El Observatorio de la Universidad Colombiana




Temor en personal de las IES al llamado de sus rectores a donar parte de su salario

Julio 8/20 Un buen número de IES están pidiendo a profesores y personal administrativo donar parte de su salario para aliviar el impacto del Covid 19. Aunque es voluntario genera miedo a perder el trabajo.

Como una forma de aportar al impacto económico que ha generado la pandemia en todos los sectores, los rectores de IES están recurriendo a la solidaridad de su comunidad universitaria para aliviar, en parte, las erogaciones de nómina, como una manera de distribuir entre todos el impacto negativo de la crisis, que -se cree- se pronunciará con una fuerte reducción en la demanda de estudiantes para el semestre que inicia.

Varios de los rectores (bien porque estan convencidos de la necesaria solidaridad en el tema, porque son “dueños” de la IES que dirigen, o porque están buscando la forma de agradar a su respectivo presidente o representante legal), se han puesto de ejemplo y han hecho pública su decisión de bajarse su salario por varios meses, a fin de que profesores y colaboradores les sigan en el ejemplo, bien para aliviar las finanzas de la IES o para crear un fondo de ayuda para los estudiantes.

Y aunque la iniciativa es voluntaria y es legal, sea cual sea el monto a descontar, muchos miembros de las comunidades universitarias se preguntan si esto es correcto y, sobre todo, expresan el miedo que sienten de perder su trabajo, o la renovación para el próximo semestre en el caso de los profesores, de no acceder al “amigable” llamado de sus rectores a aportar algo de su salario.

El hecho genera otras lecturas, tales como: ¿Es suficiente el salario que pagan las IES para que sus colaboradores puedan subsistir en la crisis sin parte de su salario?, ¿o son bajos los salarios en muchos casos, de tal manera que la solicitud termina siendo inmoral?, ¿es suficiente el aporte que hacen los empleados al asumir los costos de servicios y conectividad desde su casa?, ¿no aceptar la invitación es ir en contra del espíritu de la IES?, ¿el descuento debería ser igual para todos o debería permitirse que cada colaborador defina cuánto donar?…

La solicitud está comenzando a ser respondida por algunas organizaciones sindicales que consideran la misma como una excusa para recortar nóminas. “Una donación solicitada a quien está en condición de dependencia y adicionalmente acompañada de la insinuación de permanencia o no de los contratos laborales, podría constituirse en un acto ilegal”, advierte el comunicado de uno de los sindicatos de una IES que ha recurrido a esta práctica.

Claramente la situación va advirtiendo que, especialmente con miras a 2021, es posible que en el sector se congelen o bajen salarios, y que las voluntarias aceptaciones de reducción terminen volviéndose en algo permanente. La incertidumbre de cuándo y cómo se podría superar esta situación, aumenta la ansiedad al respecto.

Adicionalmente, el reto esencial que tienen las IES, para evitar que estos llamados generen incómodas confrontaciones, silencios prolongados o rumores infundados, entre la alta dirección y el resto de la comunidad universitaria, es que la petición no se vea como una orden (disfrazada de solicitud) u oportunismo, sino como una acción propia del espíritu solidario de la naturaleza universitaria.

Compartir en redes