarea no se hizo bien. Ojalá que el anuncio de ahora termine con una solución real y positiva para al Universidad y no sea una forma de dilatar un drama social para justificar un aparente interés del Ministerio en cumplir su deber.