Nueva Ministra debe defender los intereses del Estado antes que el de los particulares

Por: Carlos Arturo Soto Lombana, profesor de la Universidad de Antioquia, en El Mundo. Agosto de 2018

La ministra de Educación, Dra, María Victoria Angulo, tiene los conocimientos técnicos y la experiencia requerida para realizar una excelente gestión al frente de la cartera de educación. El paso de la Dra. Angulo por el Ministerio de Educación Nacional (MEN) en el gobierno del Dr. Álvaro Uribe Vélez, el trabajo al frente de Empresarios por la Educación (ExE) y su desempeño en la Secretaría de Educación de Bogotá, entre otros, son prenda de garantía para decir que nos encontramos con una persona que conoce y comprende las capacidades del Estado y del sector empresarial en lo que tiene que ver con la educación.

Sin duda alguna se trata de una excelente elección la que ha realizado el presidente Duque, la que muy seguramente se verá reflejada en una gestión reposada al frente al MEN, lejos de protagonismos no apropiados, ni de apuestas que pongan en peligro los recursos destinados a la financiación de la educación pública. La primera preocupación de la ministra es la deuda de cerca de dos billones de pesos que tiene el Estado con el sistema educativo; dentro de las medidas necesarias que tendrá que tomar el actual gobierno es repensar el Programa Ser Pilo Paga (PSPP), que ha transferido importantes recursos públicos al sector privado, poniendo en peligro la sostenibilidad de la oferta pública superior.

La mala noticia es que el presente gobierno no se compromete a aumentar los recursos para la educación; al decir “gastar mejor antes que gastar más” recuerda la consigna del gobierno uribista de hacer más con la misma “platica”, doctrina que exigió a las universidades públicas triplicar la cobertura con los mismos recursos que por ley tiene el sistema de educación superior desde 1992.

Dado que las universidades públicas han llegado al límite de su expansión, por la falta de recursos y por el déficit que las aqueja, la Dra. Angulo no tendrá la suerte de su homóloga, Dra. Cecilia María Vélez White, que logró importantes metas en cobertura de la educación superior. Si la meta del gobierno es hacer gratuita la educación superior para los jóvenes de los estratos 1 y 2 y además ampliar su cobertura, necesariamente tendrá que tomar decisiones sobre el PSPP. Según el Dr. Adolfo León Atehortúa Cruz, exrector de la Universidad Pedagógica Nacional, el gobierno anterior tomó del recaudo tributario CREE, destinado a financiar las universidades públicas, una suma superior a $808 mil millones de pesos para financiar el PSPP. Estos recursos invertidos en las universidades públicas permitirían ampliar la cobertura oficial, coincidiendo con el lema del actual gobierno de “gastar mejor antes que gastar más”.

Sin desconocer los nexos de la Dra. Angulo con el sector empresarial, y de éstos con las universidades privadas, es importante que la nueva Ministra de Educación defienda los intereses del Estado antes que de los particulares, buscando mejorar indicadores de cobertura, inclusión, calidad y estabilidad financiera del sistema público de educación de Colombia.