Por falta de profesionales en ciertas áreas, Unión Europea busca un título válido en toda la región

Abril 1/24 La Comisión Europea, con sede en Bruselas (Bélgica) busca que los 27 países de la Unión Europea unifiquen títulos universitarios para avanzar en la movilidad y contratación de profesionales.

Uno de los objetivos principales de la medida es permitir que los estudiantes se puedan mover por diferentes universidades de dentro de la Unión Europea con facilidad y sin obstáculos, y que no se les ponga trabas a la hora de buscar trabajo en un país comunitario en el que no han estudiado el grado o el máster universitario.

La iniciativa no pretende crear nuevos grados universitarios concretos ni tampoco modificar los modelos de enseñanza de ningún país, sino sencillamente marcar unos requisitos comunes para toda la UE y facilitar la homologación de los títulos expedidos. De hecho, las competencias en este sentido son estrictamente de las administraciones estatales y regionales. Por eso, la medida es de carácter voluntario y se podrán adherir a las universidades europeas que quieran.

En la misma línea, la Comisión Europea plantea la creación de una institución que se dedique a señalar qué planes de estudios y criterios deben seguir y cumplir las universidades que quieran obtener el reconocimiento europeo. Estos estándares se decidirán consensuadamente con expertos del sector de los distintos estados miembros, así como de las universidades, estudiantes y actores económicos y sociales implicados.

Poner fin a la falta de profesionales

Uno de los propósitos de la iniciativa es poner fin a la carencia de profesionales cualificados que sufren algunos sectores clave de la Unión Europea en determinados países, especialmente del norte del Viejo Continente. Según datos de la propia Comisión Europea, mientras la tasa de paro (desempleo) de la UE se mantiene en mínimos históricos (6,5%), la de vacantes ha ido aumentando hasta llegar al 2,9% –más del doble que en el 2012–. Además, se prevé que el envejecimiento acentúe aún más la falta de mano de obra y la población europea en edad laboral pase de 265 millones de personas en 2022 a 258 millones en 2030.

También, tal y como considera que se ha conseguido con el programa Erasmus, Bruselas quiere reforzar el sentimiento de pertenencia de los jóvenes a la UE y acercarse hacia un modelo común de enseñanza, si bien los estados miembros y las regiones se muestran muy contrarias a ceder competencias en esta materia. 

Fuente: es.ara.cat

Loading

Compartir en redes