El Observatorio de la Universidad Colombiana




Analizan la exclusión de indígenas y afrodescendientes en la educación superior

Marzo 31/21 Aunque Colombia registra cerca de 80 Cabildos Indígenas Universitarios y una Universidad Indígena, la presencia de estos y de la población NARP en educación superior, aún tiene muchos retos.

“Si bien en los últimos años la discusión sobre la participación de los pueblos indígenas y afrodescendientes en la educación superior ha venido ganando notoriedad, su presencia en las IES es aún minoritaria y se ve fuertemente condicionada y afectada por el racismo presente tanto en estas instituciones como en la sociedad”, señala el estudio de la investigadora de UNTREF – FLACSO, Any Ocoró Loango y de la indígena del Cauca, Milena Margoth Mazabel, en el estudio denominado “Racismo en la educación superior: un análisis desde la perspectiva de los pueblos indígenas y afrodescendientes en Colombia”, y del cual se toman las siguientes ideas:

Las investigadoras reseñan que del total de la población de Colombia (48.258.494 habitantes), el 4.4% corresponde a los pueblos indígenas, y 9.34%, a la población NARP (Negros, Afrocolombianos, Raizales y Palenqueros), y que -con cifras a 2.018, los pueblos indígenas cuentan con el 6.7% de acceso a estudios universitarios respecto a 18.8% del total nacional. mientras que en los posgrados, el porcentaje es de 0.6% respecto de 2.8% del porcentaje nacional.

Esta situación confirma una difícil situación precaria de pobreza de los pueblos indígenas y afrodescendientes, muy superiores a otros grupos, así como la presencia de racismo – discriminación, en muchos entornos educativos.

El racismo es una ideología y una práctica material que postula la existencia de razas; las clasifica en superiores e inferiores, y les atribuye determinadas características intelectuales y morales

Y eso que la Constitución Política de Colombia, de 1991, asume a esta Nación como un país pluriétnico y multilingüe, reconoce a los pueblos indígenas y afrodescendientes como sujetos de derechos.

En Colombia, las acciones afirmativas están fundamentadas por el Artículo 13o de la Constitución Política, con el cual se establece que: “El Estado promoverá las condiciones para que la igualdad sea real y efectiva y adoptará medidas a favor de los grupos discriminados o marginados”, por la Sentencia T-422/96 que señala que “la diferenciación positiva corresponde al reconocimiento de la situación de marginalización social de la que ha sido víctima la población negra y que ha repercutido negativamente en el acceso a las oportunidades de desarrollo económico, social y cultural…” así como por la Sentencia T-371/00 del 2000, en la cual por acciones afirmativas “se designan políticas o medidas dirigidas a favorecer a determinadas personas o grupos, ya sea con el fin de eliminar o reducir las desigualdades de tipo social, cultural o económico que los afectan, bien de lograr que los miembros de un grupo subrepresentado, usualmente un grupo que ha sido discriminado, tengan una mayor representación”.

A su vez, la Conferencia Regional de Educación Superior CRES, realizada en Argentina en 2018, en su Declaración Final expresó: La educación no es solo un derecho humano sino también un derecho de los pueblos. Existe una importante deuda histórica de los Estados y sociedades latinoamericanas y caribeñas con los pueblos indígenas y afrodescendientes. Si bien sus derechos son reconocidos en numerosos instrumentos internacionales y en la mayoría de las constituciones nacionales, existe un alarmante déficit en el disfrute efectivo de los mismos, incluso en la educación superior. Las IES deben garantizar el disfrute efectivo de estos derechos y educar a la población en general, y particularmente a sus comunidades, contra el racismo y todas las formas de discriminación y formas conexas de intolerancia.

Según la Red de Cabildos Indígenas Universitarios (CIU) a 2018 se tenía una base de datos de 80 Cabildos con presencia en diferentes universidades convencionales del país. En el mismo sentido, la comunidad estudiantil afrodescendiente se ha organizado para demandar el desarrollo de una educación superior democratizada y pertinente a las realidades socioculturales y geográficas del pueblo afro. En las universidades existen diversos colectivos y organizaciones ligadas a los consejos comunitarios y también al Proceso de Comunidades Negras (PCN).

Sobre la Universidad Indígena

Recientemente en Colombia fue reconocida una de las primeras universidades indígenas, la Universidad Autónoma Indígena Intercultural (UAIIN), un logro que se obtiene después de 48 años de lucha. Sin embargo, persisten discusiones políticas respecto a cómo debe funcionar esta universidad. El nacimiento de la universidad a la vida jurídica institucional se da a través del Decreto 1953 de 2014, pero el reconocimiento de los programas genera tensiones, ya que el gobierno pretende usar el mismo formato de acreditación de las universidades convencionales, desatendiendo a las especificidades propias de las universidades indígenas.

Algunos retos

Para las analistas, un desafío importante es fortalecer la presencia indígena y afrodescendiente en las universidades a través de la creación de un programa nacional que promueva y garantice el acceso de estas poblaciones a la universidad.

Para este fin, es fundamental diseñar una política pública nacional de cuotas o acciones afirmativas que disponga que todas las universidades e instituciones de educación superior deban reservar cupos en universidades públicas para el ingreso de dichas comunidades étnicas. Esto hará que su implementación se aparte de la mera voluntad de las IES y se convierta en una ley de cumplimiento obligatorio

Clic para conocer el ensayo completo, publicado en el portal Otrasvoceseneducacion.org

Foto de: Museumweek

Compartir en redes