El Observatorio de la Universidad Colombiana




¿Qué ocurre en Uniatlántico?: Gaspar Hernández – febrero/21

En Barranquilla, en el diario La Libertad, el egresado de Uniatlántico Gaspar Hernández Camaaño, expresa su preocupación por los muy diversos hechos que han sido noticia, lamentable, en torno a Uniatlántico. Aquí se reprocuden sus apreciaciones sobre las propuestas de reforma estatutaria. Para ver los otros temas haga clic aquí para ir a la página del periódico.

Se informa que hay un proyecto de nuevo estatuto, al parecer redactado por altos consejeros en educación superior. Y que es un pedido A SOBRE-MEDIDA por unos aspirantes a ser rector del Alma Mater.

Clic para leer el artículo que cuenta lo que pasa en Uniatlántico, publicado por el portal corrupción al día, y denominado Convierten el nuevo estatuto de la U. del Atlántico en un traje a la medida de la corrupción.

Me tomé el trabajo de imprimir el proyecto, que me envió uno de mis corresponsales secretos, pues, como rumiante que soy, leo en papel. Y lo que he leído es, simplemente, una tarea mal hecha por redactores que: 1). ignoran el significado y alcance del principio de autonomía universitaria, 2) qué es una ley especial universitaria y 3) no saben técnica de redacción de disposiciones jurídicas. Ese es otro lenguaje que no se aprende copiando.

Frente a un nuevo Estatuto General habrá necesidad de estudiarlo comparativamente. Mientras tanto, confío en el talante de unos Consejeros del Superior con una genuina formación universitaria. Y que ellos sabrán entender el momento crítico del Alma Mater que no puede seguir siendo manejada como una Institución de Educación Media.

No se pueden redactar normas jurídicas copiando y desconociendo la realidad “sui-generis” del alma y entrañas de la Universidad del Atlántico. Pero es solo un Proyecto contra el que se han anunciado rechazos y criticas sin argumentos racionales. El derecho es, también, una técnica, un lenguaje y una disciplina que hay que estudiar en una aula universitaria. El Derecho no se aprende por osmosis. No es genética, ni biología. Es juris- p r u d e n c i a.

Entonces, como prudencia hay que esperar que el honorable consejo superior universitario apruebe un nuevo estatuto general para nuestra alma mater que creo, a mi manera, no necesita sino que: Le respeten su autonomía, vulnerada por el Esmad, la indiferencia comunitaria y las buenas intenciones de dirigentes que aún creen que “La universidad es el municipio 24 del departamento del atlántico”.

Frente a un nuevo Estatuto General habrá necesidad de estudiarlo comparativamente. Mientras tanto, confió en el talante de unos Consejeros del Superior con una genuina formación universitaria. Y que ellos sabrán entender el momento crítico del Alma Mater que no puede seguir siendo manejada como una Institución de Educación Media.

En ese orden creo válido que los Consejeros estudien las recomendaciones que leí, recientemente, en el Observatorio de la Universidad Colombiana, una página de noticias universitarias, sobre un decálogo de “dominios conceptuales” que debe demostrar cualquier aspirante a ser rector de una universidad estatal en Colombia. Esos conceptos, en síntesis, son:

  1. Conocimientos sobre legislación de Educación Superior,
  2. Comprensión del sistema del aseguramiento calidad educativa,
  3. Manejo de la contratación y del régimen salarial de docentes universitarios de alta preparación académica,
  4. Identificar los recursos de la financiación del servicio público educativo,
  5. Identificar los actores de la vida comunitaria universitaria,
  6. Reconocer los problemas propios y los conflictos que se generan sin soluciones,
  7. Conocer la historia de la Universidad en sus logros y frustraciones,
  8. Experiencia comprobada en Educación Superior Universitaria,
  9. Tener experticia en investigación y docencia universitaria, y
  10. Manejo cultural e intelectual propio. Autónomo.

Lea: Conocimientos básicos y experiencias mínimas de quien aspire a ser Rector

Yo agregaría: tener un adecuado equipo asesor no improvisado por ” amiguismo” o recomendación electoral. Un equipo de sabios decentes. Más sabios que el propio aspirante a rector. un asesor no es un adulador y menos una cuota electoral.

Compartir en redes