El Observatorio de la Universidad Colombiana




¿Rankings y bonificación por artículo de investigación incentivan el plagio?

Sept 24/20 Amelec Jesús Viloria Silva presenta sus investigaciones como Amelec Victoria para una universidad y como Jesús Silva para otra.

El es el principal señalado de estar frente a una “red” de investigadores que lideran, para beneficio propio, plagio y citas en diversas investigaciones.

Universidades como la de la Costa, la del Atlántico, la de Sucre, Simón Bolívar, Colegio Mayor de Cundinamarca, y Surcolombiana, estarían impactadas en su imagen y visibilidad investigativa por esta situación.

El afán por producir, dar más visibilidad investigativa a las IES y cobrar bonificaciones adicionales por artículo (que en algunos casos puede llegar a los 30 millones de pesos), estaría incentivandouna especie de mercado negro y de plagio de investigadores y artículos que, a su vez, traicionan la confianza de las universidades que los contratan.

Este es uno de los casos de varios investigadores y de varias IES colombianas que llevaron a la editorial IOP Publishing a retirar de su catálogo más de 24 artículos en los que aparecen autores colombianos “tras una clara evidencia de plagio y manipulación de citas”.

La denuncia fue publicada por el Diario El Espectador que cuenta cómo la citada editorial halló evidencia de plagio y manipulación de citas. Según referencia, Rachael Harper, directora de comunicaciones de IOP Publishing señaló que “en todos los casos, el trabajo fue publicado originalmente en español y fue traducido y publicado sin permiso o reconocimiento a los autores originales. También se agregaron múltiples citas nuevas a los artículos posteriores a la traducción, muchas de las cuales fueron del propio trabajo del nuevo autor”.

Según cuenta El Espectador, Amelec Jesús Viloria Silva es protagonista de la siguiente historia:

Uno de los artículos retractados, titulado Analysis of air quality data in the city of Bogotá through clustering techniques, había sido publicado por Jesús Silva, Luz Adriana Londoño,Noel Varela, Omar Bonerge Pineda Lezama, Liliana Patricia Lozano Ayarza y Julio Cesar Mojica Herazo.

Silva, autor principal del trabajo, aparece afiliado a la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas en Lima, Perú. Pero curiosamente, en otros de los artículos investigador firma como Amelec Viloria de la Universidad de la Costa. Según el grupo editorial Silva y Viloria son la misma persona.

Según el portal Retraction Watch, este autor ocupa el puesto 30 en la lista de los investigadores con más problemas de retractación de artículos.

De acuerdo con su currículo (CvLAC en MinCiencias), Amelec Jesús Viloria Silva se habría graduado como ingeniero químico en la Universidad Nacional Experimental Politécnica Antonio José de Sucre (Venezuela) donde también habría terminado un doctorado en ciencias de la ingeniería de la U. Nacional Politécnica Antonio José de Sucre. Según el documento también ha estado vinculado a la U. Sergio Arboleda.

Por su parte, Luz Adriana Londoño, Noel Varela, Patricia Lozano Ayarza y Julio Cesar Mojica Herazo figuran como investigadores de la U. de la Costa. El otro autor, Omar Bonerge, pertenece a la Universidad Tecnológica Centroamericana (UNITEC) en San Pedro Sula, Honduras.

“Las investigaciones por fallas de conducta están en curso en las instituciones de los autores”, anunció IOP Publishing en la nota de retractación que acompaña ahora el artículo mencionado arriba y prometió que las conclusiones serán comunicadas al público cuando finalicen.

“Constantemente estamos evaluando nuestros procesos editoriales a medida que se revelan nuevas formas de manipular el sistema; por este motivo, tenemos altos estándares y expectativas de nuestros organizadores de conferencias y editores invitados… estamos comprometidos con detener la mala conducta de difusión académico-científica mediante la adopción de medidas tanto preventivas como reactivas”, añadió Harper.

La respuesta de Unicosta

Tito José Crissien, rector de la U. de la Costa, explicó a El Espectador que hace tres días recibieron la noticia por parte de la editorial IOP e inmediatamente llamaron a descargos a los involucrados. Amelec Jesús Viloria se encuentra en China como parte de un programa de movilidad académica y esto ha impedido que el proceso interno para establecer qué ocurrió haya tenido unos retrasos. “Ya abrimos el proceso disciplinario. Tenemos que cumplir con el debido proceso. Estaremos dando un fallo en unas tres semanas”, comentó el rector.

No obstante, en un comunicado posterior, la Universidad de La Costa informó que el investigador Viloria Silva fue “suspendido de sus actividades, con el fin de que pudiera aclara la situación”.

Crissien lamentó que la noticia esté afectando la reputación de la universidad cuando se trata de fenómeno que puede afectar a cualquier institución. “En esos listados aparece hasta la U. Nacional que es la que más publica en Colombia. Mientras más publica una institución más vulnerable se hace a este tipo de cosas”, apuntó.

En el comunicado rectoral, Crissien señaló que “el contenido de los artículos académicos cuestionados no fue objeto de las revisiones y rigurosos controles institucionales previos, por cuanto fueron remitidos directamente por el investigador a las instancias académicas y administrativas correspondientes“.

El día anterior, a El Espectador el rector Crissien había señalado que “Mientras más cantidad más riesgo de que alguien tenga una conducta inescrupulosa”.

En el ranking THE Latinoamérica, la U. de la Costa había entrado en las 10 IES nacionales con más de 400 artículos científicos.

Sobre las presiones para publicar y los incentivos que crean las instituciones, Crissien no cree que ahí esté el problema: “no creo que exista presión del sistema. Para mí un científico investiga para resolver problemas y cuando resuelve un problema quiere que muchas personas se enteren para puedan resolverlo”.

En el caso de su universidad, los profesores que publican reciben una bonificación dependiendo del nivel de la revista y pueden ir desde nueve millones de pesos para las de más alto prestigio hasta medio millón para las de menor nivel. “Hay universidades en Colombia que pagan $30 millones por un artículo publicado”, explicó.

“Estoy sorprendido. Amelec Jesús es un profesor que trabajó incluso en la U. Javeriana y si era un profesor reconocido por su buen nivel de publicaciones”, dijo a El Espectador.

Compartir en redes