El Observatorio de la Universidad Colombiana




Retos de la nueva agencia de Ed. Sup. de Bogotá: Rafael Orduz – agosto/20

El economista, exviceministro de Educación y Ex gerente de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB) analiza, en la revista “Pensar la Ciudad”, de la Universidad Distrital, los impactos de esta propuesta de la actual administración de Bogotá.

A diferencia de los anteriores planes de desarrollo, el recién aprobado Plan de Desarrollo, Un nuevo contrato social y ambiental para la Bogotá del Siglo XXI, da una particular importancia a la educación Superior en Bogotá. Para tal fin ha propuesto la Agencia para la Educación Superior, Ciencia y Tecnología como el instrumento y la entidad encargada de cerrar las enormes brechas que existen en el acceso a la educación superior por parte de los jóvenes de los sectores menos favorecidos. De igual manera, el Plan contempla creación de la Agencia para la Analítica de Datos, una iniciativa que busca fortalecer la sistematización y aprovechamiento de la compleja y abundante información existente sobre la ciudad y colocarla al servicio de la toma de decisiones, la investigación y el estudio de los problemas de la nuestra ciudad capital.

Los contextos: Las Agencias en el Plan de Desarrollo … y la pandemia

La Agencia para la Educación Superior, Ciencia y Tecnología, según el Plan, es un organismo que estará vinculado a la Secretaría de Educación Distrital, con autonomía presupuestal y financiera. Aunque el énfasis tanto en el texto de la norma como en las declaraciones de funcionarios de la alcaldía está puesto en el papel que la Agencia tendría como correa de transmisión entre demanda y oferta de cupos en la educación superior, también se abre la puerta a la “…promoción de la ciencia y la tecnología y de proyectos de investigación científica de grupos de investigación reconocidos por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación en el Distrito Capital”.

Resulta novedoso que la Secretaría, dedicada principalmente a los tramos de la educación preescolar, media básica y secundaria, tenga dentro de sus grandes objetivos la educación superior.

A pesar de que se ha hablado de un presupuesto de un billón de pesos “que garantizarán los 20.000 nuevos cupos que se propuso generar la alcaldesa Claudia López durante su gobierno”, también ha dicho la Secretaria de Educación actual que “… la agencia no ofertará programas ni será una entidad financiera que otorgue créditos para pagar matrículas como mecanismo de endeudamiento. Sus retos serán, entre otros, incentivar el acceso de los jóvenes más vulnerables…” (1).

La Secretaría ha definido diez beneficios para los jóvenes a los que la Agencia apuntará. De ellos, nueve están referidos al facilitamiento de acceso de los jóvenes a las instituciones de educación superior en Bogotá y sólo uno a “impulsar la ciencia y la tecnología en Bogotá”.

En cuanto a la Agencia para la Analítica de Datos, se trata de una nueva entidad “encargada de los procesos inherentes a la analítica de datos como la validación, recolección, integración, almacenamiento, depuración, estandarización, tratamiento, procesamiento, enriquecimiento, visualización y analítica multifinalitaria de datos estructurados y no estructurados del Distrito Capital e información pública y privada, preservando la observancia de los principios y normas de protección de datos personales…” (Art. 145, Plan de Desarrollo Distrital).

De manera específica, la Agencia servirá de integradora en los procesos de almacenamiento y analítica de datos entre instituciones públicas distritales, empresas privadas y ciudadanía en la perspectiva de Bogotá como una ciudad inteligente y podrá comercializar las diversas aplicaciones y usos de datos.

De la sociedad podrán hacer parte empresas bogotanas como la de telecomunicaciones (ETB), de acueducto (EAAB), el Grupo de Energía, Transmilenio, la del Metro y otras entidades del Distrito. Resulta llamativo que ETB pueda ejercer un rol que va más allá de sus actividades básicas de conectividad, impulsándola a participar de una esfera de alto potencial de generación de valor agregado alrededor de la fuente más importante actual de riqueza: los datos.

Hay situaciones derivadas de la pandemia que atañen a las agencias, como el hecho altamente probable de que habrá una reducción de la cobertura de la educación superior a partir del segundo semestre de 2020, es decir, menor matrícula que un año atrás por efecto de la disminución de ingresos de los hogares, por una parte, y por los altos costos de matrículas (en el caso de las instituciones de educación superior privadas), por otra. Los estudiantes y sus familias, ante el escenario de virtualidad total, no parecen aceptar que se sigan cobrando las matrículas correspondientes a los escenarios presenciales. Ello pondrá mayor presión a la Agencia para la Educación Superior y, desde luego, sobre las instituciones de educación superior, que deben aprestarse a introducir cambios en sus modelos de negocios y operación.

Las inequidades acentuadas durante la pandemia

Desde marzo de 2020, mes en el cual se inició el obligado confinamiento en Bogotá y Colombia, se han agudizado varias inequidades que pueden orientar las agendas de las Agencias en sus primeros años.

En primer lugar, la tasa de desempleo de los jóvenes registra niveles alarmantes. De acuerdo con el DANE, la tasa de desempleo para los hombres jóvenes (entre 14 y 28 años) pasó a 22 % y el de las mujeres a 33 %. La cifra puede estar subvalorada en la medida en que la tasa global de participación correspondiente a la población joven se redujo en aproximadamente 8 puntos entre mayo de 2019 y mayo del 2020 al colocarse en 48%, lo que puede reflejar que numerosas personas, aunque estén buscando empleo, no lo hayan hecho por razones de la cuarentena. Aunque el informe del DANE no discrimina la información por ciudades, la situación laboral en Bogotá en materia de empleo es dramática: 23.6 % de desempleo a finales de junio, cifra que, de forma sistemática siempre ha sido inferior a la del desempleo juvenil. (2), (3), (4)

En segundo lugar, el descenso de la matrícula en la educación superior, que ya venía presentándose con anterioridad a la pandemia, puede reducirse entre el 20% y el 50% en el segundo semestre. (5), (6).

En tercer lugar, la pandemia ha dejado al descubierto las enormes inequidades en materia de acceso efectivo a internet y que impactan de manera grave a los jóvenes en Bogotá. A pesar de que la situación en Bogotá es mejor que la del promedio del país, hay un 33% de hogares que carecen de internet fijo y un 59% que no tienen internet móvil.(7)

Las tres situaciones enunciadas afectan directamente a la juventud de forma dramática: más jóvenes sin estudiar y sin posibilidad de trabajar, así como jóvenes que carecen de conectividad a internet.

Algunas pistas para las Agencias…

Parafraseando a García Márquez, los jóvenes sí tienen quién les escriba… y los atienda. Tal debería ser uno de los énfasis de la Agencia para la Educación Superior, Ciencia y Tecnología.

Se debe aspirar a la conectividad universal de los jóvenes en Bogotá. Sin acceso a internet no existe la posibilidad del desarrollo de habilidades para el trabajo y el estudio en el mundo de hoy. Las ocupaciones asociadas a la llamada Cuarta Revolución Industrial se relacionan, todas, con las destrezas digitales, directa o indirectamente.

Los modelos pedagógicos de la educación superior están en crisis. Sin duda, la pandemia pasará; no obstante, el adecuado manejo de escenarios virtuales desempeñará un papel cada vez más importante. Ello no se circunscribe a un escenario de tipo técnico (como manejar las herramientas digitales), se trata, en lo fundamental, de un cambio en los modelos pedagógicos.

El “estudio para toda una vida” se va imponiendo: la necesidad de actualizarse a través de cursos tipo MOOC (cursos masivos abiertos en línea), interactivos, colaborativos, son opciones interesantes y prácticas para los jóvenes. La Agencia del ramo puede contribuir a orientarlos y, desde luego, a la adquisición de una competencia escasa: la del autoaprendizaje.

En cuanto a la Agencia para la Analítica de Datos, se trata de un prometedor proyecto alrededor de la veta de creación de riqueza contemporánea: los datos. Los datos tienen una utilidad enorme en ámbitos tan diversos como el marketing, la salud, el internet de las cosas, la educación, la gerencia empresarial, la investigación científica y tecnológica, entre otros.

De hecho, la llamada economía de los datos es altamente concentrada: unas pocas plataformas tienen un peso descomunal en las bolsas de valores (Facebook, Google, Amazon …) en parte por el “efecto networking”: el tamaño engendra mayor tamaño. De ahí que, en forma simplificada, aparezcan proyectos que le permitan a la ciudadanía el manejo de sus propios datos a través de proyectos como el de Analítica de Datos.

El “Osaka Track”, lanzado por los países del G-20 en busca de normas globales para la gobernanza de los datos es un hito importante hacia la idea del libre flujo de datos en interés de la ciudadanía: libertad en el uso de los datos a partir de la confianza (2019).

La Agencia puede, tal como lo establece la norma, unir esfuerzos de agencias públicas y empresas privadas, organizaciones de distinta índole, para potenciar, en beneficio de los ciudadanos, el uso de los datos. Y, por qué no, pretender la sostenibilidad del proyecto mediante la venta de servicios.

(1) Plan de Desarrollo destina Un billón de pesos para Educación Superior, https://www.educacionbogota.edu.co/portal_institucional/node/7506, 02/06/2020

(2) DANE, Mercado laboral de la juventud, Trimestre marzo–mayo de 2020.

(3) La relación entre la población económicamente activa y la población en edad de trabajar.

(4) DANE, Principales Indicadores del mercado laboral, junio 2020.

(5) El autor ha hablado de manera informal con rectores y directivos de algunas universidades privadas bogotanas que han hecho cálculos en tal rango.

(6) “Tomé la decisión de no estudiar este semestre porque la Universidad XXXX no bajó los costos de las matrículas. A pesar de que las clases serán virtuales. Esto es un atropello. ¿Alguien más en la misma situación?”, Trino de 26/07/2020, Twitter, @carolinagomezsn, que tuvo 670 reproducciones y más de 2000 “me gusta”.

(7) DANE, Indicadores básicos de tenencia y uso TIC, 2018, publicado en agosto de 2019.

Compartir en redes